UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

miércoles, 14 de noviembre de 2012




 


LE JOURNAL ESPIRITA N° 89 JUILLET 2012
D O S S I E R
LO PARANORMAL Y EL CINE
por
ISABELLE CHEVALIER


Abordemos una facultad
llamada “clarividencia intuitiva”,
de la cual la película Intuiciones
es una buena representación.
Sam Raimi, el realizador, se
apoya en el guión de Billy Rob
Thornton, muy bien llevado e interpretado por excelentes
actores, donde la intriga policíaca mezclada
con facultades psíquicas y las presencias del más allá,
mantienen en suspenso al espectador. Al resplandor de
la luz espírita, nos detendremos en la facultad del clarividente
llamado “intuitivo” y explicaremos su funcionamiento.
La facultad de percibir el pasado y el porvenir
se llama “clarividencia”. En la mayoría de los casos, ese
pasado y ese porvenir se refieren a la personalidad
de un individuo y los hechos que jalonan su vida
(encuentros, enfermedades, psicología, accidentes).
Hablamos aquí de clarividencia simple. Cuando esta
misma facultad hace intervenir la comunicación con
los seres difuntos, se llama clarividencia mediúmnica.
El principio de la comunicación que se establece entre
el vidente y los seres encarnados o desencarnados se
basa en la telepatía, es decir en la recepción de informaciones
e imágenes transmitidas por el pensamiento.
Para que esta facultad adquiera toda su fuerza, debe
ser trabajada regularmente. La mayoría de las veces y
en un primer momento, el clarividente sentirá impresiones
y sensaciones, recibirá imágenes furtivas, luego
insistentes hasta el punto en que, al volverse claras y
duraderas, acompañadas por sensaciones e impresiones
claras y fuertes, darán al clarividente la certeza
de una justa percepción. Así, esta película se basa, en
primer lugar, en la clarividencia intuitiva, luego en la
clarividencia real, simple y mediúmnica. Pero, veamos
más bien de qué se trata. Cámara, ¡acción!
Resumen: “Brixton es una de
esas pequeñas y lindas aldeas de
Georgia donde todo el mundo
se conoce, donde todo se sabe.
Annie Wilson (Cate Blanchett)
es muy conocida. Desde la muerte de su marido,
Annie cría sola a sus tres hijos. Reputada por sus facultades
de videncia, recibe donativos en especie de algunos clientes,
especialmente de Buddy Cole (Giovanni Ribisi), manifiestamente
perturbado por indecibles recuerdos familiares y de
Valérie Barksdale (Hilary Swank), golpeada por su marido
Donnie (Keanu Reeves). Annie le sugiere con energía a esta
última que rompa con él, consejo que no respeta el marido
en cuestión que las amenaza, a ella y a sus hijos. Una
noche desaparece Jessica King (Katie Holmes), una hija de
la alta burguesía, de agitada vida sentimental, novia de
Wayne Collins (Greg Kinnear), director del colegio. Como
último recurso, la familia de Jessica consulta a Annie. Presa
de fuertes visiones, la médium guía a la policía hasta el
estanque de Donnie donde se encuentra el cadáver. Éste,
conocido por su violencia incontrolable, es condenado.
Pero Annie, que a su pesar ha contribuido a ese veredicto,
siente que el verdadero asesino está libre”.
Annie Wilson (Cate Blanchett) trabaja regularmente
la clarividencia simple con las cartas de Zener. Este
soporte le permite concentrarse y tener impresiones
sobre el porvenir inmediato. A través de las figuras de
las cartas, entra en telepatía con las personas que van a
verla. Es el caso de Buddy, este joven de pasado traumatizante,
atormentado por recuerdos familiares, confusos
pero reprimidos, y que espera de Annie que le revele la
verdad. Buddy le tiene cariño a Annie y confía en ella.
Pero ella no llega. Y eso por dos razones importantes:
ella trabaja por intuición, percibe el estado psíquico
perturbado de Buddy pero siente igualmente que sólo
él tiene la respuesta que rechaza voluntariamente, pues,
sin duda, sus recuerdos son demasiado dolorosos. Eso
muestra que la clarividencia se establece por telepatía
consentida y consciente por parte del que va a ver
al vidente; el vidente no verá lo que el solicitante se
oculta a sí mismo. Annie recibe igualmente, en sesión
regular, a Valérie su vecina, mujer golpeada y abandonada
por Donnie, un marido violento. Annie no ve gran
cosa sino un porvenir amenazado al cual Valérie puede
poner fin haciendo sus maletas. Ese comienzo de la
película plantea el decorado de la intriga, pero también
nos indica que la clarividencia es una lectura de vida
presente y de futuro a breve plazo. No tiene el poder de
cambiar el curso de una vida si la persona interesada no
se convierte en protagonista de ese cambio.
Un día, de visita en la escuela de su hijo, al conocer a
Jessica la novia de Wayne, el director del colegio, Annie
percibe una imagen misteriosa y desagradable: los pies
de Jessica están sucios y mojados. Ya no está en fase
de recepción de sensaciones sino en la de imágenes
furtivas. Confundida, está inquieta y duda de sí misma.
Los eventos se precipitan y mientras recoge la ropa en
su jardín, se levanta el viento y ese cambio de tiempo
le llama la atención. En efecto, el director crea el
ambiente del cambio de estado de Annie que entra en
clarividencia mediúmnica pues, en ese momento, ve a
su abuela fallecida. En tiempo ordinario para el clarividente,
no se desarrolla a su alrededor ningún fenómeno
físico (por ejemplo: el cielo no se ensombrece, el viento
no se levanta). El cambio de estado del vidente es principalmente
psíquico y espiritual, es decir que su espíritu
acompañado por su periespíritu, inicia una salida
astral ligera y momentánea que facilita el intercambio
telepático de su espíritu con un espíritu desencarnado.
Así, Annie ve a su abuela venir hacia ella. La venida de
la anciana tiene dos objetivos: probarle a ella que realmente
ve a los espíritus y decirle que confíe en su intuición.
Esta prueba la reconforta y le permite responder a
la pregunta del padre de Jessica, entonces desaparecido,
que la solicita para “echar las cartas”. Comienza la sesión,
y muy pronto Annie describe lugares (árboles, estanque,
flores) a partir de tres cartas volteadas que muestran la
figura de la “ola” (cartas de Zener). Pero Annie oculta
su clarividencia, ¿por qué? Su entorno inmediato (el
padre, el novio de Jessica y el sheriff), no es propicio a la
sesión. En efecto, el sheriff tiene una actitud negativa; es
irónico e impaciente. Annie no desea ir más lejos, pues
siente la desconfianza que le impide concentrarse. Esta
escena nos indica que un clarividente necesita trabajar
en confianza recíproca con el entorno inmediato. Pero
el proceso está en marcha y Annie enlaza las manifestaciones.
Dormida, sueña con el lugar donde se encuentra
el cuerpo de Jessica; al despertar, tiene la visión del
cadáver de la joven dentro del agua, luego, al entrar en
su sala de baño, ve en su bañera al espíritu de Jessica
que llora y grita. Annie pasa de la percepción intuitiva de
los hechos a la visión real del espíritu en sufrimiento. La
escena siguiente mostrará a Jessica encontrada dentro
del estanque de Donnie que entonces es detenido y
juzgado por asesinato. Paralelamente, Buddy ha recobrado
la memoria. Sus recuerdos familiares le revelan
los abusos sexuales de los que fue víctima por parte de
su padre. El joven, en un ataque de locura, lo mata. Es
detenido e internado. La historia parece terminada.
Sin embargo, en el transcurso de una sesión de cartas
con Valérie, la mujer de Donnie, Annie “ve” que este
último no es el asesino. De nuevo, las imágenes y las
impresiones se encadenan hasta darle la certeza de
que el verdadero homicida de Jessica atentará contra
su vida, pues no quiere ser causa de un error judicial,
ella convence al abogado acusador para que vuelva a
abrir el expediente para que continúe la investigación.
