UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

domingo, 31 de enero de 2016




                                                                          LE CHÄTEAU DE RUSTÉPHAN



FANTASMAS Y CASAS ENCANTADAS
EL FANTASMA DE Geneviève de Rustéphan  
por KARINE CHATEIGNER
LE JOURNAL SPIRITE N° 103 janvier 2016


HISTORIA 
De la antigua casa solariega de Rustéphan, en la parroquia de Nizon, unida al municipio de Pont-Aven, en el Finisterre sur en Bretaña, sólo subsisten hoy dos altas torres de unos veinte metros, rodeadas de hiedras, zarzas y plantas silvestres. Los siglos y la intemperie han dado cuenta de la noble morada. Si uno se remite a la historia, se encuentra con que en 1426 un Sire de Rustéphan fue gran copero de Francia. Se puede pensar entonces que en la época la morada revistió cierta apariencia.
Y es sin duda lo que hay que recordar para comprender todo lo trágico de la pasión que apegó a la heredera de Rustéphan, Geneviève, a un joven de nombre Olivier Flecher, hijo del labrador de los Rustéphan.
El muchacho tenía todas las cualidades: guapo, elegante, instruido y bien educado. Sólo le faltaba una cosa: no era noble. Y de allí vino el drama. Cuando el señor de Rustéphan se dio cuenta de que estaba a la vista un mal casamiento, obligó a su labrador a enviar a su hijo al seminario.
Intervino simultáneamente ante las autoridades eclesiásticas, para que Flecher fuera ordenado sacerdote lo más rápidamente posible. Por supuesto, todo eso fue bien remunerado. Fue así como Olivier Flecher fue ordenado sacerdote.
Fue así como un poco más tarde, vino a decir su primera misa en la iglesia de Nizon. Pero, si bien la misa comenzó, nunca tuvo fin. Cuando el joven sacerdote celebraba el oficio, de repente se echó a llorar y se desplomó. Siempre fiel a su amor, murió durante aquella misma misa. Más tarde, Geneviève murió a su vez, sin haberse casado, minada por el pesar.
Eso en cuanto a la historia. Podría terminar allí.

L A  L I B E R A C I Ó N  E S P Í R I TA

El espíritu Geneviève se quedó apegado al lugar, en busca de su amor. La leyenda bretona dice que ciertas tardes, su fantasma con vestido blanco se ve en el campanario de la iglesia y alrededor del castillo. Existen centenares de historias de este tipo seguidas de leyendas. A nosotros los espíritas, estas historias, estas leyendas vinculadas a un lugar, vinculadas la mayoría de las veces a un drama, nos interesan particularmente. ¿Por qué? Porque sabemos que las manifestaciones fantasmales corresponden en su gran mayoría al sufrimiento de uno o varios Espíritus, que quedan presentes en el teatro de su drama, drama que ocasionó su desencarnación, que los llevó a la muerte.
Nuestra conducta ante estos hechos, será la conducta espírita que consistirá siempre en superar la observación para entrar en el campo de la acción. La continuación de esta historia tiene efecto en el mes de julio de 1984. Odette y Gaston Debever acompañados por Michel Pantin, médium, pasan algunos días en Bretaña.
Han alquilado habitaciones en la casa de la Sra. Laze, en la aldea de Nizon.
En el curso de conversaciones, oyen contar la leyenda de la Dama Blanca. Se dirigen entonces en la tarde a los lugares, observan, no ven nada, pero oran, es decir piensan en este Espíritu, en esta historia. Alertado por estas presencias poco comunes, y entre ellas un médium, lo cual facilita las cosas,
Olivier Flecher se manifiesta por escritura automática y dice: “Sé que ella me busca. Yo también la llamo, pero no me oye. Es preciso reunirnos en el amor, más allá de nuestra muerte. Volved esta noche, al caer la noche, bajo los grandes robles”.
Nuestros amigos se dirigen de nuevo a las ruinas de Rustéphan, observan, no ven nada y vuelven a orar. Al día siguiente, es Geneviève quien se manifiesta por escritura y dice: “Vengo por las noches. Busco a mi amor, no lo encuentro. Aquí, mucha gente me teme. Anoche, estaba allí, os he visto. Os he mirado, atraída por vuestra oración. Habéis ayudado a mi espíritu, pero aún permanezco cerca de las ruinas. No me puedo despegar”.
Nuestros amigos volvieron al lugar y volvieron a orar. Flecher, no queriendo abandonar a Geneviève tan cerca de la liberación, se manifestó en el lugar por vía de incorporación. Se acercó a la puerta del antiguo torreón y con la ayuda de los dos espíritas presentes, se elevó una intensa oración.
Por fin, lentamente, apareció el fantasma luminoso de Geneviève. Olivier Flecher, siempre incorporado en el cuerpo del médium, pudo hablarle y hacerse oír y hacerse reconocer.
Así pudieron ambos, abandonar definitivamente el lugar testigo de su dolor, hacia otro, testigo de su nueva felicidad. Mensaje de Flecher por incorporación el 17/04/1984: “No quiero esperar más. Ella está allí. No quería servir a Dios en el interior de las piedras. No quería. No he sucumbido a la carne, simplemente he escuchado a mi corazón y la amo, y la amo. Ven, no te quedes. No hay más tiempo. Ellos están allí, te rodean. Ven. Yo le había ofrecido un broche azul, os lo daré si la liberáis. No quería casarme con Dios en la piedra. Vosotros tenéis esta fuerza. Vibráis como ella, ella sigue estando cerca de vosotros. La deseo para mí para otra vida. Allí está, allí está, justo allí. ¡Ven, ven!” (Odette: ¡Pero allí está! ¡La veo! La veo.)
Y Olivier Flecher se ha desincorporado, ha dejado el cuerpo del médium para llevarse en sus brazos etéreos a su amor de siempre.

LO S  D O S E S P Í R I T U S  DA N  T E ST I M O N I O 

Siguieron otros dos mensajes, uno de Geneviève, el otro de Olivier: 1 “Yo, Geneviève, vengo para agradeceros. ¡Oh cuánto tiempo perdido, cuántos lamentos inútiles, cuánto horror, cuánta oscuridad! ¡Oh mi Dios, qué poder has dado a Flecher, mi amor, para que aún pueda escucharme así! Encerrada en mis ruinas, prisionera de la hiedra que trepaba en cada estación y de la que no quería salir. Y luego, vosotros habéis venido, os he visto. Tenía miedo, no creía que eso fuera posible. Había pasado el tiempo y yo no lo sabía. Erais tan curiosos de volver por la noche a Rustéphan. ¿Pero para hacer qué? Yo no lo sabía. Finalmente, os he aparecido en el momento en que Olivier vino para decirme que aún me amaba. No puede decirse que todo terminó así, no, así comenzó todo. Gracias”.
2 - Mensaje de Olivier Flecher: “Mi bien amada fue encontrada y compensaremos el tiempo perdido ayudándoos con todas nuestras fuerzas a defender vuestra causa, a defender nuestra causa, la del espiritismo que debe, también, como Geneviève, renacer y recobrar su ardor de los primeros días. Jamás os expresaré bastante mi gratitud. Liberados de nuestras cadenas, vivimos hasta el máximo el amor encontrado con el reconocimiento eterno que tenemos hacia vosotros. Gracias”. 
Su gratitud la manifestaron Geneviève y Olivier un poco más tarde, materializando el broche prometido. Esta historia no es un cuento, es una historia verdadera. Es la historia de un fantasma entre tantos otros, es la historia de un Espíritu que, en su inconsciencia, en su turbación, llamaba la atención al mundo de los vivos. Esos vivos que lo vieron, testigos de sus apariciones en el transcurso de los siglos, tuvieron miedo. Y tuvieron miedo porque no sabían y también porque no trataron de comprender. La mayoría de las veces, los fantasmas son espíritus errantes, en turbación. Esa es la razón por la que a menudo se les ve en lugares, en sitios antiguos, abadías, monasterios, casas solariegas, castillos, prisiones, pero también más comúnmente en las casas, cualesquiera que sea su lugar geográfico. ¿Por qué en esos lugares? Porque con frecuencia, en esos lugares se han desarrollado los dramas.

sábado, 30 de enero de 2016



ESPIRITISMO Y RELIGIÓN
LE JOURNAL SPIRITE N° 103 janvier 2016
E XO R C I S M O, ¿MITO O REALIDAD?
por KADIA HAMADOU

E XO R C I S M O, ¿MITO O REALIDAD?

Según las creencias de unos u otros, el exorcismo corresponde, o bien a un ritual religioso o mágico, o bien a una práctica anticuada. Aunque este ritual existía ya en las sociedades primitivas, hoy en día es asociado rápidamente a la película El exorcista que quedó en el inconsciente colectivo debido a las imágenes chocantes y terroríficas de una niña poseída por un demonio.
Este acto, que consiste en expulsar el demonio de un cuerpo, ¿es una realidad o un mito creado por el hombre para explicar situaciones que escapan a su comprensión?

LOS PRIMEROS RASTROS DE RITUALESDE EXORCISMO
La práctica del exorcismo parece tan antigua como la palabra “demonio” que encontramos por primera vez hacia el siglo VII a J.C. en el Deuteronomio (libro del Antiguo Testamento), bajo la palabra “shed” traducida en griego por daimonion.
En el Antiguo Testamento, los “shedims”, o demonios, son falsos dioses que incitan a los infieles a sacrificios e idolatría. Así, los demonios influencian a los hombres a su pesar; y si estos últimos son débiles, los llevarán a su perdición impulsándolos a dejarse llevar por sus peores inclinaciones.
Era necesario pues, alejar de los hombres a estos seres maléficos, luchar contra sus malas acciones. Fue por medio de rituales y hechizos mágicos que se comenzó a ahuyentar a esos demonios.
Por otra parte, los arqueólogos han descubierto en los suelos de Mesopotamia colecciones de hechizos que dan detalles descriptivos sobre los diferentes demonios y los rituales a observar para aniquilarlos.
En un emplazamiento arqueológico de Qumrâm, en Palestina, se encontraron entre 1947 y 1956 las reliquias religiosas llamadas “Los manuscritos del mar Muerto”. En esos manuscritos hay pasajes sobre el exorcismo. Se dice que los demonios provocaban pesadillas así como fiebres; la oración parecía ser el remedio más eficaz contra ellos.
Efectivamente, en estos manuscritos podemos leer pasajes como este: “… Os conjuro, a todos vosotros que penetráis en el cuerpo, demonio que hacéis decaer al hombre y demonio que hacéis decaer a la mujer. Os conjuro en nombre de Jehová, Él que borra la iniquidad y la transgresión, oh demonio de la fiebre, demonio del escalofrío y demonio de los males de pecho. No tenéis derecho a sembrar trastornos en la noche por los ensueños o en el día durante el sueño”.
Jesús de Nazaret fue educado en las leyes del Antiguo Testamento. Creía en la existencia de los demonios, pero dio una nueva luz a este ritual, mostrando la importancia de la fe y de la oración para vencer toda forma de mal.

E L  E XO R C I S M O E N  E L C R I ST I A N I S M O

En el Antiguo Testamento, hay pocas descripciones del mal o del demonio, es sobre todo en el Nuevo Testamento donde se encuentran muchos elementos sobre el demonio o Satanás. Es Jesús quien viene a hablar de estos demonios que pueden influenciar a los hombres en sus malas inclinaciones. Da a sus discípulos el poder de curar pero también de ahuyentar a los demonios. En el Evangelio según Marcos, se dice que:
“Desde el comienzo de su ministerio, en Cafarnaúm, Jesús ahuyentaba a los demonios. En su sinagoga había un hombre poseído por un espíritu impuro, que gritaba diciendo: ¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido para perdernos? Sé quién eres… Entonces, Jesús lo amenazó diciendo: —Te callas y sales de él…”.
A menudo los sacerdotes exorcistas hacen referencia a esta máxima de Jesús: “No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal”. 
En los primeros tiempos del cristianismo, la Iglesia consideraba a la mayoría de los marginados como endemoniados o brujos, que habían sucumbido a la tentación. Numerosas personas fueron víctimas de la vindicta de la Iglesia por comportamientos, apropiados o no, para un buen cristiano.
Aquellos que osaban contradecir esa imposición religiosa eran juzgados, señalados con el dedo, desterrados, incluso torturados y condenados a arder en las hogueras de la Inquisición.
Ciertas personas, sobre todo cuando necesitaban cuidados, eran consideradas como endemoniadas mientras que Jesús siempre hacía la distinción entre el enfermo y el endemoniado. Para el primero, tenía gestos terapéuticos, como la imposición de las manos; para el segundo, daba órdenes al espíritu intruso que era el causante de las vicisitudes del sufriente.
La Iglesia ha madurado en su reflexión respecto a la posesión. Hoy en día, puede afirmarse que los sacerdotes exorcistas que integran su equipo de religiosos, así como de laicos, están más a la escucha de las realidades de nuestras sociedades. Recientemente, un sacerdote exorcista de una diócesis de Ile de France explicaba que antes de practicar un exorcismo sobre un individuo, era preciso saber escucharlo para saber si su problema provenía de una fragilidad psicológica o de un verdadero caso de posesión. Uno de sus “voluntarios escuchas” dio testimonio de que la mayoría de las personas que afirman estar poseídas, algunos hasta diciéndose hechizadas, eran naturales de África, de las Antillas o de Portugal.
Para él, era evidente entonces que muchas de ellas estaban influenciadas por sus culturas y un cierto misticismo del entorno. El sacerdote de esta diócesis afirmó igualmente que había debido ayudar a personas que realmente estaban poseídas, y que una vez hasta había sentido mucho miedo ante un caso de posesión particularmente violento, y también que había confrontado a gente sufriente que simplemente necesitaba ser escuchada.

E L  E XO R C I S M O   E N  E L  I S L A M 

En el islam, el profeta Mahoma, como el profeta Jesús antes que él, liberaba a los hombres del demonio. En un hadith se cuenta que un niño poseído había sido presentado a Mahoma para que él lo liberara; este último golpeó la espalda del niño gritando: “¡Salga, enemigo de Alá, salga enemigo de Alá!” 
También se dice en otro hadith que, cuanto más grande es la fe del sanador, más rápida es la curación. Podemos observar que en todas las religiones, la oración es el remedio al mal.
En el islam, Al fâtiha compuesto de siete versículos, es considerado como el sura más importante del Corán, y podría llamársele la oración de apertura. Este sura es una alabanza a Dios y, pronunciado por un corazón sincero e impregnado de fe, tiene virtudes terapéuticas.
El exorcismo en el islam está representado por la palabra Ruqiya, elevarse. Es por su sinceridad y sus actos que puede curarse un alma enferma y liberar a los hombres de la influencia de los Djinns, pero sobre todo gracias a un permiso divino.
En nuestra última conferencia, una joven de confesión musulmana hizo una pregunta pertinente a nuestro conferencista. Ella decía haber visto una sesión de exorcismo colectivo. Le había llamado la atención el hecho de que tanta gente estuviera poseída al mismo tiempo, y se preguntaba si realmente todas esas personas estaban poseídas. Es evidente que los casos de posesiones colectivas son más bien raros, sabiendo que para eso haría falta que todas esas personas tuvieran una sensibilidad mediúmnica.
No hay que olvidar que el inconsciente puede tener un papel importante en ciertos comportamientos o reacciones. A través de un trance o de gritos, la persona se cree realmente poseída, exterioriza su propio sufrimiento o hace mimetismo. También es preciso tener presente que muchas personas son influenciadas por una cultura, un pensamiento colectivo, lo que Carl Gustav Jung llamaba “el inconsciente colectivo”; esa puede ser una de las explicaciones.
Según Jung, el ser humano es influenciado por arquetipos que también pueden tener gran incidencia sobre sus sueños, su pensamiento, sus fantasmas y como espíritas, sabemos que nuestro inconsciente también está cargado de muchos traumatismos de nuestras vidas anteriores con su lote de modelos bien sean éstos religiosos, educativos o culturales.

E L  E XO R C I S M O  S EG Ú N  E L  E S P I R I T I S M O 

El espiritismo es una filosofía que tiende a responder a las preguntas metafísicas del hombre. No nos adherimos a la magia, ni a la superstición, ni al ocultismo. La filosofía espírita no está regida por una creencia o por dogmas; el espiritismo responde a la observación, a la experimentación; el espiritismo es una enseñanza que resulta de la comunicación con los Espíritus.
Creemos en la existencia de las casas encantadas, y sabemos que la posesión existe. Sin embargo, permanecemos siempre vigilantes, como los pioneros del espiritismo antes que nosotros. Antes de afirmar que hay obsesión o posesión, observamos y analizamos todos los hechos.
No creemos, como nuestras tres grandes religiones monoteístas, en la existencia de seres maléficos como los demonios, creados para perpetrar el mal. Eso va contra la existencia de una fuerza de amor, de una soberana inteligencia, infinitamente justa y buena: Dios. El hombre ha sido creado simple e ignorante, tiene su libre albedrío y se construye de vida en vida por sus propias experiencias.
Son su no-conciencia y su incapacidad de amar lo que le llevan a actuar mal.
El hombre malo no se vuelve súbitamente bueno después de su muerte, sigue como en su vida encarnada pensando mal y deseando el mal. Es él quien obsesiona y quien puede influenciar a ciertos hombres en sus malas inclinaciones. Ya en su libro La obsesión, Allan Kardec hablaba de estos espíritus importunos y explicaba allí cómo “el hombre viviendo en medio del mundo invisible es sometido incesantemente a esas influencias como a las de la atmósfera que respira, y esa influencia se traduce en efectos morales y fisiológicos de los que no se da cuenta, y que con frecuencia atribuye a causas muy contrarias. Esta influencia difiere naturalmente según las cualidades buenas o malas del espíritu”.

Es gracias a las sesiones de liberación, que pueden ser muy agotadoras para el médium y para los espíritas que le rodean, que se pueden hacer cesar las artimañas de estos malos espíritus.
En esos momentos, los pensamientos de cada participante dirigidos al mismo fin, permiten liberar al mal espíritu para que prosiga su camino evolutivo, en primer lugar reuniéndose con su guía que le ayudará a tomar conciencia de sus actos, luego a través de la reencarnación para aprender de vida en vida a no actuar más en el mal y crecer en la conciencia y el amor.
El profeta Jesús, lo mismo que el profeta Mahoma, practicaban un acto de amor ahuyentando a los demonios de los humanos. Aunque rechacemos el lado ritual del exorcismo y afirmemos que los demonios son simplemente espíritus y no criaturas dedicadas eternamente a hacer el mal, sabemos que la oración, no tanto como acto religioso sino como pensamientos de amor, es esencial para liberarlos. Hablamos de liberación porque sabemos que, impulsados hacia su más allá por nuestros pensamientos amorosos, los malos espíritus emprenden un largo camino hacia la conciencia, lo cual es la clave esencial para la evolución de nuestro planeta y de sus habitantes.




FILOSOFÍA Doctrina Kardecista Modelo Conceptual (reescribiendo el modelo espirita), de Jaci Regis David Santamaría dsantamaria@cbce.info (Comentarios iniciados en F.E. 137) 1ª. Parte – Consideraciones Previas. TOMADO DE: FLAMA ESPÍRITA
Capítulo I – MODELOS CONCEPTUALES

1. Consideraciones generales
DOCTRINA KARDECISTA (en adelante D.K.) –
“El conjunto de ideas,
concepciones, creencias, normas y directrices morales, establecen un
modelo que, aceptado o impuesto, construye una consciencia, un modelo
por el cual las personas y las colectividades se guían y actúan.
Hay el modelo cristiano, constituido por los fundamentos del cristianismo,
establecido por la Iglesia Católica, el cual se tornó la directriz, la
consciencia moral de la sociedad occidental. Igual que hay modelos de
todas las creencias religiosas en todas partes de la Tierra.
Hay el modelo materialista que desarrolla la filosofía existencial y reduce
el ser humano al cuerpo y no tiene pretensión alguna de explicar las
razones de la vida.
El Espiritismo también constituye un modelo que posee su visión del
hombre y del mundo. Sin embargo, debido a las influencias de las ideas
cristianas, en la práctica, ese modelo se deformó y perdió el eje de su
originalidad. El movimiento espirita brasileño que asumió la
responsabilidad de mantener el legado de Kardec sucumbió a la presión
de la cultura y de las ideas católicas, debido a la adhesión de personas
estructuralmente ligadas a los cultos cristianos.

COMENTARIO DE FLAMA ESPIRITA (en adelante F.E.) –
Parecería ser que el árbol del Espiritismo se trasplantó a Brasil a causa de la desatención europea a esta extraordinaria idea (después de las grandes guerras que asolaron este
continente), según dicen algunos espiritistas, encarnados y desencarnados, de
aquel país.
Sin embargo, pensamos que “El Legado de Kardec” no es patrimonio
de nadie en particular y sí, sin duda, de cualquier espiritualista reencarnacionista y
librepensador.
El librepensamiento es la base en la que nos apoyamos, en la que
debemos apoyarnos, todos los que pretendamos degustar ese “legado” de Kardec.
Sin embargo, a veces, es probable que no seamos conscientes de lo que
realmente significa ese vocablo.
Según el diccionario de la Real Academia Española
de la Lengua (RAE, en adelante), librepensamiento es: “Doctrina que reclama para
la razón individual independencia absoluta de todo criterio sobrenatural”. Lamentablemente, esa presión del contexto cristiano puede llevar al Espiritismo a caer en lo sobrenatural (baste como botón de muestra esa creencia más o menos extendida, desde hace muchos años, de la condición de no engendrado por parte de aquel eminente espíritu llamado Jesús de Nazareth). Por ello, cualquier concepto que sobrepase la
“naturalidad” de la doctrina debería ser erradicado de la misma. No debe olvidarse que, para Kardec, el Espiritismo era preponderantemente una ciencia, y las ciencias deben tocar con los pies en el suelo y apartarse de fantasías más o menos bienintencionadas.

D.K. - “Dos factores contribuyeron a ello: la absorción total del sentido y del lenguaje del evangelio cristiano sin la liberación del aparato místico y la pretensión de Allan Kardec de considerar al Espiritismo como la tercera revelación de la ley de Dios, dentro de la cultura cristiana.

F.E. - ¡Es curioso! A pesar de que para Kardec, el Espiritismo era una ciencia, no consiguió –o, no pudo, tal vez, por el contexto histórico netamente cristiano en que vivió- desvincularse del entorno religioso. La adscripción del Espiritismo a la sucesión de revelaciones judeocristianas, probablemente, no fue de las mejores ideas del Maestro de Lyon. Y no precisamente por la palabra revelación en sí misma (ya que
literalmente significa “la manifestación de una verdad secreta u oculta (RAE)”, sino por vincularla con las revelaciones de Moisés y de Jesús. “Manifestaciones de verdades ocultas” ha habido más, no podemos olvidar, por ejemplo, a Sócrates (mencionado ampliamente por Kardec en la Introducción de “El Evangelio según el Espiritismo” o Buda (no mencionado en ninguno de los siete libros de Kardec). Pero, no por todo lo
dicho dejaremos de recomendar ese lúcido texto kardecista, “Caracteres de la Revelación Espiritista”, que constituye el capítulo primero de “La Génesis”.

D.K. - “Incapaz de crear un lenguaje propio frente a la presión milenaria de las tesis cristianas, el modelo espirita recibió en consecuencia y a lo largo del tiempo, una importante influencia de los conceptos católicos. Al ser transformada en una religión cristiana, la doctrina sucumbió en gran medida a la presión del catolicismo, perdiendo la originalidad que debería convertirlo en una opción para la humanidad. Aunque, en verdad, elaborado dentro de la cultura cristiana, el modelo espiritista niega el modelo cristiano.

F.E. - El Espiritismo no necesita aliarse con las religiones (cosa que, por otra parte, ellas no pretenden en ninguna manera) para “convencer” a sus simpatizantes de la bondad de sus buenas ideas. El Espiritismo, a pesar de su mala reputación, es una de las máximas contribuciones filosóficas de la historia de la humanidad; por ello, el Espiritismo debe serlo a secas, sin adjetivos, como propugnaba José María Fernández Colavida (pionero espiritista español). El Espiritismo es importante por sí mismo; presenta una contribución filosófica y moral que perfectamente puede considerarse desvinculada de cualquier religión. Sin embargo, el Espiritismo ni quiere ni puede desvincularse de las buenas ideas de los Espíritus superiores que han dejado su preclaro ejemplo encarnando en la Tierra, como es el caso del filósofo por excelencia (como le definió Carlos Brandt), Jesús de Nazaret, que no Jesucristo.

D.K. - “Ese camino, sin embargo, no fue de ninguna manera postulado por Kardec. Él pretendió que el Espiritismo fuese al mismo tiempo, científico, o sea, que tuviese un pensamiento crítico, no dogmático, mantenido dinámicamente actualizado y que desenvolviese un sentido humanista.

F.E. - A veces, da la impresión, que determinados sectores del Movimiento espiritista piensan que el Espiritismo está totalmente desarrollado. Afortunadamente, Kardec era consciente de que esta doctrina tenía que actualizarse regularmente: “En filosofía, como en política, en sociología o en religión, seguir o no seguir el movimiento progresivo es cuestión de vida o muerte” (Obras Póstumas, “Constitución del Espiritismo”, apartado VII)

D.K. - “Con esta propuesta, la Doctrina Kardecista intenta la recuperación de la identidad de la obra de Allan Kardec. La reflexión sobre los fundamentos del Espiritismo exige el ejercicio de la crítica y de la responsabilidad. Por no ser estáticos, la revisión del lenguaje y la actualización de los conceptos se hace indispensable de manera que se cumpla lo que él propuso:
“El principio progresivo que ella escribe en su código será la salvaguardia de su perpetuidad, y su unidad se mantendrá precisamente por no reposar en el quietismo.” (Obras Póstumas, “Los cismas”)

F.E. - Es cierto que se necesita una revisión del lenguaje empleado por Kardec, revisión que debería concretarse en una actualización del sentido vigente de determinadas expresiones; por ejemplo, cuando Kardec dice que el Espiritismo se ocupa de temas graves, probablemente, hoy, se traduciría grave por importante. En cuanto a la actualización de conceptos, pensamos que los criterios expuestos por Kardec, en
su mayoría, son perfectamente actuales. Se necesitaría, como ya apuntábamos en nuestro anterior comentario (F.E. 136), un enfoque espiritista racional de temas que en tiempos del profesor Rivail, o no tenían la relevancia de ahora (p.ej. la incineración de cadáveres), o no existían todavía (como la utilización de células madre).

2. El modelo cristiano
D.K. - “En la revelación cristiana es filosóficamente fundamental, básico, el concepto de una caída original del hombre en el comienzo de su historia, y también el concepto de un Mesías, un reparador, un redentor. Son conceptos indispensables para explicar el problema del mal, racionalmente preeminente y racionalmente insoluble. La solución integral del problema del mal vendría únicamente del misterio de la redención por la cruz, complemento necesario del misterio del pecado original”.
El trecho anterior, transcrito de una web católica, indica la naturaleza del modelo que la Iglesia Católica creó y que a lo largo del tiempo consolidó toda una cultura sobre Dios, la vida y la muerte, la naturaleza y el destino de las criaturas humanas en la sociedad occidental.
“Ese modelo creó una visión del universo, de la naturaleza de las cosas y de la vida humana, que se estereotipó como el primado de la verdad revelada.
“Las colectividades y las personas pasaron a girar en torno de esa visión, y cuando tienen que afrontar los problemas esenciales de la vida, reaccionan espontáneamente dentro de esos principios cristalizados.
“No obstante el desgaste que ha sufrido, y el hecho de que se han presentado nuevas ideas y que los fundamentos del modelo han sufrido cuestionamientos de peso, él permanece como un residuo cultural y mental. Por eso, establecidos los parámetros, la Iglesia siempre fue contraria al progreso, persiguió a los que contrariaron sus postulados, incluyendo científicos, filósofos y pensadores.
“La verdad monolítica se mantuvo durante siglos y continúa siendo la expresión de la verdad para millones de personas. Eso, a pesar del surgimiento de nuevas ideas, el avance de las investigaciones y de lo insostenible de las ideas perpetuadas. Las creencias religiosas ignoran el progreso y continúan actuando y pensando como antaño.
“La estructura del modelo cristiano parte de dos vertientes: la acción divina sobre los seres humanos y la idea fundamental del pecado. Esas vertientes acaban por envolver a cada persona, en la medida en que ella se torna frágil por el dolor, por el sufrimiento o por la angustia respecto de su porvenir, dentro de los límites rígidos de la vida entre la cuna y la tumba”
.
Según este modelo, todos son pecadores, Dios está lleno de amor, pero también de venganza.

F.E. - Y todo ello por una incorrecta interpretación de la Realidad Divina. Realidad que el Espiritismo está lejos de comprender en su totalidad; pero, sí que promueve un acercamiento más lógico y racional a la acción de la Divinidad a través de la comprensión de que Ella actúa mediante leyes perfectas que amparan perfectamente a sus criaturas. El Espiritismo nos ayuda a encajar mejor la Acción Divina con el contraste de la aparente injusticia reinante en nuestro planeta. Y ese encaje se arbitra gracias a las leyes de progreso y de justicia universal, sustentadas por la realidad reencarnacionista.

D.K. - “Aunque a lo largo de la historia las filosofías materialistas y nihilistas siempre negaron el modelo cristiano, la principal oposición actual a ese modelo viene de la ciencia, aunque pese a que su interés en desmontar las afirmaciones de la Iglesia, principalmente en lo que atañe a las cuestiones relacionadas con la naturaleza del ser humano y su comportamiento, se base en una visión completamente organicista.

F.E. - A pesar de esa vertiente más bien materialista de la ciencia, estamos convencidos de que será ella la que, tarde o temprano, acabe demostrando la existencia de ese principio inteligente, que es el espíritu.

D.K. - “El pecado original sobrevive en la filosofía cristiana. Jehová, el dios judío avanza en el fondo de la idea de un dios de amor y misericordia.
“Frente al futuro después de la muerte, la Iglesia mantiene el mismo pensamiento acerca del cielo y el infierno, la naturaleza mala de la persona y la necesidad de salvación y redención, así como de un Salvador.

F.E. - Una correcta comprensión de la Acción Divina nos lleva a entender que no se necesita en ninguna manera la actuación de un Salvador. No necesitamos nadie que nos salve, porque nadie está perdido, sino que absolutamente todos estamos bajo la protección eficaz de la Ley Natural. Por eso, en Espiritismo, no cabe -como a veces se puede encontrar en algunas comunicaciones medianímicas- el menor atisbo de
“salvacionismo”.

D.K. - “Súmese a eso el alcance de la geopolítica mundial, la influencia de las religiones
orientales y del islamismo y veremos que todos los modelos religiosos, con sus aspectos
específicos, son incapaces de dar una dirección, de ayudar a crear una forma de respeto
recíproco y de fraternidad básica entre las personas.

F.E. - Ciertamente les falta el entendimiento del concepto reencarnacionista, el único que realmente nos iguala a todos, y nos lleva, forzosamente por la acción del dolor y del aprendizaje, a comprender que el respeto a uno mismo y a los demás es la base de la fraternidad universal. ◙
Se continuará con la publicación de nuevos comentarios a la obra
“Doctrina Kardecista”
tanto en los próximos ejemplares de Flama Espirita como también en nuestro
Blog http://centrebarcelonesdeculturaespirita.blogspot.com 
sábado 11 de diciembre de 2010
Doctrina Kardecista Modelo Conceptual (reescribiendo el modelo espirita), de Jaci Regis David Santamaría cbce@terra.com SEGUNDA PARTE TOMADO DE: CBC

Modelo Conceptual (reescribiendo el modelo espirita), de Jaci Regis

David Santamaría

Este Opúsculo del celebrado escritor, periodista y psicólogo espiritista brasileño Jaci Regis constituye, en el panorama espirita mundial, una rara avis. No es habitual que se publiquen obras que intenten recuperar el estilo personal de la exposición kardecista: claridad de ideas y claridad de exposición de las mismas. El Dr. Jaci Regis explica su criterio en cuanto a la razón de ser de las obras de Kardec e intenta recoger el testimonio del maestro de Lyón, en lo que se refiere a la propuesta de un lenguaje perfectamente diferenciado de los otros conceptos filosóficos y religiosos y, consecuentemente, en el conseguimiento de un edificio doctrinal filosófico con un lenguaje y conceptos propios.
Sin embargo, el resultado de este intento nos parece desigual en algunos momentos. Pensamos que en ciertos aspectos no se ha conseguido cristalizar la intención inicial; pero, sin duda, es un trabajo atractivo para todos los estudiosos del Espiritismo y para todos aquellos que encontramos a faltar estudios profundos del tema espiritista.
Nos permitiremos plasmar algunos comentarios a determinados conceptos insertos en el propio texto del Dr. Jaci Regis, capítulo por capítulo, a esta interesante aportación.
Empezaremos con la “Explicación” inicial de este Opúsculo.

DOCTRINA KARDECISTA (en adelante D.K.) - “El presente trabajo contiene la presentación de un modelo conceptual, desarrollado a partir de un análisis crítico y la relectura de la obra de Allan Kardec.

COMENTARIO DE FLAMA ESPIRITA (en adelante F.E.) - Esto es lo que hay que hacer con el Espiritismo. Esto es lo que debe hacerse con la obra de Kardec: una relectura sobria, matizada, coherente con su propio pensamiento, sin miedo a “ofender” al Padre del Espiritismo y, siempre, con un profundísimo respeto y reconocimiento al trabajo de aquel excelente pedagogo. La coherencia es una parte imprescindible en todo análisis honesto de los trabajos de Kardec: coherencia con el librepensamiento, con la ausencia de dogmas de fe, sin ningún recelo ante el examen de cualquier tema humano o espiritual (de hecho, Kardec se “atrevió” prácticamente con todos los temas imaginables).
D.K. - “Ciento cincuenta años después del lanzamiento de “El Libro de los Espíritus”, las ideas básicas en él presentadas continúan siendo válidas. Entretanto, dos factores evidencian la necesidad de tal relectura: uno, el
carácter evolutivo del Espiritismo, que permite analizar los progresos conquistados por la sociedad humana en ese período e incorporarlos de manera equilibrada; y dos, la tendencia a transformarlo en una religión, con el riesgo que ello conlleva en cuanto a desfigurar sus conceptos revolucionarios.
F.E. - Examinemos estos dos factores que deberían llevarnos a la relectura de las obras de Kardec:
1.El carácter evolutivo del Espiritismo. No puede negarse de manera alguna esa circunstancia ya que, si todo evoluciona, el Espiritismo no podría ser una excepción. Sin embargo, la realidad es que el profesor Rivail dejó el listón muy alto, tan alto que, salvo algunos aspectos que pasaremos a enumerar, se ha convertido en una doctrina filosófica prácticamente vigente tal y como la enunció. Tal vez, habría que matizar de manera práctica en lo que respecta a la aplicación del Espiritismo en nuestro devenir diario. Aspectos a incorporar de manera indefectible, a nuestro modesto parecer:
1.1 Todos los avances de la Genética. Sería conveniente un posicionamiento del Espiritismo a ese respecto.
1.2 Un examen ponderado de decisiones importantes a tomar en cuanto a la vida corporal, como la problemática moral de los trasplantes y de la cremación del vestido carnal.
1.3 Una concreción, a nivel básico, de cómo debería ser una buena práctica de la mediumnidad en las asociaciones espiritistas.
El problema es quién pueda estar capacitado, quién pueda tener la autoridad para llevar a buen puerto la incorporación de esos aspectos. El Espiritismo no tiene una jerarquía como otras organizaciones humanas, en las que un “jefe” dicta lo que debe hacerse, o no. Los espiritistas somos, debemos ser, librepensadores y, por lo tanto, sólo aceptar individualmente o colectivamente aquello que entendamos como correcto. A pesar de ello se encuentra a faltar aquel “Comité Central” que preconizaba Kardec, que pudiera ayudar a dilucidar esos temas tan importantes. A ese respecto, hay que reconocer otra dificultad y es la de quién podría estar facultado para formar parte de ese Comité. Realmente, al menos de forma aparente, los espiritistas lo tenemos difícil en este sentido; sin embargo, es a través de reflexiones como las que emprende el Dr. Jaci Regis que podemos acercarnos a opiniones sensatas, que nos pueden ayudar a ir entendiendo a nivel personal el alcance de los aspectos nuevos que pueda incorporar el Espiritismo. Y nunca hay que relegar ese reestudio de las opiniones de Kardec ya que, a medida que vamos “creciendo” -lentamente sin duda- encontraremos nuevos matices en su obra que también nos ayudarán a asimilar mejor esos nuevos aspectos.
2.La tendencia a transformarlo en una religión. Sin duda, es en la relectura de Kardec que encontraremos los elementos necesarios para llegar a entender que el Espiritismo no puede, no debe, asimilarse al contexto religioso. Es verdad que podría argumentarse que el Espiritismo sería una religión “diferente” por sus propias características. Es por ese mismo concepto diferencial que debe concluirse que esta doctrina está alejada de los planteamientos religiosos, ya que no vale la pena complicarse la vida asimilándose en un concepto controvertido como lo es el religioso. El más importante de esos conceptos diferenciales es el que repetimos continuamente: el ser librepensadores, lo que sería inimaginable si de una religión se tratara. La verdad es que este tema de la posible condición religiosa del Espiritismo no fue, aparentemente, bien resuelto por Kardec. No obstante, nosotros somos de los que pensamos que sí, y que sólo es necesaria una relectura exenta de prejuicios de los textos del maestro de Lyón. Sin duda, seguiremos hablando del tema.

D.K. - “Solamente el pensamiento religioso puede afirmar que nada requiere ser cambiado o actualizado.

F.E. - Ahí está el peligro. El Espiritismo ha de estar siempre dispuesto a cambiar o actualizar lo que razonablemente requiera ser cambiado o actualizado.

D.K. - “Existe un hecho innegable, el cual ha producido una división tal vez irremediable entre los adeptos. Por una parte, están aquellos que practican el Espiritismo como una religión, los cuales constituyen la gran mayoría, y por la otra, se encuentran aquellos que lo entienden como una reflexión positiva, dinámica, pero desvinculada de los cultos o rituales que componen necesariamente el pensamiento religioso.

F.E. - Evidentemente simpatizamos con esa minoría que no quiere sentirse “atada” por preconceptos religiosos; pero sí vinculada a los más altos aspectos morales que pueden ser perfectamente encarados con religiosidad. Interesante es la diferencia entre religión y religiosidad; ésta última sería sinónimo de seriedad, en el sentido de una de las acepciones de la definición de esa palabra por parte de la R.A.E.: “Puntualidad, exactitud en hacer, observar o cumplir algo”.

D.K. - “Parece que el foco de discordia en ese proceso divisorio, es el papel de Jesús de Nazaret. Si es aceptado como el Cristo presentado por la Iglesia, conduce al dogmatismo y la idolatría y liga el Espiritismo a los cultos cristianos; si es considerado a la luz del proceso evolutivo, se convierte en el Maestro, en el hombre superior investido de una misión especial.

F.E. - Este es uno de los focos de discordia. A Jesús hay que verlo como “el filósofo por excelencia” (como decía Carlos Brandt) y no como esa figura casi divinizada que nos presentan algunas publicaciones espiritistas. Si Jesús fuera casi Dios, no nos serviría de mucho como ejemplo, ya que no estaría de modo alguno a nuestro alcance; en cambio, si Jesús es lo que realmente es, o sea, un espíritu como nosotros sólo que mucho más evolucionado, entonces sí que es un ejemplo a seguir ya que estaríamos en el mismo sendero evolutivo.

D.K. - “Nuestro propósito es presentar un elenco de ideas en un lenguaje desvinculado del cristianismo, vale decir de las iglesias cristianas.
“La Doctrina Kardecista quiere marchar abierta a lo nuevo, sin perder las raíces del pensamiento de Allan Kardec.”

F.E. - En este mismo órgano de divulgación (Flama Espirita 136, pág. 5 y 6: “Espiritismo una denominación adecuada”), ya se manifestó que no es aconsejable la sustitución del nombre “Espiritismo” por cualquier otra denominación, ni siquiera por “doctrina kardecista”. Lo difícil, pero adecuado (aunque, tal vez, llegue a ser imposible), es dignificar ese nombre para que, por lo menos, cuando dentro de varias generaciones se examinen las raíces de las buenas ideas morales -que esperemos rijan los destinos de la humanidad-, los estudiosos de ese momento reconozcan que hubo unos que se llamaban espiritistas que ya sustentaron esas excelentes ideas.
Publicado por CBCE en 17:13 1 comentarios
Publicado por RENE ABELLA


lunes, 25 de enero de 2016


                                                                                   CAMILLE FLAMMARION

FANTASMAS Y CASAS ENCANTADAS
Camille Flammarion Y LAS CASAS ENCANTADAS
por COLOMBE JACQUIN  
LE JOURNAL SPIRITE N° 103 janvier 2016 

C amille Flammarion, célebre vulgarizador de la astronomía moderna y precursor de la ufología del siglo XX, convencido por esa razón de que la Tierra no puede ser el único mundo habitado en todo el Universo, se apasionó igualmente en toda su existencia por la vida post-mortem.
Cuando conoce a Allan Kardec, es seducido por las nacientes ideas espíritas, participa en numerosas sesiones y se vuelve un activo propagador de esta nueva filosofía, colaborando especialmente con escritura en La Revista Espírita.
A la muerte de Allan Kardec, se aleja, no en razón de sus convicciones, sino porque las actividades y certezas espíritas concuerdan mal con su vida profesional. Además es afectado por los fraudes de ciertos médiums de la época.
Retoma sin embargo el estudio de las manifestaciones espíritas a partir de 1890; frecuenta numerosos médiums célebres tales como Eusapia Paladino, Eva Carrière y Franek Kluski. Habiéndolo fascinado siempre la muerte, en 1899 impulsa una gran investigación sobre los testimonios de manifestaciones de espíritus, de los cuales seleccionará setecientos ochenta y seis casos y con ellos publicará dos series de obras.
Es como científico riguroso que estudia los numerosos casos que le son sometidos. Trata de demostrar a sus opositores y especialmente a los metapsiquistas que las manifestaciones post-mortem no pueden explicarse únicamente por la actividad cerebral.
Demuestra la inverosimilitud de la hipótesis materialista; estima haber entrado en la época moderna, donde la astronomía ha salido de la astrología, la química de la alquimia, y el espiritismo por su parte debe triunfar sobre todas las ciencias ocultas gracias al estudio objetivo y riguroso, sin apriorismo religioso o científico.
A aquellos que pretenden que las revelaciones post-mortem sólo pueden ser la emanación del subconsciente del médium que algunos, como Frédéric Myers, llaman “la impresión latente retrasada”, es decir, una impresión captada por un sensitivo que resurge después de algunas horas, les da este ejemplo que contradice estas hipótesis: un ingeniero de Londres tenía a su servicio, en su fábrica de Glasgow a un joven, Robert Mackenzie, que le era particularmente dedicado.
Un viernes por la noche, se desarrolló una pequeña fiesta a la que asistió Robert. Ahora bien, el martes siguiente nuestro ingeniero tuvo un sueño curioso. Cuando discutía con un interlocutor financiero, su empleado Robert, con el rostro de un azul lívido con manchas parecidas a gotas de sudor, se le presentó con cierta brusquedad. Él lo conminó a esperar el fin de su entrevista con su visitante. Robert no obedeció, insistió y le dijo al ingeniero: “Estoy acusado de una cosa que no he hecho, necesito que lo sepa, no he hecho que dicen que hice”.
Todavía muy emocionado por aquel sueño, se enteró al día siguiente por correo de que su fiel empleado se había suicidado el sábado anterior a la salida de la fiesta dada la víspera. Comprendió entonces el sentido del sueño y dijo: “No, él no se suicidó”. 
Robert, creyendo llevarse consigo su botella de whisky, en realidad se había llevado una botella de aguafuerte. Bebió un vaso de ella de un trago y enseguida la muerte se lo llevó con terribles sufrimientos, que produjeron en su rostro las señales físicas entrevistas en el sueño y desconocidas por el ingeniero. Este empleado quería que su jefe, a quien estimaba, supiera la verdad sobre su muerte, por cuanto en la época el suicidio era calificado de crimen en Inglaterra.
Para la redacción de su libro Las casas encantadas, Camille Flammarion estudió con mucho rigor varios cientos de casos; lo que le llevó a rechazar numerosos testimonios provenientes de fabuladores y mentirosos.
A veces se pretende que una casa está encantada, para adquirirla barata. A veces también, los testimonios humanos son incompletos, subjetivos y poco fidedignos. Para él hay falsas casas encantadas, lo cual no contradice en nada el hecho de que las moradas lo sean realmente. Inversamente, a veces se calla lo que sucede por razones singulares. Así, una mujer afirma: “He sido testigo de hechos inexplicables, desplazamiento de objetos y ruidos, que he disimulado con cuidado, pues ya no encontraría más domésticos para servirme”.
El caso de la casa de la Rue des noyers en París es singular, pues el ocupante del lugar, acusado de haber provocado tales comportamientos, llevaría a sus adversarios al tribunal, ganaría y obtendría daños y perjuicios. Este caso se remonta a 1860. El Sr. Lesage ocupa un apartamento donde, desde hace cierto tiempo proyectiles, leños a medio quemar, trozos de carbón y de tierra, que salen no se sabe de dónde, rompen los cristales que hieren al paso a las personas, veces gravemente.
El Sr. Lesage, a fin de conocer el origen de aquello, recurre a los agentes de policía que sufrirían la misma suerte que los ocupantes y fueron copiosamente rociados de proyectiles. El Sr. Lesage, ganado por el temor, solicitó entonces la rescisión de su arriendo. El propietario sospechó que él lo había inventado todo con miras a poner fin a su alquiler. Fue entonces cuando el Sr. Lesage hizo comprobar debidamente los hechos por un ujier que generosamente lo cubrió también. Se presentó al tribunal para que el propietario fuera condenado por sus falsos alegatos difamatorios.

U N A V I V I E N DA T R A STO R N A DA E N AU V E R N I A
En septiembre de 1918, en la aldea de Vodable, una vasta mansión de vacaciones construida sobre los restos de un castillo feudal y ocupada por una decena de personas, es teatro de manifestaciones tan espectaculares como incomprensibles. Durante todo el tiempo de su veraneo, los timbres suenan solos, caen los retratos pegados al muro, un sable fijado al muro es encontrado en el suelo sin su estuche, los clavos que lo fijan al muro están intactos, los cuartos son cerrados misteriosamente desde adentro con llave, impidiendo entrar a sus ocupantes. Otra vez, son encerrados en su cuarto, y las llaves desaparecen; ¡el cerrajero llamado de emergencia encuentra las llaves en su lugar sobre la puerta! El fuego de la chimenea se enciende espontáneamente. En sus camas, los ocupantes encuentran plantas de nabo, platos, tenazas, cardos y hasta el busto del antiguo propietario. Platos y candelabros colocados sobre un mueble, atraviesan la habitación de parte a parte. Cansados, los ocupantes deciden dejar el lugar y algunos regresan a París para encontrar la calma. Sin embargo, durante una cena familiar en París, que reúne a los mismos protagonistas, en particular el sobrino de la propietaria cuya llegada a Auvernia había coincidido con el comienzo de las manifestaciones, la mesa familiar se levanta violentamente y los timbres tintinean sin ser accionados, los sombreros y abrigos de los convidados son encontrados escondidos debajo de las camas. Luego de la partida del sobrino con motivo de la movilización, todas las manifestaciones cesan.

E L P R E S B I T E R I O D E R U I D O S M I ST E R I O S O S
He aquí un hecho reportado por el célebre naturalista Alfred Russel Wallace. Un pastor vino a habitar con su esposa una casa parroquial muy espaciosa. Desde la primera noche del sábado al domingo, fueron despertados a las dos por un fuerte ruido que hacía pensar en barras de hierro arrojadas violentamente al suelo. La casa fue explorada, pero en vano; nada explicó aquel ruido.
La criada, que había dormido allí y también escuchó el ruido, les confesó que había oído hablar de eso, pero que no se imaginaba que fuera tan impresionante. Decidió entonces venir sólo de día y dormir en su casa. El ruido se reproducía a la misma hora todas las noches de los domingos.
Al día siguiente, el pastor y su esposa oyeron esta vez el ruido de pasos de un hombre, marchando lenta pero firmemente; allí tampoco, hubo ninguna explicación posible. Otras veces, los ruidos violentos procedían de buhardillas donde se almacenaban diversos objetos. Parecía entonces que todo era zarandeado en un espantoso estruendo, pero en la madrugada todo se encontraba en orden. Prácticamente todas las tardes se dejaban oír unos golpes. Tratando de probar a aquel visitante poco delicado, el pastor le ordenó detenerse y allí los golpes redoblaron su intensidad. Algunos visitantes también daban testimonio de cosas extrañas. Una mujer oía muy claramente los ruidos de un sepulturero que cavaba una tumba. Lo que es muy singular en este asunto, es la actitud de los perros, dos perros guardianes que generalmente no dejaban entrar a ningún extraño, pero que, durante estas manifestaciones, permanecían agazapados en un lastimoso estado de pavor. Un episodio divertido es relatado respecto a una cierta señora de Grandford, víctima de un espíritu golpeador, pero, poco impresionada; ella se acostumbró a sus visitas, bautizándolo “Coco”. Un día solicitó sus servicios, pidiéndole que le avisara de la llegada de un correo importante dando dos golpes en su espejo, ¡lo cual hizo!

LA VILLA FANTÁSTICA DE COMEADA EN PORTUGAL
Luego de numerosas manifestaciones en esta casa, golpes dados violentamente, ventanas y puertas que se abren y se cierran, los propietarios recurren a tres gendarmes que también son víctimas de este espíritu desenfrenado. Uno de ellos, aterrado, por muy poco pierde la razón. En cuanto al propietario del lugar, recibe una bofetada fantasmal que por mucho tiempo le marca la mejilla. Su esposa también es víctima del espíritu que la arrastra por los pies, pero sobre todo, ella experimenta un choque considerable cuando, al entrar en el cuarto donde reposa su hijo, encuentra la cuna vacía y se desmaya de pavor. Se encontró al bebé completamente desnudo, en medio de una mesa de mármol puesto sobre la espalda como un objeto sin valor.

A M B I E N T E D E L A S M O R A DA S 
Todas las manifestaciones de encantamiento no presentan el mismo carácter.
A veces, la sensación de malestar procede de la vivienda misma, sin que haya presencia de un Espíritu. Los muros, los muebles de una casa, pueden impregnarse de vibraciones que, por otra parte, un psicómetra podrá percibir.
Así, una mujer afirma haber estado triste y miserable desde que se instaló en una casa que encontraba muy bonita y cómoda. En el más hermoso de los cuartos, le asaltaba el deseo de saltar por la ventana, sensación que desaparecía en cuanto estaba en el exterior.
Después de investigar sobre la pareja que había vivido antes en la casa, resultó que la esposa suicida había terminado por lanzarse por la ventana del famoso cuarto.
Otro caso se refiere a la señora Ellen Wheeler que narra este incidente: 
“Durante el verano de 1874, nos instalamos en un apartamento donde desde la primera noche, fui despertada con sobresalto. Tenía la impresión de que en el techo del cuarto se escondía algo horrible. El ambiente de este cuarto se hacía para mí intolerable y decidí dormir en el salón, donde no sentía ninguna impresión desagradable. Las siguientes noches fueron idénticas; no llegué a dormir en aquel cuarto, experimentaba allí un profundo malestar, hasta el punto de que, cansada por la falta de sueño, resolví marcharme algunos días con mi familia. Durante mi ausencia, me enteré de que el techo se había derrumbado sobre la cama. En el hundimiento del techo, se había encontrado el pequeño cadáver momificado de un recién nacido con la cabeza violentamente torcida”.
En las manifestaciones fantasmales se observan con frecuencia los mismos elementos: instrumentos de música que se ponen a tocar solos. Victorien Sardou afirmó haber visto las teclas de su piano ponerse solas en movimiento, atribuyendo eso a su hermana fallecida hacía poco. Se observan igualmente retratos que caen, puertas o ventanas que se abren o se cierran y timbres que suenan.
En los casos observados, también es cuestión, a menudo, de péndulos o relojes que se detienen o vuelven a andar. Camille Flammarion ve allí el símbolo del elemento que mide el tiempo que conduce de la vida a la muerte; así en una familia, el balancín del reloj de péndulo comenzó a hacer un redoble sonoro y breve que atrajo la atención de todos los ocupantes.
Al día siguiente se enteraron de que a esa hora precisa había fallecido un abuelo, y cosa curiosa, el fenómeno se reprodujo en dos oportunidades, advirtiendo cada vez de la muerte de un pariente En los casos estudiados, las pesquisas e investigaciones policiales jamás aportaron nada, sino que engendraron tales temores que los agentes se negaron a ir a esos lugares.
Ciertas manifestaciones pueden ser el resultado del pensamiento de los humanos, en una forma de autosugestión que no hace intervenir al más allá: se trataría allí del subconsciente humano. Sin embargo, para que los desencarnados se manifiestan por vía fantasmal, y de manera recurrente, es necesaria la presencia una persona que Camille Flammarion calificaba de dinamógena, un intermediario entre el mundo de los muertos y el mundo de los vivos, es decir un médium.
Se observa, en efecto, que las manifestaciones sólo se producen en presencia de ciertas personas. Ciertas moradas parecen tranquilas hasta el día en que llega una persona más sensible o que tiene vínculos con el difunto perturbador.
Para Camille Flammarion, persuadido de que el alma no se aniquila después de la muerte, los difuntos utilizan estas manifestaciones espectaculares para impresionar, llamar la atención sobre la vida después de la vida, a las personas sordas a las argumentaciones filosóficas o psicológicas. Nosotros sabemos que eso puede suceder, pero que, en la mayoría de los casos, los fallecidos que se manifiestan en tal forma sufren lo que se denomina turbación, de la cual es preciso liberarlos para su bien y para tranquilidad de los vivos.

domingo, 24 de enero de 2016





                                                                           ERNST SENKOVSKI



DOSSIER LAS MEDIUMNIDADES
por JOCELYNE CHARLES
LE JOURNAL SPIRITE N° 94 OCTOBRE 2013

Transcomunicación instrumental (TCI) fue el nombre dado en 1989 por el profesor Ernst Senkowski, físico alemán, a la técnica de comunicación con los espíritus, utilizando cualquier medio electrónico para captar imágenes de espíritus (TCI video images) y para registrar sus voces (EVP: Electronic Voice Phenomenon).
La transcomunicación a lo largo de la historia  En 1852, el norteamericano Jonathan Koons habría construido la primera máquina capaz de captar las voces de los espíritus. Sin embargo, los planos del dispositivo se perdieron para siempre. En 1909, otro americano, Atila Augusto de Oliveira Cambraia, de Brasil, registró un aparato para comunicarse con los muertos. Y con el advenimiento de la electricidad, otros investigadores han tratado de utilizarlo pero sin gran éxito.

Thomas Edison 
Thomas Edison (1847-1931), pionero norteamericano de la electricidad, inventor entre otros del telégrafo, el fonógrafo y la bombilla eléctrica, declaró a un periodista de la revista Scientific American en octubre de 1920, que trabajaba en una herramienta de comunicación con el más allá. Afirmó también que era posible concebir un aparato tan sensible, que pudiera permitir a las personalidades que viven en otra esfera expresarse más claramente que a través de las mesas giratorias, los golpecitos o cualquier otra forma de comunicación.
Pero, la máquina de Edison no dio los resultados previstos.

Friedrich Jürgenson
El sueco Friedrich Jürgenson (1903-1987) es considerado como el “padre” de los registros de voz del más allá.
Él descubrió por casualidad este medio de contacto. Un día de junio de 1959, registraba cantos de aves en el campo; al regresar a su casa, escuchó la cinta y oyó “un zumbido, vibrante como una tormenta, donde sólo se oía algo del gorjeo”, seguido de “un solo de trompeta” y de una débil voz de hombre que hablaba en noruego.
Estos ruidos, inaudibles durante el registro, aparecían sólo cuando repasaba la cinta al revés. Jürgenson supuso que se trataba de una interferencia radiofónica, pero no había emisora en el entorno donde se había hecho la toma de sonidos. Intrigado, multiplicó los registros y captó otras voces, entre ellas la de su madre. 
“Cuando volví a escuchar la cinta, una voz me dijo: «¿Friedel, me oyes? Es mamá». Era la voz de mi madre fallecida. Friedel, es el apodo que ella me daba”.
Jürgenson se dedicó entonces a sus cintas magnéticas. En 1960, una de las voces le aconsejó utilizar la radio, y fue esta técnica la que utilizó hasta su muerte. En 1967 publicó una obra titulada: Radiotelefonía con los muertos. Recibió el apoyo del parapsicólogo Hans Bender que se declaró en favor de un origen paranormal.

Otros investigadores
Luego, Konstantin Raudive (1909-1974), literato letón y docente de psicología, continuó los experimentos. Realizó unos 100.000 registros. Dio a conocer sus trabajos en Alemania y desde entonces, comenzaron en ese país numerosas investigaciones. Paralelamente se dieron a conocer otros investigadores, en particular en Italia. En 1952, el franciscano italiano Agostino Gemelli registró por casualidad en un magnetófono, la voz de su padre fallecido hacía mucho tiempo. El padre de Gemelli utilizó la expresión “mi cabeza de mula”, que correspondía al cariñoso nombre de pila que había dado a su hijo.
Existen numerosas personas que practican la transcomunicación y se han creado asociaciones para estudiar y experimentar este fenómeno. Las voces paranormales son analizadas en el plano acústico, en laboratorios especializados, y los primeros resultados ponen en evidencia claras diferencias entre la voz de una persona viva y la de un difunto registrada por un magnetófono o un ordenador.
En Francia, Monique Simonet y el Padre François Brune han ayudado a dar a conocer la transcomunicación. Fue en abril de 1979, cuando Monique Simonet entró en contacto por primera vez con su padre fallecido, por medio de un magnetófono. También captó, en mayo de 1979, la voz de su abuelo. Ha registrado la voz de muchos otros desencarnados. El Padre François Brune estudió con seriedad todos los aspectos de la TCI, bajo el ángulo técnico pero también moral y espiritual. Ha expresado su convicción de la existencia de los espíritus y de su manifestación post mortem. Forma parte de los pocos eclesiásticos especialistas en lo paranormal que, con el pasar del tiempo, han hecho evolucionar ciertos anticuados conceptos católicos. Tiene el mérito de hacer avanzar la reflexión sobre la muerte y el más allá, en el interior mismo de la institución religiosa. Escribió Los muertos nos hablan y, junto con el profesor Rémy Chauvin, A la escucha del más allá.
Este biólogo y entomólogo francés precisó además: “Según los análisis llevados al instituto electrotécnico de Turín sobre una decena de mensajes, estas voces parecerían proceder de individuos que no tienen cuerdas vocales”. 

Algo de técnica
Describamos sucintamente algunos métodos de registro de los experimentadores:

El magnetófono de cassette: se introduce un cassette virgen en el aparato y se dirige directamente, por medio del micrófono, a la persona fallecida que se desea contactar. Es preciso prever, además de las preguntas, las zonas de tiempo para que el eventual corresponsal pueda responder.
La duración del registro estará limitada a cinco o diez minutos y luego, se vuelve a escuchar la cinta. Las voces, cuando existen, son relativamente débiles y difíciles de comprender. Los mensajes son generalmente muy breves, y se aconseja utilizar un amplificador de sonidos.

La radio: se sirve de un aparato de radio que puede estar conectado a un magnetófono por un cable de toma directa. En ausencia del cable, el magnetófono de cassette se colocará en la inmediata proximidad del aparato de radio. Se puede optar por algunas variantes: - El registro sobre “fondo sonoro blanco.” 
El aparato se sintoniza entre dos estaciones, en una frecuencia donde no hay programa. No se tendrá entonces sino un ruido de fondo. - La utilización, como soporte, de un programa hablado o musical, eligiendo una “ventana de frecuencia”.
Los interlocutores del más allá le habían indicado a Friedrich Jürgenson una frecuencia en onda media, de unos 1480 kHz. Existen muchas otras variantes de registros de voz.

Las invenciones: aparatos, como el “psicófono” (MacCreadie) fueron concebidos para aumentar el número de voces registradas y mejorar la recepción de las señales. Citemos a Georges Meek, un empresario jubilado, que en 1979 desarrolló con su colega William O’Neill el “spiritcom” (aparato que engloba toda la gama de tonalidades de una voz humana adulta).
Y en 2002, Frank Sumption creó el “ghost box”, cuya finalidad era similar. Sin demasiados resultados.

Transcomunicaciones instrumentales visuales
En 1973, fueron recibidas las primeras imágenes de difuntos en la pantalla de un televisor blanco y negro.
A Klaus Schreiber (se le debe la célebre imagen de Romy Schneider), un investigador alemán, recogió imágenes de personas fallecidas con ayuda de una cámara, un grabador de vídeo y un televisor colocado en un canal sin señal. La mayor parte del tiempo, son rostros más o menos bien definidos, con o sin voz. Es una experiencia espectacular. Esta técnica de comunicación requiere mucho tiempo, trabajo y equipos
.
En 1990, otro alemán, Adolf Homes recibió en un ordenador mensajes de Konstantin Raudive.
Ejemplos - “Si hubieras visto todo eso, ¡es la vida eterna!”: voz paranormal obtenida por Monique Simonet para una viuda. Monique interrogó al marido difunto y éste dio esta respuesta. - “Catherine, yo me instruyo”: voz paranormal obtenida por Monique Simonet en 1992, sobre un ruido blanco de radio.
Aquel día, Monique requería para una dama llamada Catherine, a su marido desaparecido, preguntándole sobre lo que hacía ahora en el más allá, y una voz paranormal masculina, bastante fuerte respondió esa frase.y entonces la respuesta no la sorprendió. - “El gato me ve”: voz paranormal obtenida por Monique Simonet. -
Rémy Chauvin contó lo que le sucedió a un joven que debatía un asunto de herencia. Este último recibió, en presencia de testigos, una llamada telefónica de su padre difunto, cuya voz reconoció, sin respuesta posible. La voz le comunicó la orden de “registrar el bolsillo de un viejo abrigo guardado en el sótano”. El joven cumplió, y fue así como encontró el documento que había estado buscando en vano.

La TCI medio suplementario de contacto con los espíritus
A medida que hemos desarrollado técnicas nuevas en la Tierra, parece bien que cada vez los espíritus hayan tratado de utilizarlas. Las nuevas tecnologías: desde siempre, los difuntos han tratado de comunicarse con los vivos para dar testimonio de su supervivencia y tranquilizar a sus parientes.
Se han servido de todos los medios a su disposición para establecer el contacto (cestita, tablilla, escritura automática…). Entonces no es sorprendente comprobar que utilicen el magnetófono, el televisor, el teléfono o cualquier otro medio moderno.
La transcomunicación no es pues una revolución sino una adaptación del más allá a nuestras tecnologías modernas.

Necesidad de un médium: de todas formas, hace falta en las proximidades un médium cuyo potencial fluídico utilizará el espíritu para manifestarse a través de un aparato, que sólo sirve de soporte. Parece, según las experiencias realizadas, que estas manifestaciones no permiten un intercambio consistente con el más allá; los testimonios recogidos se refieren a la aparición de rostros sobre una pantalla, y algunas palabras no siempre fácilmente identificables en una cinta.
La transcomunicación instrumental sigue siendo dependiente de todos los azares conocidos de la mediumnidad.
Sigue pues exactamente las mismas reglas que ésta. Parece que fuera aún más difícil de realizar que las mediumnidades clásicas; los espíritus tienen más facilidad para utilizar directamente al intermediario humano (por ejemplo en escritura automática) que para servirse de soportes materiales que demandan una considerable energía fluídica. A tal punto además, que ciertos experimentadores utilizan la escritura automática para que los desencarnados les den el camino a seguir y los protocolos de orden técnico para manifestarse a través de un aparato. Agreguemos que, hasta el día de hoy, no parece que un espíritu haya podido expresarse con toda facilidad por estos medios, en un largo mensaje explicativo sobre su situación o sobre puntos filosóficos y otros.
Además, en TCI, siempre estaremos frente a los mismos riesgos e inconvenientes que en las mediumnidades clásicas, siendo todo espíritu susceptible de intervenir, incluido un espíritu importuno.

La transcomunicación existe.
A la pregunta: “¿Qué piensa de la transcomunicación?” el espíritu Gabriel Delanne respondió: “Vosotros conocéis, caros amigos espíritas, la función física, la manifestación física de los espíritus dentro de vuestro mundo que no lo es menos, es particularmente difícil, de allí la dificultad de poder conseguir manifestaciones espectrales de carácter ectoplásmico, convenientes y regulares. Imprimir la fuerza de su pensamiento sobre la cinta magnética, dirigir la fuerza de su pensamiento desencarnado sobre una onda hertziana que se va a transformar en imagen recibida en el interior del tubo catódico, he allí un proceso muy difícil para los desencarnados. Es por eso que mi segunda reflexión será la siguiente: no se trata de mensajes tal y como podéis recibirlos. No se trata de discursos, no se trata de palabras. Se trata de manifestaciones puntuales, se trata de manifestaciones que deben responder a un llamado, a una evocación y a un recogimiento. En el 90 % de los casos, la respuesta deseada por los que intentan esta experiencia no llega a concretarse. Hay pues que decir de la naturaleza de estas comunicaciones que es posible”.

La transcomunicación existe, es posible, pero no es un método milagroso que permitiría comunicarse mejor. La técnica no superará fácilmente los problemas vinculados a la comunicación con los espíritus. Quizás eso llegue con el tiempo, pero no nos engañemos; como en toda sesión espírita, para obtener buenos resultados siempre hará falta cerca del aparato un buen médium y una asistencia instruida en las reglas de la comunicación. Sin embargo, la TCI es una vía que sigue siendo interesante para la demostración de la existencia de los espíritus.

sábado, 23 de enero de 2016



NUESTROS AMIGOS LOS ANIMALES
 por CATHERINE GOUTTIÈRE 
TOMADO DE: LA REVISTA ESPIRITA N° 83 ENERO 2011
               
                                              MI GATA DOLLY  Y SU MASCOTA EL TIGRE MOE               



NUESTROS AMIGOS LOS ANIMALES

Vivo en compañía de gatos desde los 16 años. Lo que
voy a compartir con ustedes es mi historia vinculada a
la de uno de ellos.
Zazou llegó a casa en 1983, pequeña bola de pelos de
tipo persa que de inmediato marcó los lugares y se
apropió de ellos. Fue seguida dos años más tarde por
Othello, un gran minino europeo de color negro. Este
último era tan independiente, como Zazou era cercana
a mí, aunque a ella no le gustaba que la cargaran ni
la mimaran. Un vínculo amoroso y telepático se creó
rápidamente entre nosotras dos. Nos mirábamos, y
nos comprendíamos. 
Nunca estaba muy lejos de mí.
Había adquirido una costumbre particular de irme a
buscar maullando y llevarme a su plato de croquetas, y
allí se instalaba un ritual. Yo debía acariciarla repetidas
veces y sólo entonces empezaba a comer. Yo sabía
también cuando no estaba contenta, pues su hocico,
de por sí pequeño, se enfadaba más.
Pasaron los años y llegó la vejez, yo tenía consciencia
de que ella pronto partiría y le había dicho repetidas
veces que podía, si lo deseaba, regresar conmigo, pero
eligiendo esta vez un vestido de pelo corto. Es preciso
decir que no le gustaba en absoluto que la cepillaran,
y que cada vez soportaba menos los períodos de
intenso calor.
Entonces un día, comenzó a decaer y su estado se
deterioró rápidamente en el espacio de 48 horas. La
coloqué entonces en calma en mi cuarto, tendida
sobre una pequeña manta. Una tarde, al volver de mi
trabajo, comprobé que estaba en coma. Al acostarme,
recé para que encontrara su más allá, pues sabía su fin
cercano. 
Me dormí con esa oración, y al día siguiente,
al despertar, Zazou había partido, estaba liberada.
La puse en una caja de cartón y fui en auto a mi
veterinario para depositarla allí. En el camino, mientras
escuchaba la radio, sentí su presencia a nivel de
mi hombro derecho y oí claramente en mi oreja su
maullido tan característico. La reconocí enseguida
pues ella tenía la voz un tanto ronca y nunca maullaba
muy fuerte. Había sido como murmurado en mi oído.
En una fracción de segundo, me di cuenta de que lo
que acababa de oír no podía proceder de la radio y mi
primera reacción fue decirme que no estaba muerta,
que me había equivocado. ¡Pero no! La realidad estaba
allí, su cuerpo no se había movido y yacía todavía en la
caja de cartón.

Mi reflexión fue entonces inmediata: Zazou venía a
tranquilizarme, a darme testimonio de su supervivencia
y a probarme así que estaba bien.
Pasó el tiempo pero yo no podía olvidarla, y dos años
más tarde, fue el turno de Othello de dejarme. Quise
mucho a ese gato, y como con Zazou, las lágrimas
corrieron a raudales. Me juré entonces no volver a
tener un animal, pues sentimentalmente no quería
sufrir más su partida.
Pasaron dos meses, y durante esas semanas, sentí la
falta de esos pequeños felinos que saben, además del
amor que pueden expresarnos, traernos equilibrio y
calma.
Una noche, tuve un sueño. Tenía una gata en mis
brazos, se dejaba mimar, era Zazou. Estábamos juntas
de nuevo.
Al despertar, tenía la certeza de que ella iba a volver.
Y el deseo de un gato se hacía cada vez más fuerte,
crecía en mí. De nuevo estaba lista para vivir otra
historia. Pero, ¿cómo hacer para encontrarla? Pasaron
dos semanas y me dominó la idea de irme a una SPA.
Mi deseo se hacía cada vez más intenso, cada vez más presente.

Hay dos establecimientos de ese tipo cerca de nuestra
población. Tomé pues la decisión de ir allí acompañada
de mi cónyuge. En mi sueño, Zazou era de color gris.
Me decidí pues a buscar un gato gris.
En la primera SPA, vi decenas de gatos, más o menos
salvajes. Había en efecto una gata gris, pero no me
sentí atraída por ella. El contacto no se estableció.
Sabía dentro de mí que la sentiría y que así no me
equivocaría. Decepcionada por ese primer contacto,
decidí a pesar de todo proseguir la experiencia
dirigiéndome al segundo centro, a varios kilómetros
de allí. Caía la tarde y se acercaba la hora del cierre.

Llegada a la segunda SPA, los voluntarios me llevaron
a un piso relativamente importante donde vivían
más de cincuenta gatos. Hice mi pequeño recorrido,
deteniéndome junto a uno, a otro, pero nada pasó, no
sentía nada. Profundamente decepcionada, empezaba
a decirme que este medio no era el correcto. Había
deambulado en medio de todos esos gatos, y el
chasquido no se había producido.
Me preparaba a salir de la oficina de la SPA cuando
vi en un pasillo una docena de jaulas superpuestas
dentro de las cuales se encontraban 5 ó 6 gatos que
debían salir al día siguiente para la esterilización.
Decidí acercarme, y allí delante de mí, una gata negra y
blanca de unos 8 meses se frotaba contra los barrotes
de su jaula y me miraba maullando. Me sentí atraída
irresistiblemente por ella, aunque no fuera gris, y
pregunté al voluntario presente si podía tomarla
en mis brazos. En cuanto estuvo contra mí, reviví mi
sueño y supe que esta era ella. No podía engañarme y
no me he equivocado. Zoé, que es su nuevo nombre,
fue acogida por nuestro perro que la conocía como
Zazou, mostrando su alegría y moviendo la cola.
Hoy tiene 7 años, y otros dos gatos han venido a
reunirse con ella.

Debo dar fe de que no tengo la impresión de haberme
separado de ella. Misma psicología, mismo espíritu
hogareño, misma mirada profunda y escrutadora,
misma necesidad de venir a buscarme y llevarme junto
a su plato de croquetas, lo que no hacen los otros dos.
A veces llego hasta a equivocarme de nombre, tanto
es para mí una realidad su presencia.
Una prueba suplementaria de que el amor no se
extingue y de que la reencarnación permite igualmente
a nuestros amigos de cuatro patas encontrarse con
los que los han querido y cerca de quienes pueden
continuar aportando su amorosa presencia.
(*) Sociedad Protectora de Animales (N. del T.)
Publicado por RENE ABELLA