UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

viernes, 10 de agosto de 2012

                                                              
                                                   PROFESOR WILHELM TENHAEFF 

TELEPATÍA Y FUERZA DEL PENSAMIENTO
por
VALÉRIE FAUVEL ET FABIENNE DUCOURNEAU
LA TELEPATÍA:
POSIBILIDADES Y OBJETIVOS

LE JOURNAL SPIRITE N° 89 JUILLET 2012

El profesor Tenhaeff (1894-1981)
Parapsicólogo holandés, Wilhelm Tenhaeff observó
que personas relativamente cercanas habían recurrido
instantáneamente a la telepatía, aun a una distancia
nada desdeñable, cuando sobrevenía un problema
a uno de los dos sujetos. Él califica como telepatía de
crisis las transmisiones de pensamiento y emociones
(dolores, angustias, etc.) entre el emisor y el receptor
debidas a un problema enfrentado por el emisor.
Aparece como una constante en las observaciones,
el hecho de que las mejores parejas telepáticas
transmisor-receptor, siguen siendo sujetos de la
misma familia, entre madre e hijo, entre gemelos,
enamorados, amigos de larga data y a veces entre
terapeuta y paciente si hay transmisión de un vínculo
emocional. Serían capaces de percibir lo que el otro
piensa o siente, cualquiera que sea la distancia que los
separa. Los vínculos particularmente fuertes que unen
a estas personas facilitarían el fenómeno telepático
entre ellas.
Un ejemplo de estudio experimental sobre la telepatía
en estas condiciones de proximidad afectiva, fue
realizado por Sir Rudolph Peters, profesor de bioquímica
en Oxford. Se trataba de una madre que vivía en
Cambridge con su hijo, un profundo retrasado mental.
La historia llegó hasta Sir Rudolph por vía de uno de
sus amigos oftalmólogos. Este muchacho tenía una
visión muy mala. Cuando lo examinó, el chico obtuvo
brillantes resultados en el test de la vista que él no podía
comprender. Hizo sacar a la madre de la habitación y el
resultado del chiquillo fracasó. No lo conseguía sin su
madre. Hicieron luego otros tests y encontraron que el
muchacho podía lograr toda clase de cosas si su madre
estaba allí. Por supuesto, pensaron que esto se debía al
efecto “Clever Hans”: señales con la cabeza o cualquier
otra que pudiera ser una indicación. Entonces, llevaron
a la madre a otra habitación y siguió ocurriendo. Luego,
hicieron una serie de experimentos controlados en dos
laboratorios a unas cinco millas de distancia, donde se
le mostraba a la madre una serie de tarjetas con letras o
números, en una secuencia aleatoria y al otro extremo
de la línea se decía al muchacho cuándo comenzaba
la prueba y debía adivinar entonces de qué letra o
cifra se trataba. Todo fue registrado también en cinta
por si acaso alguien hubiera replicado que las sutiles
señales pasaban por el teléfono. Los resultados de este
experimento fueron muy diferentes de los resultados
de pruebas de laboratorios normales de parapsicología.
De 479 pruebas que implicaban números, la tasa
de éxito debida al azar para números de 1 a 10 es del
10%. Él obtuvo un resultado del 32%… y con las letras,
en 163 pruebas, la tasa debida al azar es del 4% pues
hay 26 letras. El resultado real fue 32%. Son resultados
increíblemente significativos, mucho más impresionantes
que la parapsicología estándar de laboratorio.
Ese no es un caso aislado. La literatura de investigación
psíquica está llena de demostraciones de este
tipo. Nunca nadie ha señalado puntos débiles en estos
estudios. Simplemente han sido ignorados.
El tipo más corriente de telepatía manifestado en el
mundo moderno es probablemente la telepatía en
relación con las llamadas telefónicas. Las investigaciones
muestran que para una población media, el 80%
de las personas afirma que han tenido la experiencia
de pensar en alguien que los ha llamado enseguida de
manera aparentemente telepática o de haber llamado
a alguien que les ha dicho “Qué curioso, justamente
estaba pensando en ti”.
RUPERT SHELDRAKE

He aquí cómo se desarrollan sus experimentos: “Encontramos
personas que dicen que eso les sucede, les pedimos
que nombren a cuatro personas con quienes sería posible
que se produjera, habitualmente son amigos cercanos o
miembros de la familia y luego se quedan sentadas en
casa. Son filmadas, con el teléfono colocado sobre una
mesa delante de ellas. Son fijos, por supuesto, pues todos
los móviles tienen pantallas de identificación del interlocutor.
Saben que van a recibir una llamada a las 10. A
las 10 suena el teléfono; es una de las cuatro personas.
Antes de descolgar, deben adivinar de quién se trata. No
tienen ningún medio racional de saberlo pues la elección
se ha hecho al azar diez minutos antes. Por tanto, se trata
de una tarea aleatoria. La persona está a kilómetros. Al
azar, pueden caer justo una vez sobre cuatro o sea 25%.
Teníamos 63 sujetos, los resultados: 45%… Es un resultado
extremadamente significativo.
Ahora se realizan experimentos sobre telepatía por
e-mail. Es un fenómeno similar. Muchas personas han
dicho que piensan en alguien y luego reciben un mensaje
de él. ¿Es apenas una coincidencia? Tenemos los mismos
pasos para los potenciales e-mailers. Éstos son elegidos
al azar. Ustedes saben que van a recibir un mensaje en un
momento preciso y justo antes, deben adivinar de quién
se trata. La tasa de éxito debida al azar es del 25%. La
tasa de éxito obtenida es del 46%… una vez más, extremadamente
significativa.
La telepatía de los animales es extremadamente
corriente. Muchas personas han tenido experiencias telepáticas
con los perros o los gatos. Con Pam Smart, hemos
hecho cientos de experimentos, con perros que saben
cuando su dueño vuelve a casa. Hemos mostrado que
sucede aun cuando las personas vuelven en momentos
aleatorios, cuando toman el taxi, eso no es debido al azar.
¡Es altamente significativo estadísticamente y ha llevado
a experimentos con un loro vidente que vivía en Nueva
York! La propietaria de este loro descubrió que él captaba
sus pensamientos. Parecía saber lo que pensaba. Actual-

 mente tiene un vocabulario de 950 palabras. Es el animal
parlante más consumado del mundo. Ahora se ha
demostrado que los loros pueden hablar en forma
expresiva, pero este crea frases y capta sus pensamientos.
También interrumpe sus sueños cuando
duerme al lado de ella. ¡La despierta comentando
sus sueños! La primera vez que escuché eso, no creí
que fuera cierto. Hicimos pruebas simples donde le
pedí que mirara imágenes en otra habitación y el
loro decía lo que ella miraba. Preparamos un experimento
filmado con toda una serie de imágenes
selladas en sobres precintados en un orden aleatorio.
Las abría en una habitación con una cámara.
En otra habitación, el loro —sin nadie más, en otro
piso— era filmado todo el tiempo. La tasa de éxito
fue increíble. En 71 pruebas, acertó 23 veces o sea el
32%. Había 19 palabras posibles. Este resultado es
inmensamente superior al azar”.

¿Coincidencias, según algunos, o verdadera
transmisión del pensamiento?

La definición de espíritu según la filosofía espírita
nos da una interpretación lógica: el pensamiento
es definido como una energía, es el
atributo esencial de nuestros espíritus. Utilizado
tanto en forma consciente como inconsciente,
es el medio de intercambios y de comunicación.
Esta energía exteriorizada transporta un cierto
número de informaciones precisas cuando el
pensamiento es consciente, y cuando no lo es,
conduce toda una carga sentimental. Lo cual es
definido a través de este extracto de mensaje
espírita: “…Con motivo de ciertas circunstancias
emocionales, el individuo puede tener, en medio
de su cotidianidad, estados de telepatía repentina
y, por consiguiente, de clarividencia repentina. En
general, el recuerdo será notable. No se trata de
un desarrollo cualquiera de mediumnidad clarividente.
Se trata de un hecho real relativo a vuestra
naturaleza eminentemente espiritual…”

Igualmente nos ha sido revelado que “el mundo
de los druidas conocía la virtud y la fuerza esencial
de la naturaleza de los hombres, es decir del
espíritu, y por consiguiente, la fórmula telepática.
La telepatía se transporta por el espacio de los
hombres sin ningún límite. Es por eso que todos
los que, en el tiempo druídico, a la vista de la naturaleza
tenían conciencia de la presencia de un
Dios en el universo y de un espíritu en sus cuerpos,
buscaban sin cesar entrar en contacto con todas
las fuerzas vivientes de la tierra, ellas también en
búsqueda, cualquiera que fuera la latitud”.
Muchos contactos telepáticos tuvieron lugar,
pues, entre el Egipto de Tutankamon, de Ramsés
II, de Nefertiti, y los druidas que habitaban la
tierra de la Armorique. La universalidad de la
fuerza del pensamiento que, en efecto, no tiene
ningún límite. No era difícil a un pueblo en búsqueda
poder transmitir por telepatía el resultado de su
búsqueda a otro pueblo en búsqueda: “La telepatía era
nuestro lenguaje principal, nuestro lenguaje cotidiano.
Si uno de nosotros se encontraba en desamparo, cualquiera
que fuera la circunstancia de ese desamparo, nos
llamaba por telepatía. La telepatía nos permitía responderle
enseguida pero no sólo responderle, sino también
localizarlo en la geografía de los lugares donde corría
el riesgo de perecer y enseguida algunos de nosotros
podíamos acudir junto a él”
.
En un sueño magnético que describe la vida druídica,
se indica que la telepatía era estudiada desde los diez
años.
“Veo un megalito, más grande que los otros. De cada
lado se encuentra un niño, con la oreja apoyada contra
la piedra. Es un poco el sistema de las tarjetas. Se envían
figuras geométricas por el pensamiento. Cada uno
dispone de cubos, triángulos, esferas y otras formas
de madera. El maestro comprueba cada envío y cada
recepción. Permanece de pie delante de la piedra. Un
niño envía la esfera, la piensa con mucha fuerza. El otro
niño, que recibe muestra al maestro el objeto recibido. El
trabajo telepático es repetido a cada error hasta que el
emisor y el receptor están de acuerdo. Sólo le hacen falta
algunos meses a los niños para acostumbrarse a esta
gimnasia del espíritu”.