Le habla de sus inquietudes al sheriff, a Wayne el novio
de Jessica y a su buena amiga Marie. Pero sus visiones
furtivas le hacen temer por su propia vida. ¿Cómo tiene
ella intuitivamente esas certezas? Se ha establecido la
telepatía entre ella y el asesino, pues sin quererlo, ella
ha señalado al verdadero asesino que ahora se siente
acorralado y quiere hacerla callar. En el camino que la
lleva a su domicilio, percibe furtivamente a Buddy. Sale
de su coche y lo llama, pero nada. Buddy ha desaparecido
tan rápido como apareció. Clarividencia simple y
clarividencia mediúmnica se entremezclan.
Se aproxima el desenlace. Wayne persuade a Annie de
que lo acompañe al lugar del crimen para que trate de
descubrir por clarividencia lo que realmente sucedió.
Annie y Wayne se dirigen al estanque de Donnie
Barksdale. ¿Quizás ya adivinaron lo que sigue, amigos
lectores? Wayne confiesa ser el verdadero asesino de
Jessica que, multiplicando a los amantes, quería romper
con él. En el lugar del crimen, trata de asesinar a Annie,
pero en el último momento, ella debe su sobrevivencia
a la intervención de Buddy que mata a Wayne con un
tronco. Buddy escapó del asilo. Le dice a Annie: “Ahora
soy libre”. Annie no comprende todo, pero el tiempo
apremia y ambos se entregan a la policía. Después de su
declaración, Annie comprueba que Buddy ha desapare-
Cate Blanchett et les cartes de Zener cido de nuevo.
Interrogando al sheriff, éste le dice que
es imposible que Buddy haya podido estar presente en
el estanque, pues algunas horas antes estaba colgado
en su celda. Annie se da cuenta entonces de que el
fantasma de Buddy se manifestó en el lugar del crimen,
salvándole la vida.
¿Pueden los espíritus intervenir en el curso de nuestras
vidas?
Sí, sin duda alguna, en forma intuitiva,
onírica o por comunicación directa gracias a la mediumnidad.
Los espíritus telépatas nos rodean, se manifiestan
e interfieren en nuestras vidas sin que lo sepamos.
¿Pueden manifestarse los espíritus fantasmalmente
y en forma tangible? Sí, eso es posible y los pioneros
del espiritismo, especialmente con los trabajos de
Gustave Geley en materia de ectoplasmia, demostraron
esa realidad.
¿Pueden los espíritus hacerse tan reales que hablen y
rían con nosotros, se hagan lo suficientemente tangibles
y palpables como para golpear a un hombre,
subir a un auto y todo ello por un largo tiempo, tal
y como lo muestra esta película fantástica?
No hay
respuesta afirmativa. Pero, ¿por qué, dirán ustedes?
La razón es simple, al no existir más el cuerpo físico,
sólo subsisten el espíritu y su periespíritu convertidos
en etéreos y por tanto invisibles. Para actuar en forma
tangible y palpable, moverse, intercambiar con los
humanos y por una cierta duración, la fuerza psíquica,
espiritual y moral a ser desplegada por parte del espíritu
deberá ser extremadamente potente a fin de que
actúe a voluntad sobre su periespíritu y provoque tal
fenómeno. El caso más conocido es el de Jesús que se
manifestó de ese modo a sus apóstoles, durante tres
días después de su muerte. En el caso que nos ocupa,
reconozcamos que esta extrapolación de la realidad
espírita es necesariamente novelesca para que todo
esté bien y termine bien.
Es una fortuna comprobar que en estos últimos veinte
años, se han creado decenas de películas con las facultades
mediúmnicas o psíquicas de los seres humanos,
como soporte. Estas películas son cada vez más numerosas
y ponen en escena de manera inteligente, esmerada
y sutil, fenómenos que, desde siempre, forman
parte de lo maravilloso y del misterio de la fe. A estos
guionistas cuya inspiración merece de ser destacada, no
podemos sino felicitarlas por ello y alentarlos a continuar
en esa dirección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario