UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

jueves, 24 de octubre de 2019

EL HOLOCAUSTO DE LOS ESPÍRITAS ESPAÑOLES
El holocausto judío se puede considerar el peor episodio de la historia del ser humano, mientras que la guerra civil española y lo que vino después como uno de los peores capítulos de la historia de España, porque aquí también hubo un holocausto. Fue el holocausto de los espíritas, el de los republicanos, el de la masonería, el del comunismo, y el "peor holocausto de todos, el que mata la libertad".
Decía el conocido escritor Francisco Umbral que los masones fueron los “judíos” de Franco pero la realidad es que las acciones y leyes del franquismo bajo el epígrafe de Masonería y Comunismo incluyeron siempre entre líneas muy especialmente al Espiritismo.
Ni la Masonería, ni el Comunismo contaban en España con tantas publicaciones como tenía el Espiritismo. En las elecciones del 16 de febrero de 1936 el Comunismo consiguió 17 diputados en un Congreso de 473 escaños. En el resto de escaños de la izquierda vencedora de esas elecciones había muchos políticos que eran también espiritistas y masones.
Como numerosos fueron los espiritistas en la política de la I República Española, como lo fue el mismísimo presidente de la República Emilio Castelar. República en la que algunos diputados protagonizaron el gran hito histórico del Proyecto de ley del Espiritismo en la 2ª Enseñanza y en las facultades de Filosofía y Letras.
En cualquier caso tanto la masonería como el comunismo y el espiritismo pagaron su fatídico tributo, por supuesto junto a todas las agrupaciones políticas liberales, a este “paso alegre” de los que venían a salvar a la patria en nombre de Cristo y con el mismo criterio de aquellos que encendieron las hogueras inquisitoriales en el siglo XV. Las hogueras de los forajidos fanáticos del siglo XX, se trocaron en “paseos”.. (*)
Ni los protestantes, ni otras congregaciones religiosas, ni siquiera los musulmanes, protegidos especialmente por Franco (seguramente por alguna razón política), padecieron el grado de caza de brujas que sufrieron los espiritistas, los masones y los comunistas.- ( *) =fusilados.
(Extraido de lo publicado en "Curso Espírita")
Imagen: Emilio Castelar

No hay comentarios:

Publicar un comentario