UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

lunes, 24 de septiembre de 2012

FACULTADES PSÍQUICAS
por
CÉLINE PÊCHEUR
ALGUNAS MISIONES RELACIONADAS
CON EL REINO ANIMAL

Conocemos las posibilidades y las virtudes del magnetismo sobre
los seres humanos. Vamos a hablar ahora del magnetismo para
nuestros amigos, los animales.
Desde la noche de los tiempos, el reino de los animales y el de
los hombres evoluciona en forma paralela. El animal no tiene
como única función alimentar al hombre, es también fuente de
equilibrio y de bienestar para él, así como para la naturaleza que le
rodea. Los espíritus han venido con frecuencia a darnos mensajes
sobre este asunto, para que aprendamos a tener cuidado de esta
naturaleza a menudo descuidada y maltratada por el hombre, y
sin embargo tan importante para su supervivencia.
Desde hace muchos años, le hemos hecho múltiples preguntas al
espíritu sobre el reino de los animales y su evolución con respecto
a la nuestra. Se nos han propuesto algunos trabajos o “misiones”
relacionadas con los animales; misiones para la fauna y la flora,
pero también ayuda por el pensamiento, a fin de que ciertas
especies de aves no desaparezcan: “Las aves tienen un papel
esencial en el equilibrio armonioso de la naturaleza. Actualmente
ciertas especies están amenazadas, es necesario protegerlas. El ave
tiene una función beneficiosa sobre las cosechas por la destrucción
de insectos nocivos. Sin embargo, su función no se limita a eso, el
canto de las aves es una vibración, un mantra natural benéfico para
el equilibrio humano. Si ese canto llegara a desaparecer, se verían
aparecer entonces en muchos individuos desórdenes nerviosos y
depresivos”.
Extracto de mensajes de los espíritus sobre los animales y la
naturaleza:
“Existen diferencias entre el hombre y el mundo animal. Diferencia
necesaria por naturaleza entre vosotros, diferencia necesaria
por indispensable complementariedad armoniosa, tanto uno
como el otro reciben uno del otro. (…) El reino animal es una
necesidad dentro de la armonía de la naturaleza, una necesidad
equilibradora”.
Desde hace varios años, sabemos también que ciertos
magnetizadores pueden aliviar y curar a los animales por medio de
lo que el espíritu llama un “magnetismo dosificado”. En efecto, el
magnetismo humano es demasiado potente para los animales, es
preciso pues, actuar con un magnetismo adaptado a esa naturaleza,
un magnetismo dosificado. Hemos aprendido también por los
espíritus que todos los animales poseen en ellos esta energía,
que son capaces de “auto-curarse” por instinto magnético. Pero
para ciertas heridas o enfermedades, el magnetizador humano
puede intervenir, por supuesto si sabe que posee ese magnetismo
adaptado al mundo animal, exceptuado un solo caso: el cáncer.
Extracto de un mensaje de 1984: “El animal posee en sí el instinto
magnético y sigue siendo más sensible que el humano a los efluvios
de igual naturaleza. Es por eso que el magnetismo definido y
practicado en el plano humano es de una intensidad demasiado
fuerte para él. Ciertos hombres poseen un fluido magnético
dosificado y cuyos efluvios encajan en la recepción animal”.
En 1991, luego de una pregunta sobre el magnetismo animal,
el espíritu nos respondió esto: “Todos los animales son
magnetizadores. No hay excepción a la regla, el magnetismo
natural unido a la naturaleza animal se manifiesta dentro de
la fauna bajo todas las formas. Este magnetismo natural unido
a la naturaleza animal hace que esta naturaleza prevalezca en
lo que yo llamaría auto-curación. Los animales se cuidan entre
ellos; de alguna manera los animales tienen el reflejo, el instinto
magnético por frotamiento las más de las veces, por soplo a
veces, lamiéndose otras veces. Los animales, en contacto unos
con otros, viven su magnetismo cotidianamente, me atrevería
a decir casi a la hora, incluso a veces para ciertas especies al
minuto. Es pues cierto que los animales son magnetizadores,
pero también es cierto agregar, y esto es esencial, que
ese magnetismo, pertenece a ese solo género y a esa sola
naturaleza”.
Varios de nosotros, hemos recibido la misión de ayudar y aliviar
al reino animal. Nos reunimos regularmente para dispensar
nuestro magnetismo a los animales por intermedio de un
soporte fotográfico que nos es suministrado por los que tienen
animales de compañía sufriendo de diferentes patologías.
Trabajamos sobre estas fotos de la manera siguiente: en primer
lugar, tenemos cuidado de tener el máximo de información
sobre el animal en cuestión. Es evidente que nosotros no
reemplazamos al veterinario, todo lo contrario. Nuestra misión
es complementaria, aliviamos y tratamos de acelerar la curación
del animal paralelamente al tratamiento prescrito. Tratamos
varios casos como enfermedades y heridas diversas con
resultados certificados. Lo más frecuente es que tengamos casos
de animales viejos que sufren de artrosis, magnetizamos para
que el animal pueda retomar un poco de fuerza y energía pero
también para suprimir el dolor. Trabajamos principalmente sobre
fotos, como lo hemos señalado antes, porque hemos aprendido
igualmente, por el espíritu, que el magnetismo podía transmitirse
por este medio. El magnetismo es un fluido que se dirige como
el pensamiento y sabe llegar a la persona o el animal afectados.
El trabajo puede hacerse también directamente sobre el animal,
pero a menudo es más práctico actuar sobre foto.
He aquí algunos ejemplos de animales que hemos tenido la
oportunidad de aliviar.
Testimonio personal: hace 10 años, un día de invierno,
encontré en la calle un perro en muy mal estado que
siguió espontáneamente a mi perrita de quien creo, se
había enamorado. Lo llevé rápidamente al veterinario pues
parecía sufrir. Allí me enteré después del examen, de que
este perro ya era viejo, con más de 10 años, y había tenido
un pasado muy duro de maltratos a juzgar por todas sus
heridas y viejas fracturas mal soldadas. El veterinario trató
de aliviar sus dolores con varios tratamientos, analgésicos
y antiinflamatorios, pero las crisis de artrosis regresaban
sin cesar y cada vez más violentas. Un día, quiso aplicar la
eutanasia al perro, pensando que podía volverse peligroso,
habida cuenta de su pasado y su dolor. Pero ya me había
apegado mucho a él y sabía que no arriesgaba nada.
Entonces decidí magnetizarlo todos los días de crisis. Con
el transcurrir de los días en que lo magnetizaba, veía la
evolución. Cuanto más tiempo pasaba, más se espaciaban
las crisis, y sobre todo, el perro parecía no sufrir más.
Caminaba sin cojear y su pelvis quedaba cada vez menos
tiempo bloqueada. Esta historia de amor duró 9 años hasta
el momento en que partió sin dolor un día de primavera, a
la edad de 19 años. Espero haber traído a este animal, con
mi amor y mi magnetismo, todo lo que no había tenido
antes de su llegada a mi casa y también un fin de vida feliz
en familia y sin dolor.
Otro testimonio: recientemente, una amiga me pidió que fuera
a ver a su perra que estaba muy debilitada por la enfermedad
de Lyme contraída después de la picadura de una garrapata. Me
desplacé para ver a esta perra que, en efecto, parecía agotada a
pesar de su corta edad. La perra reaccionó de la manera menos
agradable en el momento en que empecé a magnetizarla;
efectivamente, el magnetismo a veces puede “calentar” y
revitalizar algunos dolores antes de calmarlos. Creo, a juzgar
por la reacción de la perra, que este fue el caso. No apreciaba
para nada lo que yo hacía, sus gruñidos eran muy claros. Decidí
entonces seguir prodigándole los cuidados por medio de una
foto, lo cual me pareció más prudente. A razón de dos veces
mínimo por semana, trabajé sobre su foto, pensando que
encontraba fuerza y energía, magnetizaba también las zonas
de su corazón para fortificarlo. Paralelamente, la perra seguía
un tratamiento homeopático suministrado por su veterinario,
sirviendo el magnetismo principalmente como acelerador y
fuente de energía suplementaria para el bienestar del animal.
Por las últimas noticias de su propietaria, la perra ha recuperado
la fuerza, el apetito y la energía.
Espero, con estos pocos ejemplos y explicaciones, haber
respondido a las eventuales preguntas que pudieran ustedes
hacer sobre el “magnetismo dosificado”, destinado al reino
animal; reino que nos aporta mucho de lo que la naturaleza
toda y la humanidad tanto necesitan; es una necesidad
recíproca, un amor compartido y tan importante para nuestra
moral e igualmente para nuestra moralidad, pues aprender a
vivir con todos los reinos en mutuo respeto, parece ser el buen
camino para la evolución de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario