UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

lunes, 24 de septiembre de 2012

FACULTADES PSÍQUICAS
por
CÉLINE PÊCHEUR
ALGUNAS MISIONES RELACIONADAS
CON EL REINO ANIMAL

Conocemos las posibilidades y las virtudes del magnetismo sobre
los seres humanos. Vamos a hablar ahora del magnetismo para
nuestros amigos, los animales.
Desde la noche de los tiempos, el reino de los animales y el de
los hombres evoluciona en forma paralela. El animal no tiene
como única función alimentar al hombre, es también fuente de
equilibrio y de bienestar para él, así como para la naturaleza que le
rodea. Los espíritus han venido con frecuencia a darnos mensajes
sobre este asunto, para que aprendamos a tener cuidado de esta
naturaleza a menudo descuidada y maltratada por el hombre, y
sin embargo tan importante para su supervivencia.
Desde hace muchos años, le hemos hecho múltiples preguntas al
espíritu sobre el reino de los animales y su evolución con respecto
a la nuestra. Se nos han propuesto algunos trabajos o “misiones”
relacionadas con los animales; misiones para la fauna y la flora,
pero también ayuda por el pensamiento, a fin de que ciertas
especies de aves no desaparezcan: “Las aves tienen un papel
esencial en el equilibrio armonioso de la naturaleza. Actualmente
ciertas especies están amenazadas, es necesario protegerlas. El ave
tiene una función beneficiosa sobre las cosechas por la destrucción
de insectos nocivos. Sin embargo, su función no se limita a eso, el
canto de las aves es una vibración, un mantra natural benéfico para
el equilibrio humano. Si ese canto llegara a desaparecer, se verían
aparecer entonces en muchos individuos desórdenes nerviosos y
depresivos”.
Extracto de mensajes de los espíritus sobre los animales y la
naturaleza:
“Existen diferencias entre el hombre y el mundo animal. Diferencia
necesaria por naturaleza entre vosotros, diferencia necesaria
por indispensable complementariedad armoniosa, tanto uno
como el otro reciben uno del otro. (…) El reino animal es una
necesidad dentro de la armonía de la naturaleza, una necesidad
equilibradora”.
Desde hace varios años, sabemos también que ciertos
magnetizadores pueden aliviar y curar a los animales por medio de
lo que el espíritu llama un “magnetismo dosificado”. En efecto, el
magnetismo humano es demasiado potente para los animales, es
preciso pues, actuar con un magnetismo adaptado a esa naturaleza,
un magnetismo dosificado. Hemos aprendido también por los
espíritus que todos los animales poseen en ellos esta energía,
que son capaces de “auto-curarse” por instinto magnético. Pero
para ciertas heridas o enfermedades, el magnetizador humano
puede intervenir, por supuesto si sabe que posee ese magnetismo
adaptado al mundo animal, exceptuado un solo caso: el cáncer.
Extracto de un mensaje de 1984: “El animal posee en sí el instinto
magnético y sigue siendo más sensible que el humano a los efluvios
de igual naturaleza. Es por eso que el magnetismo definido y
practicado en el plano humano es de una intensidad demasiado
fuerte para él. Ciertos hombres poseen un fluido magnético
dosificado y cuyos efluvios encajan en la recepción animal”.
En 1991, luego de una pregunta sobre el magnetismo animal,
el espíritu nos respondió esto: “Todos los animales son
magnetizadores. No hay excepción a la regla, el magnetismo
natural unido a la naturaleza animal se manifiesta dentro de
la fauna bajo todas las formas. Este magnetismo natural unido
a la naturaleza animal hace que esta naturaleza prevalezca en
lo que yo llamaría auto-curación. Los animales se cuidan entre
ellos; de alguna manera los animales tienen el reflejo, el instinto
magnético por frotamiento las más de las veces, por soplo a
veces, lamiéndose otras veces. Los animales, en contacto unos
con otros, viven su magnetismo cotidianamente, me atrevería
a decir casi a la hora, incluso a veces para ciertas especies al
minuto. Es pues cierto que los animales son magnetizadores,
pero también es cierto agregar, y esto es esencial, que
ese magnetismo, pertenece a ese solo género y a esa sola
naturaleza”.
Varios de nosotros, hemos recibido la misión de ayudar y aliviar
al reino animal. Nos reunimos regularmente para dispensar
nuestro magnetismo a los animales por intermedio de un
soporte fotográfico que nos es suministrado por los que tienen
animales de compañía sufriendo de diferentes patologías.
Trabajamos sobre estas fotos de la manera siguiente: en primer
lugar, tenemos cuidado de tener el máximo de información
sobre el animal en cuestión. Es evidente que nosotros no
reemplazamos al veterinario, todo lo contrario. Nuestra misión
es complementaria, aliviamos y tratamos de acelerar la curación
del animal paralelamente al tratamiento prescrito. Tratamos
varios casos como enfermedades y heridas diversas con
resultados certificados. Lo más frecuente es que tengamos casos
de animales viejos que sufren de artrosis, magnetizamos para
que el animal pueda retomar un poco de fuerza y energía pero
también para suprimir el dolor. Trabajamos principalmente sobre
fotos, como lo hemos señalado antes, porque hemos aprendido
igualmente, por el espíritu, que el magnetismo podía transmitirse
por este medio. El magnetismo es un fluido que se dirige como
el pensamiento y sabe llegar a la persona o el animal afectados.
El trabajo puede hacerse también directamente sobre el animal,
pero a menudo es más práctico actuar sobre foto.
He aquí algunos ejemplos de animales que hemos tenido la
oportunidad de aliviar.
Testimonio personal: hace 10 años, un día de invierno,
encontré en la calle un perro en muy mal estado que
siguió espontáneamente a mi perrita de quien creo, se
había enamorado. Lo llevé rápidamente al veterinario pues
parecía sufrir. Allí me enteré después del examen, de que
este perro ya era viejo, con más de 10 años, y había tenido
un pasado muy duro de maltratos a juzgar por todas sus
heridas y viejas fracturas mal soldadas. El veterinario trató
de aliviar sus dolores con varios tratamientos, analgésicos
y antiinflamatorios, pero las crisis de artrosis regresaban
sin cesar y cada vez más violentas. Un día, quiso aplicar la
eutanasia al perro, pensando que podía volverse peligroso,
habida cuenta de su pasado y su dolor. Pero ya me había
apegado mucho a él y sabía que no arriesgaba nada.
Entonces decidí magnetizarlo todos los días de crisis. Con
el transcurrir de los días en que lo magnetizaba, veía la
evolución. Cuanto más tiempo pasaba, más se espaciaban
las crisis, y sobre todo, el perro parecía no sufrir más.
Caminaba sin cojear y su pelvis quedaba cada vez menos
tiempo bloqueada. Esta historia de amor duró 9 años hasta
el momento en que partió sin dolor un día de primavera, a
la edad de 19 años. Espero haber traído a este animal, con
mi amor y mi magnetismo, todo lo que no había tenido
antes de su llegada a mi casa y también un fin de vida feliz
en familia y sin dolor.
Otro testimonio: recientemente, una amiga me pidió que fuera
a ver a su perra que estaba muy debilitada por la enfermedad
de Lyme contraída después de la picadura de una garrapata. Me
desplacé para ver a esta perra que, en efecto, parecía agotada a
pesar de su corta edad. La perra reaccionó de la manera menos
agradable en el momento en que empecé a magnetizarla;
efectivamente, el magnetismo a veces puede “calentar” y
revitalizar algunos dolores antes de calmarlos. Creo, a juzgar
por la reacción de la perra, que este fue el caso. No apreciaba
para nada lo que yo hacía, sus gruñidos eran muy claros. Decidí
entonces seguir prodigándole los cuidados por medio de una
foto, lo cual me pareció más prudente. A razón de dos veces
mínimo por semana, trabajé sobre su foto, pensando que
encontraba fuerza y energía, magnetizaba también las zonas
de su corazón para fortificarlo. Paralelamente, la perra seguía
un tratamiento homeopático suministrado por su veterinario,
sirviendo el magnetismo principalmente como acelerador y
fuente de energía suplementaria para el bienestar del animal.
Por las últimas noticias de su propietaria, la perra ha recuperado
la fuerza, el apetito y la energía.
Espero, con estos pocos ejemplos y explicaciones, haber
respondido a las eventuales preguntas que pudieran ustedes
hacer sobre el “magnetismo dosificado”, destinado al reino
animal; reino que nos aporta mucho de lo que la naturaleza
toda y la humanidad tanto necesitan; es una necesidad
recíproca, un amor compartido y tan importante para nuestra
moral e igualmente para nuestra moralidad, pues aprender a
vivir con todos los reinos en mutuo respeto, parece ser el buen
camino para la evolución de todos.
ARTIGOS
O Papa e o laicismo, por Milton R. Medran Moreira*
Nothing to kill or die for, no religion too. (John Lennon)

Andou muito bem o papa Bento XVI, em sua recente visita ao Oriente Médio, pedindo se respeite, ali, a liberdade religiosa e defendendo o laicismo por ele adjetivado como “saudável”.

Por muito tempo, a Igreja condenou com veemência tanto a liberdade de crença quanto a laicidade da sociedade e do Estado. E não faz tanto tempo assim. Não precisamos retroceder à Idade Média e aos tempos em que vigorava, incontestavelmente soberana, a teocracia religiosa no Ocidente. Todo o século 19 e boa parte do há pouco findo século 20 serviram de cenário para uma tenaz luta da Santa Sé contra esses princípios, de origem secular. Em 1832, o papa Gregório XVI, na encíclica Mirari vos, chamava a liberdade de consciência de “pestilenta”, denunciando que essa postulação do mundo liberal abriria caminho à perigosa introdução da “liberdade plena de opinião” e ao desenvolvimento das falsas religiões. Outra loucura, para ele, era a separação entre Estado e Igreja. Atrás disso, dizia, sobreviriam as maiores desgraças para as nações e para a fé. Essas mesmas ideias foram repetidas em sucessivas encíclicas de Pio IX e Pio X. O indiferentismo religioso, o laicismo, o relativismo em matéria de fé, o naturalismo e todas as liberdades de pensar, de crer ou deixar de crer, foram condenados com expressões arrasadoras, nas bulas e encíclicas papais do mundo moderno e contemporâneo. Na base dessas posições estava a ideia de que sem religião – ou, mais precisamente, sem a única religião verdadeira – não há moral, não há ética, não se sustenta uma sociedade saudável.

Acho que é a primeira vez que um sumo pontífice romano, nesse sermão pronunciado no Líbano (14/9/2012), agrega ao substantivo laicismo o adjetivo saudável. Mesmo deixando espaço ao entendimento de que existem outras formas de laicismo condenáveis, ou seja, aquelas que se ocupam de combater as crenças de cada um, fica expresso o reconhecimento de que laicidade não é sinônimo de imoralidade. É quase o reconhecimento explícito de que, com ou sem religião, há no ser humano uma vocação natural para o bem, para a ética, para o justo, para o progresso. Defendendo o pluralismo religioso, o Papa afina seu discurso com a modernidade. Mais do que isso, acenando para a prática do laicismo, reconhece que onde crenças religiosas se arvoram em juízes das atitudes humanas descamba-se para graves violações aos direitos humanos.. Não é por outra razão que o fundamentalismo religioso é o responsável, hoje, como o foi ao curso de toda a História, por nossas mais cruéis tragédias.

O mundo fica melhor na medida em que sua gestão política e social se liberta da tutela religiosa. Isso não significa divorciar-se da espiritualidade ou rejeitá-la. Só com o respeito ao pluralismo, às liberdades individuais e políticas pode-se desenvolver a genuína espiritualidade. O autêntico laicismo sempre é saudável porque, sem combater crenças individuais, admite a existência de uma gama infinita de formas de interpretar o divino e o humano, a consciência e o universo, buscando, no conjunto de tudo, o sentido da vida.

Paradoxalmente, aqueles mesmos que, ainda ontem, rebelaram-se contra a vitória do laicismo sobre a ditadura da fé reconhecem, agora, que só numa sociedade genuinamente laica há espaço para vicejarem e crescerem os verdadeiros valores do espírito. Sinal dos tempos! Bons sinais. Plenamente concordes com a sentença de Jesus de Nazaré, segundo quem “o espírito sopra onde quer”. O que se pode ver é que, cada vez mais, espiritualidade passa a ser sinônimo de humanismo. Migra do inescrutável reinado do mistério e do dogma para o terreno aberto e democrático das experiências humanas contra cuja corrente, quase sempre, se posicionaram as castas sacerdotais. É a força do espírito livre, centelha divina presente no homem. A ela tudo um dia se há de conformar. Inclusive as religiões, quando compreenderem que o verdadeiramente sagrado é o natural. Não o sobrenatural.
*Advogado e jornalista, presidente do Centro Cultural Espírita de Porto Alegre
*      

