UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

domingo, 3 de febrero de 2013

 CROQUIS DE UNA MÁQUINA VOLADORA DISEÑADA POR LEONARDO DA VINCI

PSICOMETRÍAS
UN OJO SOBRE...

EMMANUELLE LOCATELLI
LE JOURNAL SPIRITE N° 91 JANVIER 2013
En enero de 2002 mi guía vino a revelarme mi misión en
psicometría. Trabajo una vez a la semana sin música y
con una venda sobre los ojos. Prefiero no ver el objeto y
no saber quién lo ha traído para no ser influenciada. Mi
preferencia se dirige hacia los objetos personales, pues
me siento mucho más a gusto con las descripciones
de los rasgos de carácter, la psicología, la personalidad
o lo vivido por el propietario de la sortija, el collar o la
pulsera. Cuando se trata de una piedra extraída de un
sitio en particular, me es más difícil, y ello en razón de
mis lagunas en historia y geografía. En efecto, me sería
difícil fechar el evento durante la sesión. En cambio, la
indumentaria que describo o las películas que cito nos
permiten, después de la sesión, ubicar el evento.
Cada psicometría es diferente. Algunas me ubican como
en una película; así soy espectadora de un acontecimiento
y otras veces tengo sensaciones como angustia,
miedo y hasta euforia.
En enero de 2007, un espíritu vino a anunciarme una
posible extensión de mi facultad de psicómetra. Me
pidió entonces que trabajara sobre objetos personales.
Podía ser un traje, con la condición de que hubiera
pertenecido mucho tiempo al que lo usaba. Y a partir
de ese soporte, mi espíritu penetrará progresivamente
el pasado, lo que significa en la, o las, vidas anteriores
de la persona poseedora del objeto. Teniendo una
preferencia por los objetos personales, quedé encantada
con esta extensión de mi facultad. En mis primeras
psicometrías sobre trajes, percibí el pasado y sobre todo
el estado de ánimo de las personas. Progresivamente
se afirmó la psicometría; historias y vidas pasadas se
desarrollaban ante mis ojos. Y en octubre de 2011 se me
anunció en sesión que estaba operativa.
He aquí el resultado de una psicometría del 9 de octubre
de 2012 realizada sobre un trozo de carbón mineral
procedente del escorial de Blanzy, en Saône et Loire:
“Es extraño como sensación, es muy duro. Hay algo muy
duro en esta piedra. Me hace daño en el brazo, como si me
paralizara.
Tengo la impresión de estar en el fondo, una cosa muy
lúgubre. Tengo la impresión de subterráneos. Me hace
pensar en cárceles. Veo un hombre cadavérico con las
dos manos colgadas de dos postes. Es desagradable,
mórbido, violento, con mucho sufrimiento. Es como un
lugar de tortura. Tengo náuseas, vértigo. ¡Es tan difícil!
¡Dan ganas de llorar!
Tengo otra imagen: veo una mujer. Es bonita, cabello rojo,
rizado. Estoy afuera, en alto. Veo un hombre con un gran
bastón, un bastón muy hermoso. Veo dos decorados en
este lugar, como si este entorno fuera dos cosas a la vez. Lo
que pasa abajo, a escondidas, es horrible. Allí, está abierto
como un patio. Veo a la mujer muy molesta. ¿Viene a hacer
una petición? ¿Viene a abogar en favor de alguien del
fondo?
Vuelvo a comenzar en los pasillos donde trabajan las
personas. Se diría que es un lugar reconocido de utilidad
pública. Este lugar no es percibido como prisión. Lo que
está escondido no es bonito, pero eso no se sabe”.
Y como cada vez, al finalizar la psicometría, hago la
misma pregunta: “¿De dónde viene esta piedra?” Y
comprendo mejor lo que he visto. Después de las investigaciones
sobre la mina de Blanzy, encuentro imágenes
de los mineros que se parecen al hombre que vi, con
el rostro demacrado. En efecto, el polvo de la mina le
daba ese aire cadavérico y los postes que veía, eran las
maderas que se ponen para apuntalar la galería.
Comprendo igualmente, el dolor sentido en mis brazos,
las condiciones de trabajo en las galerías eran muy
duras con jornadas de ocho a diez horas. Y en cuanto
a los dos decorados que veo en el lugar; en efecto, en
el trabajo minero existe el trabajo en el fondo, el de las
galerías subterráneas y el trabajo a la luz del día que se
desarrolla en los edificios de la superficie. Siempre me
quedo impresionada por la forma en la que una piedra
o un objeto me reconstruyen su historia. Lo que sentía
durante esta psicometría era mucho sufrimiento; me
preguntaba si estaba en una prisión o una cárcel y llegó
la respuesta diciendo que ese lugar no era percibido
como prisión, que era un lugar reconocido de utilidad
pública. En efecto, el carbón era utilizado para la calefacción
doméstica, para producir energía, como vapor
y electricidad, que se obtienen de su combustión. Estas
energías también eran utilizadas en los transportes
(barco, tren…) y en la industria (vidriería, cerámica,
metalurgia y química).
En el siglo XIX, el carbón era considerado como el “pan
de la industria”, un pan precioso pero con condiciones
de trabajo cercanas a la esclavitud, poco conocidas y
denunciadas en la época.
He aquí ahora otra psicometría del 9 de octubre de 2012
de un tubo de metal procedente de un avión inglés que
se estrelló sobre una colina cerca de Besançon durante
la segunda guerra mundial.
“Tengo una sensación de altura, da vértigo. Estoy por
encima de algo. Siento mi corazón como cuando estoy
en el tiovivo. Es como si estuviera en un avión. Estoy muy
arriba. Tengo la impresión de elevarme, esto va más allá
de una visión. Es un estado particular, como el nirvana. Es
tan aturdidor como desmayarse. ¿Es este un lugar de aire
puro? Es embriagador. Veo algo vaporoso, como nubes
grises. Estoy en las nubes. Es verdaderamente extraño
como sensación.
Ahora veo un largo pasadizo de piedra con algo luminoso
detrás. Siempre tengo esta sensación de vértigo. Tengo la
impresión de que el lugar es antiguo. En estos lugares hay
como una invención. Pienso en Leonardo da Vinci, hay un
sector de invención, investigación, reflexión y estudio. Hay
una relación con los elementos de la naturaleza, como el
agua, el aire”.
En cuanto descubro de dónde viene el objeto que
tengo en las manos, comprendo mejor. Durante toda
la psicometría, me preguntaba: “¿Qué lugar es este
tan cerca de las nubes?” Y releyendo los resultados
comprendí por qué cito a Leonardo da Vinci y hablo de
invención. En efecto, estaba en un avión y volar también
era el sueño de Leonardo da Vinci que afirmaba que el
hombre era capaz de mantenerse en el aire por medio
de alas batientes. Este genio del Renacimiento trató
toda su vida de comprobar su hipótesis y hacer posible
ese vuelo. Asociaba sus conocimientos de física y de
matemáticas con sus observaciones sobre el vuelo de
las aves para proponer una gran variedad de máquinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario