UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

sábado, 23 de enero de 2016



NUESTROS AMIGOS LOS ANIMALES
 por CATHERINE GOUTTIÈRE 
TOMADO DE: LA REVISTA ESPIRITA N° 83 ENERO 2011
               
                                              MI GATA DOLLY  Y SU MASCOTA EL TIGRE MOE               



NUESTROS AMIGOS LOS ANIMALES

Vivo en compañía de gatos desde los 16 años. Lo que
voy a compartir con ustedes es mi historia vinculada a
la de uno de ellos.
Zazou llegó a casa en 1983, pequeña bola de pelos de
tipo persa que de inmediato marcó los lugares y se
apropió de ellos. Fue seguida dos años más tarde por
Othello, un gran minino europeo de color negro. Este
último era tan independiente, como Zazou era cercana
a mí, aunque a ella no le gustaba que la cargaran ni
la mimaran. Un vínculo amoroso y telepático se creó
rápidamente entre nosotras dos. Nos mirábamos, y
nos comprendíamos. 
Nunca estaba muy lejos de mí.
Había adquirido una costumbre particular de irme a
buscar maullando y llevarme a su plato de croquetas, y
allí se instalaba un ritual. Yo debía acariciarla repetidas
veces y sólo entonces empezaba a comer. Yo sabía
también cuando no estaba contenta, pues su hocico,
de por sí pequeño, se enfadaba más.
Pasaron los años y llegó la vejez, yo tenía consciencia
de que ella pronto partiría y le había dicho repetidas
veces que podía, si lo deseaba, regresar conmigo, pero
eligiendo esta vez un vestido de pelo corto. Es preciso
decir que no le gustaba en absoluto que la cepillaran,
y que cada vez soportaba menos los períodos de
intenso calor.
Entonces un día, comenzó a decaer y su estado se
deterioró rápidamente en el espacio de 48 horas. La
coloqué entonces en calma en mi cuarto, tendida
sobre una pequeña manta. Una tarde, al volver de mi
trabajo, comprobé que estaba en coma. Al acostarme,
recé para que encontrara su más allá, pues sabía su fin
cercano. 
Me dormí con esa oración, y al día siguiente,
al despertar, Zazou había partido, estaba liberada.
La puse en una caja de cartón y fui en auto a mi
veterinario para depositarla allí. En el camino, mientras
escuchaba la radio, sentí su presencia a nivel de
mi hombro derecho y oí claramente en mi oreja su
maullido tan característico. La reconocí enseguida
pues ella tenía la voz un tanto ronca y nunca maullaba
muy fuerte. Había sido como murmurado en mi oído.
En una fracción de segundo, me di cuenta de que lo
que acababa de oír no podía proceder de la radio y mi
primera reacción fue decirme que no estaba muerta,
que me había equivocado. ¡Pero no! La realidad estaba
allí, su cuerpo no se había movido y yacía todavía en la
caja de cartón.

Mi reflexión fue entonces inmediata: Zazou venía a
tranquilizarme, a darme testimonio de su supervivencia
y a probarme así que estaba bien.
Pasó el tiempo pero yo no podía olvidarla, y dos años
más tarde, fue el turno de Othello de dejarme. Quise
mucho a ese gato, y como con Zazou, las lágrimas
corrieron a raudales. Me juré entonces no volver a
tener un animal, pues sentimentalmente no quería
sufrir más su partida.
Pasaron dos meses, y durante esas semanas, sentí la
falta de esos pequeños felinos que saben, además del
amor que pueden expresarnos, traernos equilibrio y
calma.
Una noche, tuve un sueño. Tenía una gata en mis
brazos, se dejaba mimar, era Zazou. Estábamos juntas
de nuevo.
Al despertar, tenía la certeza de que ella iba a volver.
Y el deseo de un gato se hacía cada vez más fuerte,
crecía en mí. De nuevo estaba lista para vivir otra
historia. Pero, ¿cómo hacer para encontrarla? Pasaron
dos semanas y me dominó la idea de irme a una SPA.
Mi deseo se hacía cada vez más intenso, cada vez más presente.

Hay dos establecimientos de ese tipo cerca de nuestra
población. Tomé pues la decisión de ir allí acompañada
de mi cónyuge. En mi sueño, Zazou era de color gris.
Me decidí pues a buscar un gato gris.
En la primera SPA, vi decenas de gatos, más o menos
salvajes. Había en efecto una gata gris, pero no me
sentí atraída por ella. El contacto no se estableció.
Sabía dentro de mí que la sentiría y que así no me
equivocaría. Decepcionada por ese primer contacto,
decidí a pesar de todo proseguir la experiencia
dirigiéndome al segundo centro, a varios kilómetros
de allí. Caía la tarde y se acercaba la hora del cierre.

Llegada a la segunda SPA, los voluntarios me llevaron
a un piso relativamente importante donde vivían
más de cincuenta gatos. Hice mi pequeño recorrido,
deteniéndome junto a uno, a otro, pero nada pasó, no
sentía nada. Profundamente decepcionada, empezaba
a decirme que este medio no era el correcto. Había
deambulado en medio de todos esos gatos, y el
chasquido no se había producido.
Me preparaba a salir de la oficina de la SPA cuando
vi en un pasillo una docena de jaulas superpuestas
dentro de las cuales se encontraban 5 ó 6 gatos que
debían salir al día siguiente para la esterilización.
Decidí acercarme, y allí delante de mí, una gata negra y
blanca de unos 8 meses se frotaba contra los barrotes
de su jaula y me miraba maullando. Me sentí atraída
irresistiblemente por ella, aunque no fuera gris, y
pregunté al voluntario presente si podía tomarla
en mis brazos. En cuanto estuvo contra mí, reviví mi
sueño y supe que esta era ella. No podía engañarme y
no me he equivocado. Zoé, que es su nuevo nombre,
fue acogida por nuestro perro que la conocía como
Zazou, mostrando su alegría y moviendo la cola.
Hoy tiene 7 años, y otros dos gatos han venido a
reunirse con ella.

Debo dar fe de que no tengo la impresión de haberme
separado de ella. Misma psicología, mismo espíritu
hogareño, misma mirada profunda y escrutadora,
misma necesidad de venir a buscarme y llevarme junto
a su plato de croquetas, lo que no hacen los otros dos.
A veces llego hasta a equivocarme de nombre, tanto
es para mí una realidad su presencia.
Una prueba suplementaria de que el amor no se
extingue y de que la reencarnación permite igualmente
a nuestros amigos de cuatro patas encontrarse con
los que los han querido y cerca de quienes pueden
continuar aportando su amorosa presencia.
(*) Sociedad Protectora de Animales (N. del T.)
Publicado por RENE ABELLA


No hay comentarios:

Publicar un comentario