UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

lunes, 28 de octubre de 2019

Albert Barbens Brincau en ESPIRITAS KARDECIANOS. ALLAN KARDEC.
¿QUÉ HAY MÁS ALLÁ DE LAS CUATRO DIMENSIONES DE LA FÍSICA TRADICIONAL?

Fue Albert Einstein quien declaró que existen al menos cuatro dimensiones. La cuarta dimensión es el tiempo, el tiempoespacio, ya que el científico dijo que el tiempo y el espacio no pueden separarse. En la física moderna, sin embargo, las teorías sobre la existencia de tantas como once dimensiones y la posibilidad de más está ganando tracción. Esto podría explicarnos muchísimas cosas que hasta ahora flotan en un limbo difícil de aprehender, porque no tienen un “lugar” (o dimensión) que tenga nombre propio y demarcación.
Bernard Carr, profesor de matemáticas y astronomía en la Universidad Queen Mary de Londres, es probablemente uno de los teóricos más lúcidos y accesibles que explica el problema de las dimensiones. En una conferencia apuntó que nuestra conciencia interactúa con otra dimensión. El universo multidimensional que él visualiza tiene una estructura jerárquica, y de acuerdo a él, nosotros estamos en el nivel dimensional más bajo de todos.
“El modelo resuelve problemas filosóficos bien conocidos concernientes a la relación entre la materia y la mente; elucida el problema del tiempo y provee un marco ontológico para la interpretación de fenómenos tales como apariciones, experiencias extracorporales, experiencias cercanas a la muerte y sueños”, explicó.
Carr razona que nuestros sensores físicos sólo nos muestran un universo en 3 dimensiones, aunque estemos al menos en 4 de ellas. Lo que existe en dimensiones más altas son las entidades que no podemos tocar con nuestros sensores físicos. Apuntó que tales entidades por fuerza deben tener un espacio en el cual existir.
Lo que Carr analiza es que dentro del paradigma actual de física −aun ahora que la parapsicología ha ganado un grado de respetabilidad− no podemos acomodar todos los fenómenos psíquicos. Lo que propone es invocar un nuevo paradigma que funja como una “extensión moderna” que incluya a las otras dimensiones.
“En la Teoría-M, por ejemplo, el número total de dimensiones es 11, mientras que en la teoría de supercuerdas es 10”, explica. Carr entiende esto como un espacio en 4 dimensiones externas (las 4 dimensiones de la Teoría de Relatividad), y 6 o 7 dimensiones “internas”, que pueden contener y ser contenidas por fenómenos psíquicos no tangibles como los fenómenos paranormales.
"Espíritu y Ciencia"

No hay comentarios:

Publicar un comentario