UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

 
         DECLARAÇÃO FINAL DO XXI CONGRESSO ESPÍRITA PAN-AMERICANO
 
 
 
CARTA DE SANTOS 
 
 
 
          Os participantes do XXI Congresso Espírita Pan-Americano, da CEPA, que teve como tema central “Perspectivas Contemporâneas da Teoria Espírita da Reencarnação”, realizado na cidade de Santos, São Paulo, Brasil, de 5 a 9 de setembro de 2012, emitem a presente Declaração, a partir de propostas, ideias e conceitos expostos e debatidos no referido evento:
 
  1. As estatísticas demonstram que a crença na reencarnação ou sua aceitação como hipótese científico-filosófica ganha expansão em todos os continentes, independentemente das tradições culturais e religiosas de seus respectivos povos e nações.
  2. Episódios cada vez mais frequentes de recordações espontâneas de prováveis vidas passadas, especialmente em crianças, assim como o emprego de hipnoses regressivas e experiências mediúnicas acessando presumíveis vidas anteriores à atual existência física, oferecem hoje rico manancial de estudos apto a fornecer suporte fático à teoria reencarnacionista.
  3. A aceitação da hipótese palingenésica, especialmente a partir da perspectiva racional e filosófica, apoiada em indícios e/ou evidências que se verificam no campo da ciência experimental, vem ao encontro das propostas fundamentais do Espiritismo, enunciadas nas obras básicas de Allan Kardec e em obras complementares de filósofos, cientistas, estudiosos, escritores e pensadores que, depois dele, vêm desenvolvendo a teoria espírita numa perspectiva progressista, laica e livre-pensadora. 
  4. Como resultado desse sério e fecundo labor, é possível, no presente estágio cultural da Humanidade, apresentar a teoria reencarnacionista espírita como um novo paradigma filosófico e científico a merecer a apreciação, o estudo, o aprofundamento da pesquisa e a aplicação prática em todas as áreas do conhecimento e do agir humano.
  5. Para que a teoria espírita da reencarnação possa, efetivamente, ser assimilada como um novo paradigma filosófico e científico, entretanto, será mister oferecê-la à cultura humana, não mais como um artigo de fé religiosa, mas como conhecimento capaz de dotar o indivíduo e a sociedade de responsabilidade pessoal e coletiva  sobre o progresso individual e social.
  6. Sublinhe-se que, a partir da visão genuinamente espírita, a reencarnação não é um fim em si mesmo. Ao contrário, é um meio idôneo, necessário, insubstituível, inserido em um processo multifacetado, dinâmico, parte integrante que é dos mecanismos da evolução, princípio científico consagrado pela modernidade.
  7. À luz da filosofia espírita, a reencarnação pode ser vista como poderoso instrumento de busca da justiça social, reduzindo, progressivamente, as desigualdades e injustiças sociais. Estas jamais devem ser interpretadas como decorrentes de suposta vontade divina, mas como resultado do orgulho, do egoísmo e do desrespeito às leis naturais. A proposta ética espírita combate esses vícios humanos e contribui com a construção de uma sociedade mais justa e solidária.
  8. Diferentemente de antigas crenças, como a da metempsicose, ou de algumas concepções ainda vigentes em doutrinas reencarnacionistas que se dizem inspiradas no cristianismo, no hinduísmo ou em outras concepções religiosas do mundo atual, a palingênese espírita defende que o espírito reencarna para progredir e não para resgatar culpas. Por isso mesmo, a visão reencarnacionista espírita é essencialmente pedagógica, exercendo importante papel na progressiva educação do espírito imortal.
  9. Plenamente inseridos nas propostas contemporâneas em favor da preservação dos recursos naturais indispensáveis à vida saudável presente e futura, os espíritas devem envidar constantes esforços em prol de uma teoria espírita reencarnacionista sustentável, apta a contribuir para a conscientização da Humanidade no sentido de evitar o consumismo exagerado e a falsa prosperidade.
  10.  A visão palingenésica espírita, enfim, liberta o espírito do dogmatismo religioso e de quaisquer posturas sectárias. Construída a partir das propostas contidas na obra de Allan Kardec e de seus interlocutores espirituais, e permanentemente aperfeiçoável pela contribuição progressista e livre-pensadora que resulta do intercâmbio entre a Huanidade encarnada e desencarnada, é, no entender dos espíritas aqui reunidos, eficiente instrumento de autoconhecimento, de educação e de progresso ético individual e coletivo. Afinada com as leis naturais, especialmente com os valores de Justiça, Amor e Caridade, que as sintetiza, a reencarnação, tal como sistematizada na teoria espírita, contém, dessa forma, elementos de convicção científicos, filosóficos e éticos de caráter universal. Graças à sua visão reencarnacionista, fundada na evolução e no progresso, pode o Espiritismo oferecer à Humanidade, nesta quadra da História, um novo paradigma capaz de aproximar culturas e irmanar povos, em favor do Progresso, da Paz e da Fraternidade. 
                                                                                                                                                                                                         
                     
                                                                                                                                                                                                           Santos, São Paulo, Brasil, 9 de Setembro de 2012. 
 
 
 
    
 DECLARACIÓN FINAL DEL XXI CONGRESO ESPÍRITA PANAMERICANO
 
 
CARTA DE SANTOS
 
 
Los participantes del XXI Congreso Espírita Panamericano de CEPA, que tuvo como tema central Perspectivas Contemporáneas de la Teoría Espírita de la Reencarnación, realizado en la ciudad de Santos, San Pablo, Brasil, del 5 al 9 de Setiembre de 2012, emiten la presente Declaración, a partir de propuestas, ideas y conceptos expuestos y debatidos en el referido evento:
 
  1. Las estadísticas demuestran que la creencia en la reencarnación o su aceptación como hipótesis científico-filosófica gana expansión en todos los continentes, independientemente de las tradiciones culturales y religiosas de sus respectivos pueblos y naciones.
  2. Episodios cada vez más frecuentes de recuerdos espontáneos de probables vidas pasadas, especialmente en niños, así como el uso de la hipnosis regresiva y  experiencias mediúmnicas que acceden a presuntas vidas anteriores de la actual existencia física, ofrecen hoy un rico manantial  de estudios aptos para fortalecer fácticamente la teoría reencarnacionista.
  3. La aceptación de la hipótesis palingenésica, especialmente a partir de la perspectiva racional y filosófica, apoyada en indicios y/o evidencias que se verifican en el campo de la ciencia experimental, vienen al encuentro de las propuestas fundamentales del Espiritismo, enunciadas en las obras básicas de Allan Kardec y en obras complementarias de filósofos, científicos, estudiosos, escritores y pensadores que, después de él, vienen desarrollando una teoría espírita con una perspectiva progresista, laica y libre-pensadora.
  4. Como resultado de esta seria y fecunda labor, es posible, en el presente estadio cultural de la humanidad, presentar la teoría reencarnacionista espírita como un nuevo paradigma filosófico y científico que merece la valoración, el estudio, la profundización de la investigación y la aplicación práctica en todas las áreas del conocimiento y del hacer humano.
  5. Para que la teoría espírita de la reencarnación pueda, efectivamente, ser asimilada como un nuevo paradigma filosófico y científico, entretanto, será necesario ofrecerlo a la cultura humana, no como un dogma religioso, sino como un conocimiento capaz de dotar al individuo y a la sociedad de responsabilidad personal y colectiva sobre el progreso individual y social.
  6. Resáltese que, a partir de la visión genuinamente espírita, la rencarnación no es un fin en sí misma. Al contrario, es un medio idóneo, necesario, insustituible, incluido en un proceso multifacético, dinámico, ya que es parte integrante de los mecanismos de la evolución, principio científico consagrado por la modernidad;
  7. A la luz de la filosofía espírita, la rencarnación puede ser vista como un poderoso instrumento de búsqueda de la justicia social, reduciendo, progresivamente, las desigualdades y las injusticias sociales. Éstas, jamás deben ser interpretadas como consecuencias de una presunta voluntad divina, sino como resultado del orgullo, del egoísmo y del menosprecio de las leyes naturales, a partir de las cuales, se estructura la propuesta ética espírita.
  8.  A diferencia de antiguas creencias, como la metempsicosis, o de algunas concepciones todavía vigentes en doctrinas reencarnacionistas que se dicen inspiradas en el cristianismo, en el hinduismo o en otras concepciones religiosas del mundo actual, la palingenesia espírita defiende que el espíritu reencarna para progresar y no para pagar culpas. Por esto, la visión reencarnacionista espírita es esencialmente pedagógica, ejerciendo un importante rol en la progresiva educación del espíritu inmortal.
  9. Plenamente identificados con las propuestas contemporáneas de preservación de los recursos naturales indispensables para la vida saludable presente y futura, los espíritas deben promover constantes esfuerzos en pro de una teoría espírita reencarnacionista sustentable, capaz de contribuir a la concientización de la Humanidad en el sentido de evitar el consumismo excesivo y la falsa prosperidad.
  10. La visión palingenésica espírita, en fin, libera al espíritu del dogmatismo religioso y de cualquier postura sectárea. Construidas a partir de las propuestas contenidas en la obra de Allan Kardec y de sus interlocutores espirituales, y permanentemente perfeccionable por la contribución progresista y libre-pensadora que resulta del intercambio entre la Humanidad encarnada y desencarnada, es , al entender de los espíritas aquí reunidos, eficiente instrumento de autoconocimiento, de educación y de progreso ético individual y colectivo. Identificada con las leyes naturales, especialmente con los valores de Justicia, Amor y Caridad, que la sintetiza, la rencarnación, tal como fue sistematizada en la teoría espírita, contiene, de esta forma, elementos de convicción científica, filosófica y ética de carácter universal. Gracias a su visión reencarnacionista, basada en la evolución y el progreso, puede el espiritismo ofrecer a la humanidad, en este momento histórico, un nuevo paradigma capaz de acercar culturas y hermanar pueblos, en favor del Progreso, la Paz y la Fraternidad.
 
Santos, São Paulo, Brasil, 9 de Setembro de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario