UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

lunes, 27 de agosto de 2012


ESPIRITISMO Y ACTUALIZACIÓN PERMANENTE:
CONFERENCIA AUTOR: GUSTAVO MOLFINO C.E.P.A.

INTRODUCCIÓN:
CEPA ha encarado el liderazgo de la actualización del espiritismo desde sus inicios en 1946 y lo ha revalidado como Tema Central en su XVIII Congreso llevado a cabo en Porto Alegre en Octubre del año 2000.
Como bien alegan los Objetivos enumerados en su Estatuto, actualizados en 2004:
Objetivos de la CEPA :
1. Difundir el Espiritismo por todos los pueblos de América a través del movimiento espírita organizado en el ámbito Panamericano, entre los países participantes y sus relaciones mundiales, velando constantemente por el respeto a los principios de la Doctrina Espírita.
2. Estimular el debate permanente de la Doctrina, de conformidad con su carácter fundamentalmente evolutivo, para actualizar sus postulados científicos, filosóficos y morales a las exigencias del momento, así como posibilitar la absorción de nuevas ideas.
3. Contribuir para una buena relación entre las organizaciones espíritas continentales, procurando unidad de propósitos dentro de los principios doctrinarios, dirigidos al perfeccionamiento de los ideales de unión y fraternidad.
4. Organizar foros de debates filosóficos, científicos y culturales que representen integralmente los propósitos de divulgación del pensamiento espírita, propiciando el intercambio continental de ideas entre sus participantes, respetando las experiencias regionales.
5. Participar en actos de carácter continental realizados por los países e instituciones americanos que tengan por objetivo el desarrollo del saber científico, filosófico y espiritual, dirigido a la evolución, no solamente del pensamiento espírita, sino también de la moral de los individuos.

Vemos claramente que desde su constitución, la CEPA ha sostenido la necesidad de intercambio y debate sobre los conocimientos espíritas contenidos en las obras Kardecianas en principio y también en obras pertenecientes a un amplio número de autores que contribuyeron con posterioridad al desarrollo de esta doctrina.
Es un inmenso placer para nosotros, seguidores del movimiento espírita latinoamericano, trabajar, estudiar, dialogar, intercambiar, en definitiva, crecer, bajo el amparo de esta doctrina que permite y estimula constantemente al mejoramiento personal, familiar y social.
A través del aporte continuo de la ciencia, la filosofía y sus consecuencias morales, podemos enriquecer este conocimiento y a nosotros mismos en su práctica, como prueba irrefutable del mecanismo evolutivo del espíritu en sus fases de encarnado y desencarnado.
La posibilidad de actualizar esta doctrina a través de las contribuciones multidisciplinarias nos motiva al estudio permanente de nuestra realidad socio-cultural en busca de respuestas y soluciones a nuestros problemas humanos, a los dilemas existenciales, a las disyuntivas diarias, ampliando y clarificando nuestra visión de encarnados.
La realidad supera la ficción y cualquier escenario propuesto en el pasado es incompatible con lo que nos toca vivir hoy, la complejidad del mundo que habitamos hace necesario el aporte de todos y cada uno de nosotros para su comprensión y para su sostenibilidad(*).
La capacidad humana es limitada individualmente, pero la suma de nuestras visiones y experiencias, permite el florecimiento de una cultura holística, abarcativa y empática que potencia nuestras facultades y genera un marco de acción ilimitado.
 La internet colabora con este proceso comunicacional inédito en la historia de la especie humana. Somos testigos y colaboradores de este proceso que no ha llegado a su clímax y cuyas consecuencias culturales, sociales y filosóficas no alcanzamos aún a vislumbrar.
En este trabajo pondremos a vuestra disposición algunas contribuciones hechas por quién les habla con la colaboración de otros autores y pensadores espíritas latinoamericanos en diferentes eventos de CEPA llevados a cabo en los últimos 12 años. Las mismas tendrán la finalidad de realizar un paneo sobre temas de actualidad y su íntima relación con los conocimientos espíritas Kardecianos, proponiendo de esta manera y a través de algunos ejemplos, una metodología de estudio y actualización del espiritismo.
Es nuestra intención despertar en vosotros el interés por el conocimiento y vincular cada investigación bibliográfica o contribución original con las bases de nuestra doctrina kardecista, sin perder el objetivo principal de nutrir, actualizar, incrementar y potenciar este conocimiento que Allan Kardec ha sistematizado para la humanidad hace más de 150 años. A él nuestro sincero agradecimiento y a vosotros nuestro más humilde aporte.

Temas que serán tratados:
·         La Mediumnidad como método de Actualización
·         El Espiritismo y la Responsabilidad Social
·         Objetivos de la Encarnación



(*)El concepto de sostenibilidad se ha convertido en un elemento clave en el movimiento ecológico y es sin duda crucial. Lester Brown, del Worldwatch Institute, ha dado una simple, clara y hermosa definición: “Una sociedad sostenible es aquella capaz de satisfacer sus necesidades sin disminuir las oportunidades de generaciones futuras”.
LA MEDIUMNIDAD COMO MÉTODO DE ACTUALIZACIÓN:

INTRODUCCION:

Desde tiempos remotos el hombre ha buscado la verdad a través del conocimiento.
El saber siempre ha desvelado a sabios y aprendices, ha despertado tremendas confrontaciones, ambición, luchas de poder, arrastrando al hombre a los más viles sentimientos. El conocimiento significó a lo largo de la historia humana: poder y dominación.
Hoy aprendimos a compartirlo, nuestra realidad está inmersa en un mar de información, contamos con herramientas para comunicarnos en todo momento y en todo lugar, las barreras son sólo mentales.
El paso siguiente será acercar la tecnología a todos por igual, hacerla más económica y equitativa. Comprender que la pobreza en el mundo produce un retardo en la evolución de los espíritus encarnados generando un desbalance perjudicial para todos, disgregándonos, segmentándonos y postergando el desarrollo de valores. Esto nos aleja de nuestro objetivo social-solidario, alienándonos con actitudes personalistas de autosatisfacción.
Estamos transcurriendo un proceso de despertar de la consciencia hacia el autoconocimiento, la sostenibilidad de los sistemas, la ecología global.
Estamos comenzando a sentir que somos parte de un todo que nos incluye y al que estamos conectados, lo que F. Capra llama: “La Trama de la Vida”.
Esta red nos alimenta y nos sostiene, está formada por las conexiones con nuestros seres queridos, familiares o amigos, conciudadanos, sociedad, ecosistema, ambiente, planeta y seres espirituales que nos rodean. Esta red nos da identidad y razón de ser.
En paralelo o como modelo inicial hemos creado una red digital que nos conecta con seres muy distantes o muy cercanos con una democracia absoluta, haciéndonos sentir unidos con sólo desearlo, ésta es la Internet. Mostrar imagen de la red de Internet
El saber, la verdad, la información, hoy tienen un valor superlativo. El acceso al conocimiento significa pluralidad, democracia, posibilidades, inserción social, acceso a mejoras económicas y fundamentalmente: respeto y reconocimiento.
Es nuestro deber como espíritas, acercar este conocimiento trascendente a quien lo desee, darlo a conocer, compartirlo, simplificarlo y por supuesto: actualizarlo.
Dentro de este contexto es que trataremos de realizar nuestro aporte, hacia la simplificación, la valorización  y el intercambio de éste conocimiento: el Espiritismo Kardeciano.
Como base de nuestro trabajo estará la mediumnidad como herramienta de actualización. Fenómeno que no terminamos de estudiar y comprender, que respetamos y para la que, en base a las enseñanzas de Kardec, hemos desarrollado una metodología, que creemos, puede  mejorar su rendimiento.
Queremos compartir nuestra experiencia e incorporar la vuestra, en un intercambio esclarecedor y comprometido con las leyes que gobiernan nuestro progreso.
Entendemos que el primer paso para la actualización es el estudio previo de la Codificación Kardeciana. Luego sí podremos desarrollar métodos y conceptos que nos permitan aportar la visión espírita sobre los problemas actuales de la humanidad.
Dentro de esta temática profundizaremos en lo que conocemos más, las variables que afectan el mensaje mediúmnico y a los actores del acto comunicacional dentro de la Sesión Mediúmnica.
Comprendemos que los alcances de este trabajo son ambiciosos y pretendemos dar respuesta sólo a algunas de las problemáticas. Ponemos a vuestra consideración nuestra experiencia que ha ido aportando conocimiento y actualización en nuestra institución desde sus inicios. Este conocimiento ha ido generando cambios personales y dando respuesta a los problemas del asistente dentro de su entorno familiar y social,  hecho que consideramos básico para hablar de actualización de nuestra doctrina.
Por último, debemos entender que este proceso incumbe a ambos planos: espiritual y encarnado, y con la debida inteligencia y discernimiento, generar un ámbito adecuado para que el proceso comunicacional de actualización e intercambio no derive en consecuencias indeseadas. Sólo nosotros seremos responsables del resultado y no existe recompensa sin sacrificio y método.

las cuestiones paradigmática y metodológica:

En primer lugar como aspectos paradigmáticos fundamentales, evaluar “el proyecto mediúmnico actual”, el que estamos practicando. ¿Cuál es la motivación final que lo impulsa?, ¿hacia dónde esta dirigido? ¿Cuáles son los objetivos de las sesiones?
Dentro de este marco que podemos llamar “clásico” nos preguntamos si estamos conformes dentro de este paradigma, si complace nuestros anhelos, si sus resultados son positivos y evolucionan con el tiempo. También, y esto es importante, analizar de qué manera los fuimos ampliando, si fuimos profundizando o expandiendo nuestras exploraciones de conocimiento, cómo realizamos el proceso, con qué asiduidad.
Es entonces dentro de este marco y con la sinceridad necesaria, saber y determinar si el proceso de “actualización” está contemplado en “nuestro modelo” actual, y si la idea original o alguna de sus derivadas impulsó o impulsaría esta premisa.

PROCESO DE ACTUALIZACION MEDIUMNICO:

  1. Revisión y estudio de las obras espíritas y no espíritas:

Toda actualización implica conocer previamente y en profundidad la materia a actualizar. Esto requiere un estudio metódico y disciplinado de las obras de la Codificación Espírita en su totalidad, comprendiendo la Obra dentro de su contexto histórico y al Autor en su proceso biográfico.
Generalmente nos adentramos en un estudio pormenorizado cuando analizamos un tema en particular, hecho que nos promueve al análisis, elaboración de conclusiones y conexiones con el resto de la Codificación. Por ejemplo: la adopción, la homosexualidad, los objetivos encarnatorios, etc.
Comprobamos día a día el aporte que están realizando autores diversos, especialistas en sus disciplinas, en todas las ramas de la ciencia y la filosofía, en la ampliación del conocimiento y en consecuencia de nuestra conciencia.
No podemos limitar nuestro estudio, en un mundo tan especializado, sólo a las obras que generan reconocidos espíritas. Más aún cuando sabemos que el conocimiento se genera por la acción conjunta de encarnados y desencarnados. Proceso complejo donde cada nuevo aporte está basado en el conocimiento previo y en el esfuerzo intelectual y experiencial de comunidades enteras de estudio.
Este proceso cognitivo nos permite interpretar al espiritismo como un cuerpo inicial de doctrina, que abarca al espíritu en su problemática evolutiva en interacción con las leyes que rigen nuestro universo. Pero esta interpretación quedará inconclusa si no la acompañamos del proceso de asimilación personal a nuestra realidad concreta, a nuestra vida diaria. De otra manera será sólo un esfuerzo intelectual que nos ayudará a entender la realidad del espíritu y su devenir, pero no nuestra problemática concreta. Nos privaríamos del aporte que puede realizar este conocimiento en la comprensión de la justicia de Dios aplicada a nuestra realidad existencial en su contexto evolutivo.

 

2.   Elaboración de Hipótesis:


Para hacer productivo el proceso de intercambio, es deseable que elaboremos una hipótesis de trabajo, que puede tratarse de una problemática particular, un problema o situación general, o poner a consideración del mundo espiritual nuestro enfoque sobre determinado tema de estudio.
Es posible que los espíritus induzcan un tema de estudio por la necesidad que pueden detectar entre nosotros de su profundización o análisis. Para ello debemos promover un ámbito de sesión para que este tipo de sugerencias tenga lugar.
También el aporte de diversos autores, estudiosos de ciertos temas, pueden constituirse en la base de nuestro estudio.

3.   Intercambio con los Espíritus:


 
Nuestra capacidad de análisis puede ser aumentada a niveles inesperados si le incorporamos el aporte espiritual. Esto es la posibilidad de esclarecimiento que pueden realizar los espíritus que nos aman, espíritus familiares desencarnados, espíritus protectores o de conocimiento. Estos, desde la perspectiva espiritual, podrán aportarnos una visión más abarcativa de nuestros problemas humanos. Los que tendrán una dimensión más real de los temas en función de su capacidad de acceder a la multiplicidad de las existencias del espíritu. Esto les permite comprender la coherencia evolutiva de las reencarnaciones, escapando a la miopía que caracteriza nuestra encarnación.

4.   Identificación Personal con el Tema en Estudio:

A nuestro entender, cuando proponemos cuestiones personales, estamos respondiendo a la problemática del ser en su tiempo. Estamos llevando este conocimiento a la realidad del asistente, ayudándolo a entender su vida y los procesos que la evolución le propone para su progreso.
A lo largo de los años hemos podido estudiar problemáticas particulares que con el debido análisis, pueden generalizarse algunas de sus conclusiones. Hemos estudiado cuestiones sociales, económicas y científicas y las hemos puesto a consideración de nuestros compañeros espirituales. Ellos han sabido aportar conceptos y explicaciones de las necesidades espirituales de la evolución de la humanidad sin el apego de la materia y la miopía con la que nosotros debatimos sobre los problemas  de este plano.
Nos han aportado conocimientos de carácter universal que esclarecieron nuestras posiciones y nos ubicaron en el contexto de la evolución del espíritu.
Nuestra búsqueda recién se inicia, sometemos nuestra metodología a continuo análisis y perfeccionamiento, corrigiendo formas y conductas, especializando a nuestras mediumnidades, sometiéndonos a la crítica constructiva (todos los miembros de la sesión mediúmnica).

ALGUNAS IDEAS PARA COMPARTIR:

Hasta aquí hemos repasado brevemente los temas que, a nuestro entender, cimentan la discusión sobre el rol que cumple la mediumnidad como método de actualización.
Hemos comenzado con el análisis del mundo en que vivimos, el fluir de la información, la  constante transformación, la conectividad total, la red. El cambio de paradigma socio-cultural que surge como consecuencia de este proceso de vida y la nueva conciencia ecológica que está aflorando en cada rincón del planeta. Lo que podríamos llamar: el despertar de la conciencia espiritual o como la llama Stanislav Grof: La inteligencia espiritual. A la que define como “la capacidad de vivir nuestra vida de forma que refleje una profunda comprensión filosófica y metafísica de la realidad y de nosotros mismos”.
Creemos que la actualización del espiritismo se dará también a partir del individuo espírita, de su interacción con la realidad, con sus circunstancias y, en consecuencia, a partir de la reflexión que esas experiencias le despierten. Somos espíritus encarnados en este planeta para desarrollar valores en un medio que nos pone a prueba. Contamos con la colaboración espiritual para ayudarnos en ese proceso encarnatorio. Dependerá de nosotros el grado de colaboración que recibamos y por lo tanto, el mayor o menor aprovechamiento de cada experiencia terrenal.
La mediumnidad es una herramienta extraordinaria para acercar a los espíritus a la Tierra, para evocarlos y nutrirnos de su valioso aporte. También contamos con nuestra conexión individual, nuestra intuición o canal intuitivo. La que, con el debido entrenamiento, podrá transportarnos hacia el mundo de los espíritus y buscar allí el concepto esclarecedor o la profundización de una idea.
Es innegable el papel que cumple la mediumnidad como método de actualización, aunque entendemos que no todos contamos con las posibilidades mediúmnicas para realizar un trabajo de investigación en determinados campos. La intuición nos permitirá incorporar ideas “adicionales” a nuestras reflexiones intelectuales, además de conducirnos en la búsqueda de autores u obras literarias que aporten a nuestro estudio.
Los espíritus se valen de la intuición para guiarnos en el camino de la vida, nos van dejando “señales” que hay que aprender a leer e interpretar. Ese, es el desafío del ser encarnado.
La actualización del espiritismo requiere de todas nuestras habilidades, tanto en la cuestión filosófica como metodológica. El esfuerzo será de todos los que creamos que este conocimiento no está ni acabado, ni terminado, ni concluido.
El espiritismo es un conocimiento vivo que evoluciona con nosotros, que se ampliará a medida que el conocimiento humano se amplíe y se adaptará a los nuevos descubrimientos.
Es por todo esto que tenemos la responsabilidad de dar curso a esta actualización con todos los medios a nuestro alcance, pero sin perder de vista lo trascendente y lo práctico, la armonía entre pensamiento, sentimiento y acción.


EL ESPIRITISMO Y LA RESPONSABILIDAD SOCIAL:
Introducción:
El ejercicio de nuestra responsabilidad en el orden social y ambiental implica, tan sólo,  llevar a la acción la filosofía y la moral espíritas.
Hace ya un tiempo que venimos hablando de estos temas y siempre que lo volvemos a estudiar, nos encontramos con un panorama más amplio y más complejo, enriquecido por aportes cada vez más diversos y complementarios que nos permiten comprender con mayor profundidad, los alcances y posibles consecuencias de la crisis planetaria que vivimos. Hoy trataremos de enfocarla con la claridad que nos brinda el cristal espírita y la posibilidad de valorar nuestro aporte de acción y conocimiento.
Indagando a los pensadores espíritas he podido encontrar gran cantidad de conceptos que nos ayudan a comprender el rol del Espiritismo en este momento histórico de la humanidad. El cual le da mayor sentido a nuestra existencia y nos compromete al liderazgo consciente del cambio de paradigma social contemporáneo.
Entre los autores que citaremos están: Allan Kardec, Gabriel Delanne, Gustavo Geley y un grupo de pensadores argentinos de principios del siglo XX como: Manuel Porteiro, Humberto Mariotti, Cosme Mariño y el Italiano: Ernesto Bozzano, por sólo nombrar algunos.
También analizaremos la necesidad de rescatar los valores básicos de la construcción social y la revalorización de nuestros actos como aporte al cambio socio-económico-ambiental que reclama nuestro planeta.
Por último trataremos de comprender cómo la puesta en práctica de la moral espírita y su doctrina nos prepara especialmente para el ejercicio de la Responsabilidad y el Compromiso Social.

El Determinismo Histórico y la Causalidad del Espiritismo:
Todos conocemos el contexto histórico en el que las ideas de Kardec hicieron mella en la sociedad europea del siglo XIX y la necesidad de producir por parte de los espíritus, el despertar de las conciencias adormecidas por el mecanicismo y el materialismo ortodoxo.
En palabras de Kardec, La Génesis, Cap. XVIII – Nº 25.:
                “No es el Espiritismo el artífice de la renovación social, sino la madurez de la humanidad la que convierte a esta renovación en una necesidad. Por su fuerza moralizadora, por sus tendencias progresistas, por la amplitud de miras, por la generalidad de los temas que abarca, el Espiritismo, más que ninguna otra doctrina, es apto para secundar al movimiento regenerador. Por tal motivo, ambos son contemporáneos. Llegó el momento en que podía resultar de utilidad, ya que también para él los tiempos han llegado; antes, hubiera chocado con obstáculos insuperables, inevitablemente sucumbiría, debido a que los hombres, satisfechos con lo que poseían, no sentían aún la necesidad de gustar lo que él les trae. Hoy, nacido el movimiento de ideas que fermentan, encuentran el terreno preparado para recibirlo; los espíritus, cansados de la duda y la incertidumbre y aterrorizados por el vacío que se abre ante ellos, lo acogen como un áncora de la esperanza y un supremo consuelo”
También existió otro momento oportuno para el surgimiento de la Sociología Espírita alrededor de 1930, que vino a fijar posición frente al embate materialista y el capitalismo de la época, que encuentra al argentino Manuel Porteiro como uno de sus más lúcidos fundadores.
Nuestro querido amigo Jon Aizpúrua lo eleva a su real valor en su obra: “El Pensamiento Vivo de Porteiro”.
 En sus propias palabras Porteiro nos dice:
                “Sostener, desde el punto de vista espiritista, que el hombre debe adaptarse al medio social,  convivir con los intereses creados, con los egoísmos, con las vilezas, los prejuicios e inmoralidades, y no combatir las injusticias sociales, los males de la sociedad, ni tratar de aliviar los dolores y las miserias de sus semejantes, suprimiendo las causas inmediatas que los producen; decir que cada uno ocupa el lugar que le corresponde en la sociedad y, que por consiguiente, hay que dejarlo en ese lugar; asegurar que el que sufre es porque hizo sufrir anteriormente a los demás y necesita el sufrimiento para purgar el mal hecho; dar por originados en existencias anteriores todos los males, todos los abusos, desmanes, crímenes, desigualdades e iniquidades que se contemplan en este mundo, tratar de justificarlos y pensar que la condenación de los mismos es contraria al espíritu y a la moral de la doctrina espiritista; significa más que una falsa interpretación, una falta de lucidez en la conciencia de los que tal creen o suponen.
No es pues, mirando hacia atrás sino hacia delante, como debe conducirse el espiritista.”
Ya situados en el presente, avizoramos también otro momento oportuno para el florecimiento de la filosofía espírita frente a la crisis global que nos afecta tanto en el ámbito socio-económico como ambiental.
Para hacer un rápido recorrido podemos nombrar: La Crisis económica Global, La Pérdida de la confianza en el Sistema Financiero y en la Ética Empresaria (Lehman Brothers, Enron, Nike entre otros ej.), El Calentamiento Global, El Aumento de la Pobreza y la Indigencia, El Círculo Perverso de la: Discriminación -> Segregación -> Violencia -> Miedo, (como lo describe Zygmunt Bauman en “Tiempos Líquidos”) que se está viviendo en el mundo desarrollado (deportaciones masivas en Italia, Francia, España, Estados Unidos, etc.).
Hemos arribado a un estado de situación límite que sumado a la conducta individualista y egocéntrica que nos propone el capitalismo, está produciendo un aumento de las enfermedades
mentales tales como la angustia, la depresión y ciertos tipos de esquizofrenia, además del resurgimiento de movimientos de extrema derecha que promueven la mixofobia y la discriminación étnica y de clases.
Frente a este complejo panorama el ser humano se debate entre la pérdida de valores fundamentales para la vida social y el rescate de la familia como ámbito privilegiado para el desarrollo de los mismos, como lo son: la tolerancia, el respeto, la generosidad y el amor en el ejercicio de la convivencia.
Coherentes con la filosofía espírita, hoy tratamos de comprender cuál es nuestra contribución a la problemática mundial y qué engranajes internos deberemos poner en marcha para promover nuestro desarrollo personal en el camino de la Evolución Consciente.
Luego de haber recorrido sucintamente el panorama actual, haremos foco en nuestro aporte específico. El cual debe ser la expresión externa de nuestras convicciones más íntimas, de la voluntad puesta al servicio del cumplimiento de nuestros objetivos de vida, de nuestro plan evolutivo.

El Rol de la Educación: (Tema del Encuentro)
Después del panorama que hemos presentado, vemos la necesidad de ubicarnos dentro del proceso evolutivo de nuestro planeta y comprender nuestro rol como espíritas.
En este aspecto podemos afirmar que no habrá transformación social ni transformación planetaria si no nos transformamos a nosotros mismos.
 Como seres humanos necesitamos recorrer el camino del conocimiento de la realidad circundante (nuestra Tierra) y el conocimiento de nosotros mismos, para detectar cuál es nuestro comportamiento y cuáles son sus consecuencias presentes y futuras. De esta manera asumiremos nuestra verdadera conciencia que abarca sin duda, dos aspectos interrelacionados e interdependientes: uno físico, corporal y terreno y otro espiritual, universal y trascendente. Comprendiendo las implicancias terrestres y espirituales de nuestros actos podremos eliminar lo superfluo, lo vano que hay en nosotros y proyectar un futuro de equidad y justicia.
La doctrina espírita nos permite acrecentar la comprensión de la vida, de la evolución y de sus objetivos. La preparación integral del ser humano, de cada uno de nosotros, nos formará y nos posibilitará formar a los más jóvenes para desarrollar sus capacidades físicas  y espirituales y de esta manera, construir una sociedad mejor.
Por eso hablamos de educación. Porque como decía nuestro reconocido educador argentino Domingo F. Sarmiento: “todo problema es un problema de educación”, y porque educar no sólo se educa en la Escuela sino en todo ámbito donde lo que se persiga sea producir un progreso, un cambio de conducta individual o colectiva.
Sabemos que podemos aportar también nosotros al cambio general a través del cambio personal, a través de acciones concretas que generarán en nosotros una retroalimentación positiva y creativa. Estas acciones nos comprometerán con personas e instituciones en una tarea que desviará nuestro foco de cuestiones materiales o superfluas, encaminándonos hacia objetivos de progreso personal y social. Al mismo tiempo estas acciones nos permitirán educar con el ejemplo a nuestros hijos que atentamente nos observan a diario. Ellos, con conciencias más despiertas, absorberán rápidamente estos conceptos y nos brindarán su apoyo renovando nuestras fuerzas día a día.
En ocasiones surgen dudas acerca de la efectividad que pueden tener los comportamientos individuales, los pequeños cambios en nuestras costumbres, en nuestros estilos de vida, que la educación puede favorecer.
En el mundo desarrollado, los problemas de agotamiento de los recursos energéticos y de degradación del medio -se afirma, por ejemplo- son debidos, fundamentalmente, a las grandes industrias; lo que cada uno de nosotros pueda hacer al respecto es, comparativamente, insignificante. Pero resulta fácil mostrar que si bien esos “pequeños cambios” suponen, en verdad, un ahorro energético per cápita muy pequeño, al multiplicarlo por los muchos millones de personas que en el mundo pueden realizar dicho ahorro, éste llegará a representar cantidades enormes de energía, con su consiguiente reducción de la contaminación ambiental(Furió el al.,2004).
El futuro va a depender en gran medida del modelo de vida que sigamos y, aunque éste a menudo nos lo tratan de imponer, no hay que menospreciar la capacidad que tenemos los consumidores para modificarlo (Comín y Font, 1999). La propia Agenda 21(Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable) indica que la participación de la sociedad civil es un elemento imprescindible para avanzar hacia la sostenibilidad. No podemos desconocer, para ir más allá de proclamas puramente verbales, la dificultad de desarrollo de las ideas antes mencionadas, ya que comportan cambios profundos en la economía mundial y en las formas de vida personales. Por ejemplo, el descenso del consumo provoca recesión y caída del empleo. ¿Cómo eludir estos efectos indeseados? ¿Qué cambiar del sistema y cómo se podría hacer, al menos teóricamente, para avanzar hacia una sociedad sostenible?
Se precisa, por tanto, de un esfuerzo sistemático incorporando la educación para la sostenibilidad como un objetivo clave en la formación de los futuros ciudadanos y ciudadanas. Un esfuerzo de actuación que debe tener en cuenta que cualquier intento de hacer frente a los problemas de nuestra supervivencia como especie, ha de contemplar el conjunto de problemas y desafíos que conforman la situación de emergencia planetaria. Ése es precisamente uno de los retos fundamentales que se nos presentan, el carácter sistémico de los problemas y las soluciones: la estrecha vinculación de los problemas, que se refuerzan mutuamente y que han adquirido un carácter global, exigen un tratamiento igualmente global de las soluciones, Dicho con otras palabras: ninguna acción aislada puede ser efectiva, precisamos un entramado de medidas que se apoyen mutuamente y se potencien.
Se requieren acciones educativas que transformen nuestras concepciones, nuestros hábitos, nuestras perspectivas… que nos orienten en las acciones a llevar a cabo, en las formas de participación social, en las políticas medioambientales para avanzar hacia una mayor eficiencia, hacia una sociedad sostenible… acciones fundamentadas, lo que requiere estudios científicos que nos permitan lograr una correcta comprensión de la situación y concebir medidas adecuadas.
Es preciso insistir en que las acciones en las que podemos implicarnos no tienen por qué limitarse al ámbito “individual”: han de extenderse al campo profesional y al socio-político, oponiéndose a los comportamientos depredadores o contaminantes o apoyando, a través de ONGs, partidos políticos, etc., aquello que contribuya a la solidaridad y la defensa del medio ambiente.
No siempre se entiende qué es lo que conecta a la solidaridad con el ambiente, es preciso aclararlo: cuando somos cuidadosos del ambiente, estamos cuidando de no derrochar recursos de otros o de generaciones futuras, por lo tanto somos solidarios. Cuando nos ocupamos de los más necesitados, estamos colaborando con el ambiente, pues ocuparnos de sus necesidades básicas nos obliga a replantearnos las nuestras, el grado de superficialidad de las mismas, pues entramos en una valoración distinta de las cosas.
La acción solidaria nos centra, nos ubica y nos pone en el correcto camino, sin duda recibimos más, mucho más de lo que damos.
De esta forma corregimos nuestra tendencia al consumismo y le damos razón y racionalidad a nuestras necesidades, conscientes que el derroche no sólo afecta nuestra economía sino que estamos consumiendo recursos de otros para satisfacer nuestras vanidades. Para pensar…

 Nuestro Aporte
Evidentemente el panorama es preocupante, la situación medioambiental, social y económica requieren tratamiento inmediato para prevenir situaciones más graves en el futuro, cierto daño ambiental es irreversible, pero todavía nuestra acción es determinante.
Organismos mundiales como la ONU, la OMC (organización mundial de comercio), Universidades de todo el mundo, partidos políticos en varios países, Greenpeace, distintas celebridades y numerosas ONGs están realizando una tarea de concientización que ya está dando frutos.
Vemos con entusiasmo que numerosos científicos y pensadores están buscando vías alternativas de desarrollo sostenibles. Numerosos políticos han entendido el mensaje y varios están en vías de hacerlo.
Tenemos que sentir nosotros también como espíritas el llamado de nuestra conciencia global, de nuestra conciencia universal, de nuestro instinto de supervivencia como especie y accionar en consecuencia.
Son tiempos de cambio, de despertar y de contribuir desde nuestra humilde posición, aprovechando con perspicacia las oportunidades que se nos presenten para inducir al cambio y la sensibilización sobre el carácter solidario de la Ley de Evolución.
Favorezcamos el desarrollo de la actitud comprometida con los problemas de los demás, por el interés de lo que ocurre en otros hogares, ciudades o naciones, pensando que la nuestra es una evolución en masa, planetaria y nuestro aporte desde el pensamiento, sentimiento y acción generará un efecto, tal cual nos enseña la física moderna y además producirá un efecto contagio como toda buena acción que es aprobada socialmente.
Las generaciones de espíritus que están encarnando ya vienen con esta conciencia planetaria. Nos corresponde a nosotros el esfuerzo de concientización y educación para dar cabida a que ese germen espiritual fructifique en acciones concretas en pos de la sostenibilidad y la solidaridad planetaria.
Deberemos ser un poco soñadores para concretar este objetivo. La historia de la humanidad está minada de genios creativos que llevados por su vocación y sus sueños, aspiraron a más y produjeron un salto cuántico en la evolución de la especie. Un aporte único que significó en muchos casos, un paso mayúsculo de progreso.
El espírita está llamado a esta tarea, pues ella no es más que la puesta en marcha de la gran Ley de Amor Universal.
Sumemos nuestro esfuerzo en esta corriente evolutiva, estimulemos los actos solidarios en nuestros hijos a través del ejemplo y valoremos nuestro planeta como espacio de progreso como espíritus encarnados. Seamos consientes y racionales en la satisfacción de nuestras necesidades y proveamos a los que menos tienen.
La verdadera Paz la sentimos cuando Damos.
Para terminar, unas palabras de Allan Kardec:
“El espírita no vive en el más allá, en la negación de la realidad física, material y social de su existencia. El espírita, consciente de su eternidad y de la relatividad de sus conocimientos, utiliza el contacto con lo invisible a fin de transformar su conciencia, de compartir su metamorfosis proponiendo una sociedad más justa, de dimensión planetaria”.


OBJETIVOS DE LA ENCARNACIÓN:

Introducción:
Este trabajo tiene por objeto compartir la investigación bibliográfica y mediúmnica realizada sobre los aspectos que condicionan la encarnación, la importancia del autoconocimiento, los estados de conciencia profundos y sus efectos sobre el periespíritu y el cuerpo físico.
A fin de comprender la necesidad del ser de trascender, de alcanzar objetivos superiores y por ende de aprovechar su existencia, nos introdujimos en  los contenidos  de la psicología transpersonal con la intención de aportar una visión externa y complementaria del espiritismo.
La indudable interrelación del conocimiento académico y el apuntalamiento de los conceptos espíritas que hoy encontramos en la bibliografía nos inducen a profundizar en la introspección, el estudio de la personalidad y sus implicancias en la salud.
La práctica mediúmnica es también una importante fuente de conocimientos que no podemos soslayar y habiendo expuesto sus producciones a juicio crítico y profundo análisis, contamos con una amplia casuística que deseamos compartir.
La meditación, la Respiración Holotrópica de Grof, la Inducción a estados alterados de Conciencia, la Introspección, la Reflexión Consciente, las Terapias de Vidas Pasadas, el Estudio de sí mismo a través de la Sesión Mediúmnica, la Hipnosis Regresiva, representan mecanismos o vías de acceso a nuestra conciencia profunda, haremos  un recorrido rápido sobre algunas de estas prácticas y sacaremos conclusiones ampliatorias de nuestra visión sobre la vida y sus circunstancias.
Este conjunto de herramientas nos facilitará el autoconocimiento, el descubrimiento del Sentido de nuestra Vida y de nuestros Objetivos en esta Encarnación, convirtiéndonos en personas más sabias, más libres y más felices.
Este trabajo está basado en conceptos ya desarrollados en mi trabajo anterior de 2006,  para la  XV Conferencia Regional de CEPA, Miami 2006, en el que aborde el tema Periespíritu y Reencarnación. Para no repetir conceptos ya tratados haré referencia a ese documento en diversas ocasiones el cual está disponible en la Biblioteca de la Página WEB de CEPA (http://www.cepainfo.org/).
Los importantes aportes realizados en los últimos 40 años en el área de la Psicología Transpersonal por Stanislav Grof, Ken Wilber, Charles Tart, Stanley Kripner, Georg Feuertein y otros nos permiten albergar la sana intención de unificar, de convalidar y mejor comprender, desde una visión holística, el proceso multi-encarnatorio del espíritu tal como lo sostiene la doctrina espírita.
A través de complicados mapas de la conciencia, estos autores han intentado entender la realidad del espíritu encarnado, desde una perspectiva científica  que aún hoy lucha por ser avalada en distinguidos ámbitos académicos.
Para nosotros es un bálsamo encontrar investigación científica que dé sustento a nuestra filosofía, la búsqueda de evidencia científica es básica para poder compartir este conocimiento sin sentirnos juzgados o malentendidos  ante las incesantes preguntas del público.
A fin de darle un marco teórico a nuestra discusión es que comenzaremos por un repaso de los conceptos básicos sobre espiritualidad, encarnación y  periespíritu.

Consideraciones:
·        No hay un único camino evolutivo.
·        La encarnación nos propone una experiencia única e irrepetible.
·        No estamos solos, nos acompañan espíritus y encarnados y desencarnados con los que conformamos una red solidaria.
·        Debemos ampliar nuestra visión, liberarnos de nuestros prejuicios y universalizar nuestros criterios.
·        El autoconocimiento es el primer paso hacia la libertad espiritual, nos conecta con lo superior y nos incorpora a la corriente evolutiva universal.
·        Las enfermedades colaboran para que retomemos nuestro camino, nos muestran nuestro yo imperfecto.
·        La comunicación con los espíritus constituye una excelente herramienta de autoconocimiento.
·        El servicio al semejante nos hace parte de la red solidaria y nos da paz.
·        El objetivo encarnatorio general es la vida en sociedad para poner a prueba nuestras condiciones, ejercitando la empatía y el amor al prójimo.
·        Somos co-creadores de nuestro camino.

Conocer nuestros Objetivos Encarnatorios significa:
Poder darle un sentido más profundo a nuestra vida, sentirnos más serenos, favorecer las "coincidencias" o sincronicidades, tener la capacidad de planificar y poder concretar con mayor asertividad nuestros planes.
Como consecuencia, entender nuestra actualidad evolutiva, prevenir ciertos acontecimientos, ciertas carencias de salud, comprender mejor a nuestros seres queridos y cómo los afecta nuestro carácter.
De esta manera, tener la posibilidad de favorecer sus propios desarrollos ya que intuiremos nuestro rol en sus vidas generando mejores y más provechosas interacciones.
Si comprendemos nuestra etapa evolutiva podremos captar con mayor claridad el proceso personal, familiar y social que conformamos y quizás también, el rumbo planetario.
Entiendo que parezca ambicioso, pero desde la humilde posición humana, nosotros también podemos colaborar creando nuestro espacio trascendente, generando equipos afines en tareas altruistas, aportando a la paz social y favoreciendo el desarrollo de un nuevo orden socio-político-económico más inclusivo y sustentable.


CONCLUSIONES GENERALES:
Como podemos apreciar, desde distintos grupos de estudio, sociedades espíritas, pensadores individuales, grupos mediúmnicos, pertenecientes a distintos países y culturas ha surgido la necesidad de plantearse el tema de la Actualización del Espiritismo.
Todos reconocen que el contexto histórico y cultural en el que se desarrolló la obra de Kardec ha cambiado sobremanera y la influencia natural de este contexto hace necesaria al menos, una revisión del lenguaje. También, y cómo lo advierte Kardec, los avances de la ciencia deberán ser analizados, debatidos e incorporados a la doctrina.
No me corresponde llegar a conclusiones cerradas sobre esta materia pero sí despertar en uds. la inquietud de debatir nuestra doctrina en el contexto de nuestras experiencias, de traer a nuestras vidas las enseñanzas espíritas y ponerlas a prueba, demostrando que no son parte de un sistema imaginario y utópico, sino que se incorpora a nuestra realidad de una manera auténtica y natural, ampliando nuestra comprensión y dando un significado trascendente a nuestros actos.
Cobra especial interés en este proceso el mecanismo de auto-conocimiento y mejora continua que propone Kardec, la utilización de la mediumnidad con los mismos fines o de investigación, el fortalecimiento de los valores de la familia y su capacidad irremplazable de formar y educar y también la necesidad de contribuir a la pacificación de un mundo convulsionado y febril, perturbado por un materialismo desmedido.
Nuestro aporte, queridos amigos, será desde los sentimientos, generando un ambiente propicio para la educación, para el intercambio, para el dialogo, para la construcción de consensos, para el acuerdo. Seguramente la razón inducirá nuestro camino pero el convencimiento profundo lo lograremos desde la comprensión del otro, la demostración afectiva y el dar, valiosas herramientas de la Ley de Justicia y Amor Universal.
La verdadera actualización toma cuerpo en nosotros a través de nuestros cambios, de la adaptación y comprensión que inspira en nosotros este conocimiento. Nuestros semejantes serán los beneficiarios de este proceso y los fieles testigos de nuestra evolución consciente. Favoreceremos también, el cambio global, generando el salto cuántico de conciencia que el espíritu encarnado necesita para cuidar este planeta y proseguir su evolución palingenésica.
Estos tres temas tratados nos demuestran la necesidad de actualizar el conocimiento espírita con el aporte de los investigadores modernos y post-modernos que amplían, ratifican y ponen a prueba los conceptos de las obras kardecianas. Estos interesantes aportes nos impulsan a razonar, repensar y clarificar nuestra doctrina bajo la óptica de los nuevos descubrimientos científicos y el cambio de paradigma que éstos les plantean a la humanidad.
Queda en nosotros, amigos espíritas, seguir investigando, repensando e intercambiando entre encarnados y con nuestros amigos desencarnados, con el objeto de construir nuevos conocimientos bajo la luz de la razón y su corroboración práctica.
Todo evoluciona en este plano, el conocimiento, nuestra comprensión de la realidad, los seres que nos rodean y también nosotros mismos. Esta evolución produce cambios permanentes, situaciones nuevas a resolver, adaptaciones superficiales y profundas, en definitiva: Progreso.
Todo cambio genera una oportunidad y ésta promueve una cadena de decisiones en el ser.
Aprovechemos esta oportunidad encarnatoria despojándonos de atavismos y prejuicios que nos anclan a esquemas superados de pensamiento, confiemos en las Leyes Divinas y promovamos los cambios personales, fuente necesaria para nuestra evolución en este plano.
Muchas gracias.


                                                                                                Gustavo Molfino


No hay comentarios:

Publicar un comentario