UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

sábado, 10 de noviembre de 2012






LO PARANORMAL Y EL CINE
por
I G O R  MA N O U C H I A N

LE JOURNAL SPIRITE N° 90 OCTOBRE 2012

A veces el cine ofrece la posibilidad de descubrir obras
que permiten hacer concordar la ficción con una
cierta realidad. Así, la novela original K-PAX, escrita por
Gene Brewer (autor norteamericano e investigador en
biología molecular, especialista en el ADN), su primer
libro, fue traducido en dieciséis países. Publicado en
1995 por ediciones del l’Archipel, esta ficción suscitó
críticas entusiastas. En 2001 fue adaptada al cine bajo
el título K-PAX, El hombre que viene de lejos. Es una
película germano-norteamericana de Iain Softley, con
Kevin Spacey y Jeff Bridges en los papeles principales.
Resumen:
La historia comienza con un hombre que dice llamarse
Prot (Kevin Spacey) y que apareció misteriosamente
en la Estación Central de Nueva York, en un rayo de
luz. Cuando pretende ser un extranjero de un planeta
llamado “K-PAX”, es llevado a un hospital psiquiátrico en
Nueva York. Entonces al Dr. Marco Powell, un psiquiatra
de Manhattan, (interpretado por Jeff Bridges), se le
encomienda la tarea de tratar y “curar” a Prot de sus
pretendidos delirios. Desde la primera sesión psiquiátrica,
el Dr. Powell comienza a descubrir las extrañas
capacidades e inmensos conocimientos de este hombre.
A medida que la historia se desarrolla, se vincula cada
vez más a Prot y empieza a creer en sus afirmaciones.
Prot también impresiona con sus conocimientos de ciencia y
astronomía a algunos de los más grandes astrofísicos.
Un día hace alarde de un comportamiento violento,
durante una visita en casa del Dr. Powell. Este último
decide entonces efectuar una regresión hipnótica sobre
su paciente para saber más sobre su pasado. Como Prot
ha anunciado que abandonaría la Tierra el 27 de julio,
el psiquiatra realiza una carrera contra el tiempo para
descubrir la verdadera identidad del enigmático Prot
antes de su partida. Este último promete igualmente que
se llevará consigo a uno de los pacientes y alienta entre
ellos una competencia de redacción a fin de determinar
su elección. Desdichadamente, el Dr. Powell sólo es capaz
de informarse acerca del hombre cuyo cuerpo ocupa
Prot. Éste habría sido testigo del asesinato de su propia
familia. En el marco de su regresión hipnótica, revela los
detalles de este doloroso acontecimiento que terminó en
carnicería. Entonces el Dr. Powell efectúa investigaciones
que lo llevan al caso de Robert Porter en Guadalupe,
Nuevo México. Este último habría vivido exactamente los
mismos eventos, en un lugar notablemente parecido al
que Prot describió en detalle. Al regresar al hospital, Powell
confronta a Prot con una foto de él mismo con el nombre
de “Robert Porter” impreso abajo. Prot no confirma ser
Porter y exige a Powell que “cuide de él” [Robert]. El 27
de julio, Powell corre a su habitación en el momento
anunciado y al principio cree que ha desaparecido.
Después de verificar, lo encuentra inconsciente
debajo de la cama. Al mismo tiempo, los pacientes del
establecimiento psiquiátrico se dan cuenta de que Bess,
sin duda la más silenciosa y menos egoísta de ellos, ha
desaparecido. Poco después, se ve a Powell ocupándose
de Porter que está ahora en un estado catatónico. La
película deja al espectador indeciso respecto a saber si
Prot es un hombre que ha sufrido una depresión nerviosa
a causa de su trágico pasado, o si verdaderamente ha
abandonado el cuerpo de su huésped humano y ha
regresado con Bess a su domicilio en el planeta K-PAX.
Esta historia plantea la cuestión de la relación que
existe entre el hombre y el universo, entre la vida
terrenal y su relación con los mundos intergalácticos.
En este relato, se hace alusión a un mundo mucho más
evolucionado que la humanidad donde los habitantes
viven en paz, en armonía con los elementos de la
naturaleza. Cada ser de este planeta respeta al otro sin
que haya servicio policial o militar. La célula familiar no
existe, cada uno es responsable de los niños en una suerte
de dispersión parental. El conocimiento y el saber son
generalizados al conjunto de los habitantes. En la historia
de K-PAX, el personaje muestra conocimientos sobre
astronomía y sobre cálculos matemáticos. Comprende a
los animales especialmente cuando se dirige a un perro
(el del psiquiatra) y que, en una suerte de relación verbal y
telepática, decodifica el lenguaje del animal. Este hombre
nunca muestra agresividad ni arrogancia. Es como un
ser en misión que no viene para salvar el mundo, sino
simplemente para ayudar a un hombre que ha sufrido
un profundo shock después de haber comprobado
el asesinato de toda su familia. El rol del psiquiatra es
comprender la naturaleza de este individuo que pretende
ser un extraterrestre encarnado provisionalmente en el
cuerpo del hombre que sufre. Así, para probar lo que
afirma, declara que al momento de su partida, se llevará
con él uno de los residentes del instituto psiquiátrico.
Una vez más, el personaje es atractivo y preocupado por
ayudar a los que sufren. Demuestra igualmente que, en
su planeta, ningún animal está dedicado a ser consumido,
todas las personas se alimentan exclusivamente de frutas.
Además del aspecto un tanto caricaturesco en que asume
a los enfermos mentales, esta película plantea la cuestión
del seudo delirio de ciertos pacientes y de una verdad
intrínseca a la naturaleza espiritual del ser humano. ¿En
qué momento pueden definirse los límites de lo que se
desprende de la locura? Y los medios utilizados en materia
de cuidados a menudo son contraproducentes creando
un confinamiento químico y paralizando al enfermo para
reducir los riesgos de interacción nefasta con el resto de
la sociedad. Destaca sin embargo en esta película, y en
esta historia, un mensaje de esperanza en cuanto a una
hermandad que sobrepasa las fronteras de los sistemas
planetarios. La cuestión de Dios es sugerida como una
fuerza que mantiene en pie todo este conjunto universal.
La paz y el amor son planteados claramente como
indispensables para el mantenimiento de la vida.
Un libro para leer, pues, el de Gene Brewer, y esta película
para ver, que se ciñe muy de cerca a la trama de la novela.
Una historia que provoca una profunda reflexión sobre la
existencia de otros mundos y la posibilidad de una vida
fuera de los conocimientos humanos sobre el universo.
Prot, originario de el planeta K Pax (Kevin Spacey)

No hay comentarios:

Publicar un comentario