º Bianca  Medran Moreira° 

--

viernes, 14 de septiembre de 2012

NIÑOS Y VIDAS PASADAS Carol Bowman ¡Madre, fue en un lugar así donde morí! (Palabras dichas por una niña que murió ahogada en otra vida, al pasar por un puente). ¡Mi otra madre negra usaba un delantal así!" (Observación hecha al mirar su madre cocinando) ¡Voy a entrar a un Convento. No soy Elspeth ahora. Soy Rosa y voy a ser la Hermana Teresa Gregorio! (Estas fueron las primeras palabras pronunciadas por Elspeth, a los 18 meses de edad, proveniente de una familia no católica). ¡Madre, a veces estoy bien contigo, y a veces te odio! (Palabras dichas por un niño abaleado en otra vida, quien pensaba que su madre no se esforzó lo suficiente para salvarlo) Carol Bowman, en este libro, relata su experiencia personal, al descubrir en traumas de vidas pasadas, el origen de inexplicables fobias de sus hijos. Estimulada, comienza a investigar recuerdos de vidas pasadas en otros niños, buscando casos en la Literatura y entrevistando padres. Al percibir la gran dificultad que los padres tenían, al enfrentarse con experiencias de recuerdos espontáneos de vidas pasadas de sus hijos, decidió escribir este libro, donde aborda, entre otras cosas, consejos prácticos, para que los padres puedan saber cómo actuar o reaccionar ante estas situaciones, para poder ayudar al "pasaje" total de los niños para la vida actual, muchas veces, consiguiendo curas de problemas importantes. Dividió en 4 las señales más comunes que aparecen en niños que recuerdan sus vidas pasadas; y que no necesariamente suceden al mismo tiempo. 1)Tono de voz natural Los recuerdos espontáneos, más comunes entre los 3 y 7 años, acostumbran ocurrir en períodos de relajación, como al andar en un automóvil, durante el baño, cuando están con sueño. El humor puede variar, pero el tono de voz y el modo de hablar son siempre directos y naturales. Están relatando algo que recuerdan como si hubiera ocurrido la semana o el mes pasado. Pueden usar palabras que no pertenezcan a su vocabulario habitual, o hablar con más fluidez y/o confianza. Acostumbran aparentar paz o calma en el rostro, o tener la mirada perdida. 2) Mantener el relato por todo el tiempo No hay cambios significativos en la historia, pero pueden ser adicionados detalles, mientras el niño aprende a hablar mejor o acordarse de más cosas. 3) Conocimiento superior a su experiencia Los niños pueden hablar de cosas, que los padres saben que no tuvieron oportunidad de aprender o de tomar conocimiento; pueden hablar en un idioma desconocido por la familia (hay un caso de gemelos que hablaban arameo entre sí); cuando cuentan la historia, hablan desde su punto de vista, como, por ejemplo, lo que veían al ahogarse, o al ser atropellados. 4) Comportamiento y/o señales correspondientes Fobias, habilidades espontáneas, talentos inusitados, marcas de nacimiento, defectos físicos, fuertes afinidades por culturas diferentes, o por otra época, aversiones inexplicables. Pueden presentar recuerdos de puntos de referencia de lugares en que nunca estuvieron. Los gatillos que hacen disparar los recuerdos espontáneos pueden ser de los más variados: sonidos, olores, sabores, acontecimientos traumáticos, fotografías, filmes, visión de sangre. Qué podrían hacer los padres para ayudar? - Mantener la calma - Proteger sus sentimientos - Distinguir entre fantasías y recuerdos verdaderos - Permitir que las emociones afloren naturalmente - Esclarecer con cariño lo que es pasado y lo que es presente (el shock de una muerte traumática y/o súbita puede congelar una parte de la conciencia de una vida pasada) - Darle la garantía que está en otra vida ahora, con un nuevo cuerpo y que es amado - Hacer un registro de los recuerdos; puede ser útil para los propios niños más tarde, o para los otros padres. Soñando con el pasado Un texto médico tibetano del siglo XI registra que los recuerdos de vidas pasadas comienzan en la 26ª semana intrauterina; las evidencias médicas actuales confirman que, en esta fase de la gestación, ya hay evidencias de sueño REM (característico de los periodos de sueño). Para saber si el sueño puede ser un recuerdo de una vida pasada, además de las 4 señales anteriores, la autora describe 3 adicionales. El sueño puede ser: 1) Vívido y coherente – Deja una impresión profunda, y su historia es coherente y realista. 2) Recurrente – Hay relatos de sueños y/o pesadillas, que acompañan a las personas hasta la edad adulta. 3) Otra identidad - Quien sueña puede sentirse como otra persona, en otro tiempo y lugar, hablar lenguas diferentes durante los sueños. Algunas pesadillas (inclusive, tal vez, castañeteo de dientes y terrores nocturnos) recurrentes pueden ser recuerdos de vidas pasadas que representan un gran potencial de cura para su vida actual. Si el niño/niña habla sobre las pesadillas al estar despierto/a, la pesadilla puede ser tratada como un recuerdo espontáneo de su vida pasada. Nuestra tarea, como adultos, es básicamente respetar estas experiencias, (nuestros hijos pueden ser almas antiguas habitando cuerpos infantiles) Adaptación: Oswaldo E. Porras Dorta __._,_.___

miércoles, 12 de septiembre de 2012

 
         DECLARAÇÃO FINAL DO XXI CONGRESSO ESPÍRITA PAN-AMERICANO
 
 
 
CARTA DE SANTOS 
 
 
 
          Os participantes do XXI Congresso Espírita Pan-Americano, da CEPA, que teve como tema central “Perspectivas Contemporâneas da Teoria Espírita da Reencarnação”, realizado na cidade de Santos, São Paulo, Brasil, de 5 a 9 de setembro de 2012, emitem a presente Declaração, a partir de propostas, ideias e conceitos expostos e debatidos no referido evento:
 
  1. As estatísticas demonstram que a crença na reencarnação ou sua aceitação como hipótese científico-filosófica ganha expansão em todos os continentes, independentemente das tradições culturais e religiosas de seus respectivos povos e nações.
  2. Episódios cada vez mais frequentes de recordações espontâneas de prováveis vidas passadas, especialmente em crianças, assim como o emprego de hipnoses regressivas e experiências mediúnicas acessando presumíveis vidas anteriores à atual existência física, oferecem hoje rico manancial de estudos apto a fornecer suporte fático à teoria reencarnacionista.
  3. A aceitação da hipótese palingenésica, especialmente a partir da perspectiva racional e filosófica, apoiada em indícios e/ou evidências que se verificam no campo da ciência experimental, vem ao encontro das propostas fundamentais do Espiritismo, enunciadas nas obras básicas de Allan Kardec e em obras complementares de filósofos, cientistas, estudiosos, escritores e pensadores que, depois dele, vêm desenvolvendo a teoria espírita numa perspectiva progressista, laica e livre-pensadora. 
  4. Como resultado desse sério e fecundo labor, é possível, no presente estágio cultural da Humanidade, apresentar a teoria reencarnacionista espírita como um novo paradigma filosófico e científico a merecer a apreciação, o estudo, o aprofundamento da pesquisa e a aplicação prática em todas as áreas do conhecimento e do agir humano.
  5. Para que a teoria espírita da reencarnação possa, efetivamente, ser assimilada como um novo paradigma filosófico e científico, entretanto, será mister oferecê-la à cultura humana, não mais como um artigo de fé religiosa, mas como conhecimento capaz de dotar o indivíduo e a sociedade de responsabilidade pessoal e coletiva  sobre o progresso individual e social.
  6. Sublinhe-se que, a partir da visão genuinamente espírita, a reencarnação não é um fim em si mesmo. Ao contrário, é um meio idôneo, necessário, insubstituível, inserido em um processo multifacetado, dinâmico, parte integrante que é dos mecanismos da evolução, princípio científico consagrado pela modernidade.
  7. À luz da filosofia espírita, a reencarnação pode ser vista como poderoso instrumento de busca da justiça social, reduzindo, progressivamente, as desigualdades e injustiças sociais. Estas jamais devem ser interpretadas como decorrentes de suposta vontade divina, mas como resultado do orgulho, do egoísmo e do desrespeito às leis naturais. A proposta ética espírita combate esses vícios humanos e contribui com a construção de uma sociedade mais justa e solidária.
  8. Diferentemente de antigas crenças, como a da metempsicose, ou de algumas concepções ainda vigentes em doutrinas reencarnacionistas que se dizem inspiradas no cristianismo, no hinduísmo ou em outras concepções religiosas do mundo atual, a palingênese espírita defende que o espírito reencarna para progredir e não para resgatar culpas. Por isso mesmo, a visão reencarnacionista espírita é essencialmente pedagógica, exercendo importante papel na progressiva educação do espírito imortal.
  9. Plenamente inseridos nas propostas contemporâneas em favor da preservação dos recursos naturais indispensáveis à vida saudável presente e futura, os espíritas devem envidar constantes esforços em prol de uma teoria espírita reencarnacionista sustentável, apta a contribuir para a conscientização da Humanidade no sentido de evitar o consumismo exagerado e a falsa prosperidade.
  10.  A visão palingenésica espírita, enfim, liberta o espírito do dogmatismo religioso e de quaisquer posturas sectárias. Construída a partir das propostas contidas na obra de Allan Kardec e de seus interlocutores espirituais, e permanentemente aperfeiçoável pela contribuição progressista e livre-pensadora que resulta do intercâmbio entre a Huanidade encarnada e desencarnada, é, no entender dos espíritas aqui reunidos, eficiente instrumento de autoconhecimento, de educação e de progresso ético individual e coletivo. Afinada com as leis naturais, especialmente com os valores de Justiça, Amor e Caridade, que as sintetiza, a reencarnação, tal como sistematizada na teoria espírita, contém, dessa forma, elementos de convicção científicos, filosóficos e éticos de caráter universal. Graças à sua visão reencarnacionista, fundada na evolução e no progresso, pode o Espiritismo oferecer à Humanidade, nesta quadra da História, um novo paradigma capaz de aproximar culturas e irmanar povos, em favor do Progresso, da Paz e da Fraternidade. 
                                                                                                                                                                                                         
                     
                                                                                                                                                                                                           Santos, São Paulo, Brasil, 9 de Setembro de 2012. 
 
 
 
    
 DECLARACIÓN FINAL DEL XXI CONGRESO ESPÍRITA PANAMERICANO
 
 
CARTA DE SANTOS
 
 
Los participantes del XXI Congreso Espírita Panamericano de CEPA, que tuvo como tema central Perspectivas Contemporáneas de la Teoría Espírita de la Reencarnación, realizado en la ciudad de Santos, San Pablo, Brasil, del 5 al 9 de Setiembre de 2012, emiten la presente Declaración, a partir de propuestas, ideas y conceptos expuestos y debatidos en el referido evento:
 
  1. Las estadísticas demuestran que la creencia en la reencarnación o su aceptación como hipótesis científico-filosófica gana expansión en todos los continentes, independientemente de las tradiciones culturales y religiosas de sus respectivos pueblos y naciones.
  2. Episodios cada vez más frecuentes de recuerdos espontáneos de probables vidas pasadas, especialmente en niños, así como el uso de la hipnosis regresiva y  experiencias mediúmnicas que acceden a presuntas vidas anteriores de la actual existencia física, ofrecen hoy un rico manantial  de estudios aptos para fortalecer fácticamente la teoría reencarnacionista.
  3. La aceptación de la hipótesis palingenésica, especialmente a partir de la perspectiva racional y filosófica, apoyada en indicios y/o evidencias que se verifican en el campo de la ciencia experimental, vienen al encuentro de las propuestas fundamentales del Espiritismo, enunciadas en las obras básicas de Allan Kardec y en obras complementarias de filósofos, científicos, estudiosos, escritores y pensadores que, después de él, vienen desarrollando una teoría espírita con una perspectiva progresista, laica y libre-pensadora.
  4. Como resultado de esta seria y fecunda labor, es posible, en el presente estadio cultural de la humanidad, presentar la teoría reencarnacionista espírita como un nuevo paradigma filosófico y científico que merece la valoración, el estudio, la profundización de la investigación y la aplicación práctica en todas las áreas del conocimiento y del hacer humano.
  5. Para que la teoría espírita de la reencarnación pueda, efectivamente, ser asimilada como un nuevo paradigma filosófico y científico, entretanto, será necesario ofrecerlo a la cultura humana, no como un dogma religioso, sino como un conocimiento capaz de dotar al individuo y a la sociedad de responsabilidad personal y colectiva sobre el progreso individual y social.
  6. Resáltese que, a partir de la visión genuinamente espírita, la rencarnación no es un fin en sí misma. Al contrario, es un medio idóneo, necesario, insustituible, incluido en un proceso multifacético, dinámico, ya que es parte integrante de los mecanismos de la evolución, principio científico consagrado por la modernidad;
  7. A la luz de la filosofía espírita, la rencarnación puede ser vista como un poderoso instrumento de búsqueda de la justicia social, reduciendo, progresivamente, las desigualdades y las injusticias sociales. Éstas, jamás deben ser interpretadas como consecuencias de una presunta voluntad divina, sino como resultado del orgullo, del egoísmo y del menosprecio de las leyes naturales, a partir de las cuales, se estructura la propuesta ética espírita.
  8.  A diferencia de antiguas creencias, como la metempsicosis, o de algunas concepciones todavía vigentes en doctrinas reencarnacionistas que se dicen inspiradas en el cristianismo, en el hinduismo o en otras concepciones religiosas del mundo actual, la palingenesia espírita defiende que el espíritu reencarna para progresar y no para pagar culpas. Por esto, la visión reencarnacionista espírita es esencialmente pedagógica, ejerciendo un importante rol en la progresiva educación del espíritu inmortal.
  9. Plenamente identificados con las propuestas contemporáneas de preservación de los recursos naturales indispensables para la vida saludable presente y futura, los espíritas deben promover constantes esfuerzos en pro de una teoría espírita reencarnacionista sustentable, capaz de contribuir a la concientización de la Humanidad en el sentido de evitar el consumismo excesivo y la falsa prosperidad.
  10. La visión palingenésica espírita, en fin, libera al espíritu del dogmatismo religioso y de cualquier postura sectárea. Construidas a partir de las propuestas contenidas en la obra de Allan Kardec y de sus interlocutores espirituales, y permanentemente perfeccionable por la contribución progresista y libre-pensadora que resulta del intercambio entre la Humanidad encarnada y desencarnada, es , al entender de los espíritas aquí reunidos, eficiente instrumento de autoconocimiento, de educación y de progreso ético individual y colectivo. Identificada con las leyes naturales, especialmente con los valores de Justicia, Amor y Caridad, que la sintetiza, la rencarnación, tal como fue sistematizada en la teoría espírita, contiene, de esta forma, elementos de convicción científica, filosófica y ética de carácter universal. Gracias a su visión reencarnacionista, basada en la evolución y el progreso, puede el espiritismo ofrecer a la humanidad, en este momento histórico, un nuevo paradigma capaz de acercar culturas y hermanar pueblos, en favor del Progreso, la Paz y la Fraternidad.
 
Santos, São Paulo, Brasil, 9 de Setembro de 2012.

domingo, 9 de septiembre de 2012

DECLARACIÓN FINAL DEL XXI CONGRESO ESPÍRITA
PANAMERICANO
CARTA DE SANTOS

Los participantes del XXI Congreso Espírita Panamericano de
CEPA, que tuvo como tema central Perspectivas Contemporáneas
de la Teoría Espírita de la Reencarnación, realizado en la ciudad de
Santos, San Pablo, Brasil, del 5 al 9 de Setiembre de 2012, emiten la
presente Declaración, a partir de propuestas, ideas y conceptos
expuestos y debatidos en el referido evento:
1. Las estadísticas demuestran que la creencia en la reencarnación
o su aceptación como hipótesis científico-filosófica gana
expansión en todos los continentes, independientemente de las
tradiciones culturales y religiosas de sus respectivos pueblos y
naciones.
2. Episodios cada vez más frecuentes de recuerdos espontáneos de
probables vidas pasadas, especialmente en niños, así como el
uso de la hipnosis regresiva y experiencias mediúmnicas que
acceden a presuntas vidas anteriores de la actual existencia
física, ofrecen hoy un rico manantial de estudios aptos para
fortalecer fácticamente la teoría reencarnacionista.
3. La aceptación de la hipótesis palingenésica, especialmente a
partir de la perspectiva racional y filosófica, apoyada en
indicios y/o evidencias que se verifican en el campo de la
ciencia experimental, vienen al encuentro de las propuestas
fundamentales del Espiritismo, enunciadas en las obras básicas
de Allan Kardec y en obras complementarias de filósofos,
científicos, estudiosos, escritores y pensadores que, después de
él, vienen desarrollando una teoría espírita con una perspectiva
progresista, laica y libre-pensadora.
4. Como resultado de esta seria y fecunda labor, es posible, en el
presente estadio cultural de la humanidad, presentar la teoría
reencarnacionista espírita como un nuevo paradigma filosófico
y científico que merece la valoración, el estudio, la
profundización de la investigación y la aplicación práctica en
todas las áreas del conocimiento y del hacer humano.
5. Para que la teoría espírita de la reencarnación pueda,
efectivamente, ser asimilada como un nuevo paradigma
filosófico y científico, entretanto, será necesario ofrecerlo a la
cultura humana, no como un dogma religioso, sino como un
conocimiento capaz de dotar al individuo y a la sociedad de
responsabilidad personal y colectiva sobre el progreso
individual y social.
6. Resáltese que, a partir de la visión genuinamente espírita, la
rencarnación no es un fin en sí misma. Al contrario, es un
medio idóneo, necesario, insustituible, incluido en un proceso
multifacético, dinámico, ya que es parte integrante de los
mecanismos de la evolución, principio científico consagrado
por la modernidad;
7. A la luz de la filosofía espírita, la rencarnación puede ser vista
como un poderoso instrumento de búsqueda de la justicia
social, reduciendo, progresivamente, las desigualdades y las
injusticias sociales. Éstas, jamás deben ser interpretadas como
consecuencias de una presunta voluntad divina, sino como
resultado del orgullo, del egoísmo y del menosprecio de las
leyes naturales, a partir de las cuales, se estructura la propuesta
ética espírita.
8. A diferencia de antiguas creencias, como la metempsicosis, o
de algunas concepciones todavía vigentes en doctrinas
reencarnacionistas que se dicen inspiradas en el cristianismo,
en el hinduismo o en otras concepciones religiosas del mundo
actual, la palingenesia espírita defiende que el espíritu
reencarna para progresar y no para pagar culpas. Por esto, la
visión reencarnacionista espírita es esencialmente pedagógica,
ejerciendo un importante rol en la progresiva educación del
espíritu inmortal.
9. Plenamente identificados con las propuestas contemporáneas
de preservación de los recursos naturales indispensables para la
vida saludable presente y futura, los espíritas deben promover
constantes esfuerzos en pro de una teoría espírita
reencarnacionista sustentable, capaz de contribuir a la
concientización de la Humanidad en el sentido de evitar el
consumismo excesivo y la falsa prosperidad.
10. La visión palingenésica espírita, en fin, libera al espíritu
del dogmatismo religioso y de cualquier postura sectárea.
Construidas a partir de las propuestas contenidas en la obra de
Allan Kardec y de sus interlocutores espirituales, y
permanentemente perfeccionable por la contribución
progresista y libre-pensadora que resulta del intercambio entre
la Humanidad encarnada y desencarnada, es , al entender de los
espíritas aquí reunidos, eficiente instrumento de
autoconocimiento, de educación y de progreso ético individual
y colectivo. Identificada con las leyes naturales, especialmente
con los valores de Justicia, Amor y Caridad, que la sintetiza, la
rencarnación, tal como fue sistematizada en la teoría espírita,
contiene, de esta forma, elementos de convicción científica,
filosófica y ética de carácter universal. Gracias a su visión
reencarnacionista, basada en la evolución y el progreso, puede
el espiritismo ofrecer a la humanidad, en este momento
histórico, un nuevo paradigma capaz de acercar culturas y
hermanar pueblos, en favor del Progreso, la Paz y la
Fraternidad.
Santos, São Paulo, Brasil, 9 de Setembro de 2012.

jueves, 6 de septiembre de 2012



El enemigo no está más afuera, está aquí dentro.
Entrevistado: Eugenio Lara
Frebrero 2012

La presente entrevista fue concedida por el colaborador de  Apertura, Eugenio Lara, en febrero de este año a la periodista Flávia Zanforlim para la revista mensual Ser Espiritista, publicada por la Sociedad Brasileña de Estudios Espiritistas (SBEE), de Curitiba-PR. Con el objetivo de servir como fuente y base para un amplio reportaje sobre la historia del Espiritismo en Brasil, son abordados varios temas como el contexto propicio en el que  surgió en tierras brasileñas, los hechos importantes a lo largo de su historia y las dificultades encontradas por los espiritistas para que conquisten el respeto, la aceptación social, hoy un hecho evidente con el lanzamiento de películas, piezas teatrales, reportajes y especiales en la televisión sobre la filosofía espiritista.

 1. ¿Tiene alguna opinión de porqué del Espiritismo ha tenido tanto éxito en Brasil?
 El Espiritismo tenía todo para tener éxito en Argentina, el país más europeo de América Latina. Hasta hoy observamos, en el comportamiento de los argentinos, una influencia muy grande de la cultura europea. Sin embargo, curiosamente, en sus inicios se desarrolló con bastante intensidad en Cuba, antes de la Revolución Cubana; si diseminó en Argentina y en Venezuela, donde el carácter filosófico y experimental atrajo muchos adeptos y, posteriormente, en Brasil, bajo una forma cristiana, religiosa. El contexto por aquí era bastante propicio: a partir de 1860 ya existía la brujería, el curanderismo indígena, las religiones africanas y el catolicismo, factores bien destacados en nuestro diario vivir. Brasil, a pesar de no tener un único santo canonizado, es uno de los mayores países católicos del mundo. El caldo de cultivo cultural, místico y religioso, incluso cristiano, pero con el espíritu abierto a otras manifestaciones espiritualistas, sirvió de sustrato para el desarrollo del Espiritismo en nuestro País.
En los inicios, la Doctrina Espírita, como en Francia, se diseminó en la élite, en la Corte, en círculos de estudios formados por personas cultas, que dominaban el francés, por hijos de la élite que tenían condiciones económicas de estudiar en Europa. Trajeron de allá los ideales del positivismo, del iluminismo y, también, del Espiritismo. El Espiritismo, en su origen, es una cultura de postura racional, positivista, cartesiana, iluminista y euro-centrista. Mientras que toda nuestra cultura es analógica, gestual, oral. Como dice el gran poeta modernista Oswald de Andrade, lo que ocurrió fue una especie de antropofagia, como metáfora de la asimilación transcultural, de una antropofagia filosófica, doctrinaria. Al tomar contacto con nuestra cultura religiosa, mística y supersticiosa, el Espiritismo se mescló, fue “devorado” y asimilado por nuestro imaginario. El resultado fue la formación de una religión peculiar, radicalmente distante de la matriz kardeciana. Como dice la antropóloga brasileña Sandra Stoll, creamos un “Espiritismo a la Brasileña”, conforme a los cánones de nuestra cultura. Las condiciones culturales de nuestro país fueron propicias para el desarrollo del Espiritismo, con una nueva cara, una nueva forma cultural, un nuevo formato, determinado y adecuado a la nuestra realidad social.

2. ¿Podría listar nombres de personalidades que fueron fundamentales en el Espiritismo en Brasil? Comienzo con Afonso Angeli Torteroli, el gran líder de los científicos el siglo 19, adversario de Ternera de Menezes, líder de los místicos y otra gran personalidad de la historia del Espiritismo Brasileño. Carlos Imbassahy fue nuestro primer grande intelectual espírita, seguido por Herculano Pires, Deolindo Amorim, Hernani Guimarães Andrade y, más recientemente, Jaci Regis. Todas esas personalidades ayudaron a crear lo que hoy podemos denominar de cultura espírita o pensamiento espírita, como alternativa y contrapunto a la religión espiritista dominante, creada por la FEB, Chico Xavier y personalidades místico-católicas.
3. ¿Qué momentos considera más importantes de esta historia?
Los momentos fueron muchos y corremos el riesgo de dejar fuera muchos hechos importantes para la historia del Espiritismo brasileño. La victoria de los místicos, bajo el liderazgo de Ternera de Menezes, en el siglo 19, fue el factor de consolidación del Espiritismo religioso y de la Federación Espiritista Brasileña, que asumió la hegemonía y la dirección política del movimiento espírita con el Pacto Áureo, en 1949. Como reacción a ese acuerdo de cúpula, de liderazgos, el llamado Pacto Áureo, Deolindo Amorim fundó el Instituto de Cultura Espiritista de Brasil (ICEB) en 1957, iniciativa que inspiró y ha inspirado a muchos grupos espiritistas por todo Brasil, preocupados con el desarrollo de la cultura espiritista. En ese aspecto, debe ser considerada también la fundación de la Sociedad Brasileña de Estudios Espiritistas (SBEE), hoy uno de los grandes polos de diseminación del pensamiento espiritista en Paraná y en todo el país, desde los años 1960.
Cabe recordar la fundación de la USE - Unión de las Sociedades Espiritistas del Estado de São Paulo, en 1947, bajo la orientación de Herculano Pires y Edgar Armond, que se transformó en un modelo para el proyecto de unificación del Espiritismo brasileño. En los años 1960, también tuvimos el aguerrido Movimiento Universitario Espiritista (MUE), retomado en los años 1980 con otro formato y bajo el nombre de Núcleo Espiritista Universitario (NEU); en los años 1970, el proyecto Educación Espiritista, gracias al liderazgo de Herculano Pires y la creación del COEM - Centro de Orientación y Educación Mediúmnica, estructurado por el pedagogo Ney Albach y el médico psiquiatra Alexandre Sech. En los años 1980, la crisis entre religiosos y no-religiosos fue un divisor de aguas. En ese período, destaco el Proyecto de Espiritualización ideado por Jaci Regis y José Rodrigues, en Santos-SP, a través del periódico Espiritismo & Unificación, sucedido por el periódico de cultura espiritista Apertura. En esta misma época es importante también mencionar la Campaña de Estudio Sistematizado de la Doctrina Espiritista, proyecto idealizado por los gauchos Maurice Herbert Jones y Salomão Benchaya, dirigentes del Centro Cultural Espiritista de Porto Alegre, que edita el conocido periódico Opinião.
En los años 1990 tuvimos la penetración más intensa de la Confederación Espiritista Pan-Americana (CEPA), bajo el liderazgo del venezolano Jon Aizpúrua y la consolidación de proyectos alternativos en el movimiento espiritista, como el Simposio Brasileño del Pensamiento Espírita, en Santos-SP, de grupos de estudios espírita, grupos de investigación y, al final y comienzo del milenio, la penetración masiva del Espiritismo en internet y en las redes sociales.

4. ¿Cuáles son las condiciones para la entrada y permanencia del Espiritismo en Brasil?
El proceso de desarrollo y consolidación del Espiritismo en Brasil no fue fácil. Fue largo y tortuoso. En el inicio, los espíritas tuvieron que enfrentar a la Iglesia, la clase médica y hasta al Estado, que bajo influencia católica, prohibió durante un cierto período el funcionamiento de centros espíritas, como combate al “curanderismo” y a las prácticas contrarias a los intereses de la Iglesia. El Espiritismo era un caso para la policía. Posiblemente, no solamente por el espíritu de caridad, pero también como una manera de ser aceptado socialmente, los espíritas desarrollaron un trabajo asistencial muy pujante y respetadísimo por la sociedad. Además el hecho de que personalidades mediúmnicas como Chico Xavier, Divaldo Pereira Franco, Yvonne Pereira, Zíbia Gasparetto, Luiz Gasparetto, entre otras, han contribuido con su trabajo, ejemplo y carisma para que el Espiritismo fuera cada vez más aceptado por la sociedad.

En cuanto a la permanencia del Espiritismo, eso dependerá de los propios espíritas, según una frase atribuida a Léon Denis: “el Espiritismo será aquello que los hombres hicieran de él”. Y pienso que si el Espiritismo sigue el camino del esclarecimiento cultural, ético, buscando demostrar sus tesis a través de la experimentación e investigación seria, el futuro del Espiritismo estará garantizado. El camino deberá ser, necesariamente, experimental, cultural, filosófico y profundamente ético. La transformación moral debe imponerse, sin la cual, seríamos un movimiento estéril e improductivo.
5. ¿Cuáles son las dificultades por las que pasó el Espiritismo? ¿Qué perdemos con ellas?
Así como cualquier movimiento de ideas, que aspira por la ciudadanía y aceptación social, el Espiritismo sigue siendo un movimiento bastante respetado por la sociedad. Al principio, las mayores dificultades enfrentadas, como citamos, fueron con agentes externos: la Iglesia, el Estado, la clase médica, la prensa. Hoy, por ser un movimiento consolidado, esos factores externos ya no son tan destacados. Las dificultades mayores se encuentran en los intersticios del Espiritismo. O sea, los propios espíritas se hicieron, de modo hasta inconsciente, los mayores enemigos del Espiritismo. El enemigo ya no está allá fuera, está aquí dentro.

6. ¿Cómo evalúa el actual momento del Espiritismo en Brasil? ¿Carecemos de un nuevo líder?
Veo con optimismo el desarrollo del Espiritismo en Brasil. La intensa aceptación social, estimulada por películas, piezas teatrales y miniseries inspiradas en la temática espírita, contribuye para que haya curiosidad, una cierta simpatía previa en relación a la filosofía espírita. No creo que el Espiritismo necesite de un líder, en los moldes religiosos. Chico Xavier era llamado, por muchos no- espiritistas, de Papa del Espiritismo. Sin embargo, él nunca deseó y ni consolidó algún tipo de liderazgo ideológico. Aún cuando Ternera de Menezes presidió por dos veces la Federación Espiritista Brasileña, él no era propiamente un líder como se exige de alguien vinculado a un movimiento de ideas como es el espiritista, pues nuestro movimiento no es, por ejemplo, como la Iglesia, jerarquizado, con rituales de iniciación etc. En este sentido, tenemos que considerar el carácter anárquico del Espiritismo, desde que surgió en el siglo 19. Aún con todo el proceso de unificación, de tentativa de estandarización y jerarquización, lo que prevalece es la autonomía de las entidades espiritistas. La FEB, a USE o cualquier otra entidad federativa no poseen el “control” deseado del movimiento espiritista.
A pesar de los “caciques”, nuestro movimiento espiritista parece tener más “indio”  que “cacique”. La forma democrática que el fundador del Espiritismo, Allan Kardec, delineó en el Proyecto 1868, debería ser una referencia doctrinaria para los liderazgos espiritistas.
7. ¿Como la homeopatía, la masonería, las religiones africanas y la ideología política progresista liberal pueden haber colaborado con el Espiritismo en Brasil?
La historia de la homeopatía está imbricada con la historia del Espiritismo. Los primeros homeópatas brasileños eran casi todos espiritistas. El pase, muy común hoy en los centros espiritistas brasileños, surgió con los homeópatas, especialmente Bento Mure y Vicente Martins, pioneros de la homeopatía en Brasil. El primer Prolegómeno, en El Libro de los Espíritus (1857), tenía cómo uno de sus autores Samuel Hahnemann, el fundador de la Homeopatía. Lo mismo se puede decir de la Masonería. Muchos líderes espiritistas fueron masones. Hay quien sostiene que Kardec habría sido masón, como fue Léon Denis. En Brasil, la Masonería y el Espiritismo fueron compañeros en muchas oportunidades, como en la Coalición Nacional Pro-Estado Laico, con amplia participación de los espiritistas, lo que resultó en la creación de la Liga Espiritista de Brasil, en Río de Janeiro.
Sobre la cuestión de la religión africana, no hay que ignorar la Umbanda, surgida en el movimiento espiritista carioca, en la década de 20 del siglo pasado, en un medio kardecista. Se puede decir que la Umbanda es una de las hijas bastardas del Espiritismo. A pesar de la confusión doctrinaria que existe hasta hoy entre ambos, la Umbanda contribuye bastante con la práctica mediúmnica y la enseñanza de la reencarnación, de la inmortalidad del alma, de la mediumnidad, entre otros principios doctrinarios, por influencia determinante del Kardecismo en esa religión sincrética, genuinamente brasileña. A su modo, contribuye para divulgar las ideas espiritistas. La Umbanda no debe ser vista como enemiga, sí como aliada. La Umbanda es la hija rechazada debido al prejuicio social de los espiritistas y la influencia aún muy destacada del eurocentrismo en el estudio del Espiritismo. En cuanto a la cuestión de la “ideología política progresista liberal”, no sé bien lo que usted quiere decir con eso. ¿Qué es una ideología progresista liberal? Es el PSDB, el PL, el antiguo PFL, actual DEM? ¿Es una ideología de derecha, anti-socialista? ¿Sería el Partido de los Trabajadores una nueva ideología progresista, después del éxito del gobierno Lula? Son cuestionamientos aún en abiertos...
Lo que importa resaltar es que el Espiritismo no es de ni de izquierda:  es humanista, a favor del ser humano, encarnado o desencarnado, es partidario de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad. Tiene características libertarias, democráticas y socialistas. Como afirmó Allan Kardec en la Revista Espírita (julio/agosto 1868), él hasta podría haber sido visto como un partido político: “La palabra partido, de hecho, no implica siempre la idea de lucha, de sentimientos hostiles. ¿No se dice: el partido de la paz? ¿El partido de las criaturas honestas? El Espiritismo ya probó, y probará, que pertenece a esta categoría.”

8. Si desea hacer algún otro comentario lo dejo a su criterio.
La Historia del Espiritismo en Brasil necesita ser reescrita de modo crítico y contextualizado para que no nos quedemos rehenes de ideologías que consideran solamente la acción de supuestos “bultos del Espiritismo”, cuando sabemos que esa historia es una construcción colectiva, no depende solamente de algunos “grandes bultos”, normalmente electos por segmentos sectarios y autoritarios. El Espiritismo es una obra abierta, una construcción colectiva, de diseño nuestro, los seres humanos, los verdaderos elaboradores de la Doctrina Espiritista. Como afirmó Kardec: “En una palabra, lo que caracteriza la revelación espírita es  que su origen pertenece a Dios, la iniciativa a los Espíritus, siendo su elaboración fruto del trabajo del hombre.” (La Génesis, cap. I – grifo mío).

sábado, 1 de septiembre de 2012

TELEPATÍA Y FUERZA DEL PENSAMIENTO
por
C AT H E R I N E C O U R T I O L
LA COMBUSTIÓN
ESPONTÁNEA

LE JOURNAL SPIRITE N° 89 JUILLET 2012
Sin avisar y sin razones aparentes, en Francia, como un
poco en todas partes del mundo, se produce un fenómeno
extraño e incomprensible en personas vivas
que, casi siempre, provoca su muerte instantánea:
en el interior de su cuerpo se declara un fuego de un
calor intenso. Ante cada nuevo descubrimiento, hay
las mismas reacciones: estupefacción, horror, interrogación,
incluso incomprensión total. Las personas
parecen no haber tenido ninguna reacción frente a las
llamas; elemento confirmado en los raros casos observados
por algunos testigos que han asistido al abrasamiento.
Además, los peritos encargados de investigar
no encuentran el origen exacto del incendio. En general
este fenómeno se denomina combustión espontánea
pero, a falta de explicación, algunos prefieren llamarlo
combustión inexplicada.
A través de algunos casos, entre los más conocidos,
veremos cuáles son los testimonios visuales y olfativos
en los lugares del desarrollo del drama. Luego, participaremos
en todas las interrogantes que provienen de
los investigadores. Trataremos luego de transmitirles
la reflexión de los espíritus sobre la cuestión planteada
durante una sesión espírita. Preguntémonos en primer
lugar por su definición.
Combustión espontánea es la expresión utilizada para
caracterizar la destrucción completa de un cuerpo
humano, o de una parte de él, por un fuego de un
increíble calor cuya fuente aún no es conocida. Lo que
más impresiona a los investigadores, es la ausencia de
propagación de ese fuego al entorno inmediato. Todas
las investigaciones policiales realizadas en este tipo de
asunto, presentan la misma evidencia: el cuerpo se
calcina, o más aún, se encuentra calcinado desde el
interior, sin ninguna explicación aparente de origen
externo y, sobre todo, sin que ningún elemento inflamable
que se encuentre en la inmediata proximidad
del cuerpo, sea tocado en forma significativa por las
eventuales llamas.
La combustión es una reacción química, acompañada
de una producción de energía bajo la forma de
calor. Uno puede observar, cuando se quema un palo
de incienso, que la materia es reducida a cenizas por
efecto del fuego. Para que esto sea posible, es necesario
reunir tres elementos indispensables e indisociables:
el combustible, el comburente, que generalmente es
dioxígeno, presente en el aire ambiente, y una fuente
de activación externa o inducida. En la combustión
espontánea, son los vestidos que lleva la persona lo
que sirve de combustible y no el
cuerpo humano porque éste se
compone de agua en demasiada
cantidad como para inflamarse. La
fuente de activación es a menudo
mal definida en la relación de las
investigaciones policiales pero el
problema no se halla únicamente
a ese nivel. La observación de los
lugares muestra que los objetos
combustibles ubicados en las
proximidades del cuerpo destruido han quedado
casi intactos, mientras que se necesitó un fuego de
una increíble intensidad para consumir los huesos de
la víctima al punto de reducirlos a cenizas. En efecto,
para conseguir la calcinación de los huesos, hace
falta una temperatura del orden de los 2.000 a 2.500
grados Celsius durante dos horas; lo que es enorme
en comparación con la intensidad de un incendio que
alcanza los 800 grados.
El estudio de tales casos moviliza a numerosas personas
en los medios científicos y judiciales. Es cierto que ellos
no se producen con frecuencia, pues en el planeta se
registran unos cincuenta casos de este tipo por año, de
los cuales dos en territorio francés.
El fenómeno es tan extraño que
amerita que uno se detenga en los
diversos testimonios.
Algunos ejemplos
Los casos más conocidos se encuentran
catalogados en los anales
de la medicina y se remontan al
comienzo del siglo XVIII. ¿Cuáles
son las observaciones hechas por
los testigos presenciales en los
lugares del drama?
En 1731, en Italia, una doncella
descubre el cuerpo calcinado de su
patrona a un metro de su cama. De
este horrible espectáculo no queda
más que un pequeño montón de
cenizas, dos piernas intactas cubiertas de medias de
seda, un cráneo, una parte de la cara y tres dedos. La
cama no está dañada pero se menciona un olor infecto,
y una capa de hollín encontrada sobre los muros de
una habitación contigua así como sobre los muebles y
en las gavetas donde se encontraba la ropa.
En 1951, en Florida, se encontró el cuerpo de una
mujer prácticamente reducido
a cenizas en un apartamento
intacto. El bombero, alertado
por la propietaria, se dirigió al
lugar del drama. Observó en el
centro de la habitación un lugar
carbonizado de alrededor de
un metro veinte de diámetro,
en cuyo interior se encontraba
cierto número de resortes de una
silla y los horribles restos de un
cuerpo humano, compuestos de
un hígado carbonizado pegado
a un trozo de columna vertebral,
un cráneo reducido, un pie que
todavía llevaba una zapatilla de
raso negro y un pequeño montón
de cenizas. El policía encargado
de la investigación comprobó que
pocos muebles fueron dañados
por el fuego. Sólo el techo, las colgaduras y los muros,
por encima de una altura de un metro veinte estaban
cubiertos de un hollín graso y maloliente, pero la
alfombra sobre la que reposaba el cuerpo, no estaba
ni siquiera quemada. Observó también que otros
elementos extremadamente combustibles, como
mechas de velas, periódicos, colgaduras y ropa,
ubicados cerca del incendio no estaban dañados.
En mayo de 1977, en Francia, se encontró una mujer
muerta en su apartamento. Su cuerpo yacía carbonizado
sobre el piso, las piernas y el brazo derecho
intactos, mientras que la cabeza, el tronco y el
abdomen estaban reducidos a cenizas. En 1996, en
una entrevista realizada por los redactores
de Le Journal Spirite, el coronel
Laurain, encargado del peritaje, nos
respondió en la forma siguiente:
“En todos los casos, se manifiesta una
destrucción casi total de una parte del
cuerpo. La parte calcinada está reducida
a cenizas, eso va más allá de la
carbonización. Hay una franca división
entre las zonas calcinadas y las zonas
intactas. En efecto, el revestimiento del
piso sobre el que reposaba el cuerpo
destruido estaba totalmente consumido
por el fuego, mientras que debajo
de las partes que quedaron intactas
el mismo linóleo estaba libre de todo
rastro de fuego”.

En 1982, en Inglaterra, una mujer de
62 años se incendió en su butaca delante de su padre.
Le tomó al padre menos de dos minutos ver brotar un
relámpago de luz, observar a su hija inflamarse de una
sola vez y apagar el fuego con mucha agua, ayudado
por un vecino. En muy poco tiempo la infeliz, que no
tuvo ninguna reacción y quedó allí sin moverse, se
quemó velozmente. Los socorristas reportaron que “el
fuego salía de su boca como de un
dragón, con un ruido de rugido”.
Más recientemente, en 2010, en
Irlanda, se encontró en su casa
el cuerpo carbonizado de un
hombre, sin que ningún otro
elemento de la casa se hubiera
quemado. El 22 de diciembre, un
vecino llamó a los socorristas a
eso de las 3 de la mañana, al oír una alarma de incendio.
Se encontró el cuerpo totalmente quemado tendido
sobre la espalda pero solamente el piso debajo de
su cuerpo y el techo en la parte superior de él fueron
perjudicados por el humo.
Las hipótesis y una explicación espírita
Todos estos casos fueron objeto de profundos estudios,
las personas encargadas de estudiarlos están
en total incapacidad de dar una explicación verosímil
en cuanto a las causas exactas del origen del
incendio, la justicia parece desamparada ante la falta
de elementos concretos para abrir una investigación
y generalmente el ministerio fiscal pronuncia una
resolución de sobreseimiento en este género de casos,
si bien están clasificados bajo la rúbrica de combustiones
espontáneas. En todos los casos, los investigadores
se preguntan, ¿por qué ciertos cuerpos no son
totalmente calcinados, cómo una combustión viva no
produce algo de humo, cuál es el detonante externo,
cómo es que los elementos inflamables de los alrededores
no se queman? Las preguntas siempre quedan
sin respuesta. Se han aventurado algunas hipótesis
pero éstas siempre son desmentidas. Se ha sugerido
el alcoholismo, pero se han señalado casos donde
las víctimas no bebían. La ingesta de ciertos medicamentos
podría explicar la reacción química pero en
muchos casos las personas encontradas muertas por
calcinación no seguían tratamiento medicamentoso.
La grasa presente en las víctimas obesas sería la causa
de la propagación del fuego, pero esta tesis no es sostenida
pues se sabe que el fenómeno golpea también a
personas delgadas. La caída de un rayo también sería
una hipótesis, pero las condiciones atmosféricas no
siempre son de tormenta. Los gases presentes en los
intestinos serían buenos combustibles pero tampoco
explicarían el comienzo del incendio.
Preocupados por investigar y comprender, los espíritas
hicieron la pregunta a los espíritus. Antes de
recibir su respuesta, es bueno recordar la composición
del cuerpo humano. En espiritismo, acostumbramos
afirmar que nuestra constitución corporal no es únicamente
el resultado de un aglomerado de células
físicas. Estamos compuestos por tres elementos indispensables
para la vida tal como la concebimos: el
cuerpo material, el espíritu y el periespíritu. El espíritu
es considerado la memoria viva de todo nuestro ser,
registra todo lo que el cuerpo vive, tanto en la materia
como en el más allá, es inmaterial, invisible e impalpable.
Necesita un soporte para guardar en memoria
e imprimir todos los datos vividos por el cuerpo físico
y por él mismo. El periespíritu juega ese importante
papel. Es una envoltura semi-material compuesta de
mil millones de partículas activas y memorizantes.
Se dice que el periespíritu es el intermediario entre
el cuerpo y el espíritu. Este último lo utiliza también
para desplazarse en el espacio, pero igualmente para
hacerse visible y para encarnar en la materia. Espíritu
y periespíritu interactúan juntos para mantener el
cuerpo humano en equilibrio y armonía. Esa interacción
es fundamental porque repercute en las células
del cuerpo físico. ¿Cómo? Considerando al hombre en
su totalidad, la medicina ha hecho un gran bien al reconocer
lo psicosomático. Como ella, si se admite el poder
de la fuerza del pensamiento, dicho de otra manera,
del espíritu, así como la capacidad de las células del
periespíritu para actuar y recordar, la respuesta dada
parece evidente. En efecto, el fenómeno de combustión
espontánea corresponde a personas que, en su
última encarnación, han perecido en forma violenta
por el fuego. Su periespíritu y su espíritu han guardado
el recuerdo de ello, el traumatismo, y en su siguiente
vida, esas mismas personas, que alimentan actitudes
suicidas, consciente o inconscientemente desencadenarán,
a su pesar, una destrucción por el fuego.
En conclusión, citaremos un extracto del mensaje
recibido: “El espiritismo permite explicar mejor por qué
nuestro cuerpo vibra según el estado de nuestro pensamiento.
Este conocimiento abre fabulosas perspectivas
nuevas para aliviar así al ser humano de sus sufrimientos,
de sus temores, de sus angustias, prevenir muchas enfermedades,
comprender y dominar ciertos fenómenos que
se describen como extraños, como los del fuego interior
que consume los cuerpos".