Hemos podido hacer una pregunta relativa a la transferencia,
fenómeno encontrado en medicina: reacciones
afectivas conscientes e inconscientes que experimenta
el paciente con relación a su médico.
“Uno no puede definirla, en el plano afectivo, sino a partir
del fenómeno telepático. La transferencia es una forma
de telepatía; esta es la manera más simple en que se la
puede definir. La carga afectiva y psicológica de cada
individuo es objeto de una transferencia permanente
y cotidiana fuera de toda forma de terapia, a nivel del
trabajo, de la familia, de la sociedad, a nivel del conjunto
de las relaciones que establece también esa cotidianidad.
Vivís en una transferencia permanente, vivís en una telepatía
permanente. La transferencia, de manera más
precisa y más limitada en el campo de la terapia, es una
transferencia que es igualmente naturaleza”.

Otra respuesta relativa a los animales: “El mundo
animal está regido según la ley de evolución dentro
de la moralidad ambivalente, es decir, en la balanza
del bien y el mal. Hay animales más o menos evolucionados.
Por consiguiente, a veces, cuando el animal no
es muy evolucionado, puede mostrar una cierta brutalidad.
El animal puede mostrar un cierto número de
elementos negativos y, especialmente, en el plano fluídico.
A este propósito, sepamos revelar toda la fuerza de
la naturaleza humana frente a esta posible agresividad.
Lo sabíais vosotros, y lo sabe él también, con frecuencia
el domador está en telepatía con los animales a los
que trata justamente de dominar y hacer obedecer
sus mandatos. Os puedo asegurar que esa telepatía
del domador, y no se trata sino de un simple ejemplo
entre tantos otros, es profundamente percibida por la
naturaleza animal. Así, el hombre puede responder a
eventuales agresiones de animales de poca evolución
no por medio de la brutalidad física, sino por el fluido
del pensamiento”.
“(…) La telepatía es universal y puede efectuarse dentro
de un reino o entre cada reino, ya sea humano, animal,
vegetal o mineral. El pensamiento atraviesa todas las
formas vitales, y debe saber encontrar su conjugación
armoniosa dentro de estas mismas formas que no
tienen sino una sola razón de ser: vivir juntos en nombre
de la ley del amor”.
La telepatía en nuestra Asociación:
En el seno de
nuestra Asociación, algunos practican la telepatía en
forma regular con las cartas de Zener y otra vez han
obtenido resultados, muy significativos. Y además, esta
transmisión del pensamiento, consciente o inconsciente,
puede explicar también otra facultad del espíritu:
la clarividencia. Los llamados clarividentes tienen
la posibilidad de recibir el pensamiento del prójimo.
Esta facultad es ampliada entonces pues les permite
recibir informaciones del inconsciente del sujeto,
podrían descubrir un problema físico, el comienzo
de una enfermedad de la cual la persona no tiene
conocimiento. Para explicarla, necesitamos recordar la
existencia de los tres componentes del ser humano: el
cuerpo físico, el espíritu y un cuerpo sutil, vínculo entre
los dos anteriores, llamado periespíritu. Este periespíritu
emite vibraciones, fuente de información sobre
nuestro estado psicológico o nuestro estado de salud.
Es por eso que el clarividente también va a entrar en
telepatía más con la conciencia del sujeto que con
todo un conjunto de datos reales pero desconocidos
de éste, informaciones recibidas por el clarividente
bajo la forma de clisés y sensaciones. Contrariamente
a la telepatía, esta facultad no pertenece a todos. El
espíritu utiliza igualmente la telepatía para imprimir su
diseño, la elección de los colores en su intermediario
el médium artista. El radiestesista está en telepatía con
la materia. Durante los sueños magnéticos, el proceso
empleado para transmitirnos el mensaje también es
telepático: “Cuando el médium ve en el más allá, cuando
nos mira, tenemos entonces, apariencia humana, para
él y voluntariamente. Entonces puede pensar que le
hablamos como les hablo yo actualmente. En verdad, no
es nada; esta apariencia se establece simplemente a fin
de tranquilizarlo y de manera que no se extravíe de las
palabras que deseamos transmitirles. Por consiguiente,
utilizamos directamente la telepatía hacia él, transmitida
luego a su cuerpo físico que la restituye a ustedes por
medio de la palabra”.
La telepatía, ¿para quién y para hacer qué?
La respuesta se nos da en diferentes mensajes:
“La telepatía debe ser reencontrada, debe ser enseñada
de nuevo; nosotros no dejamos de hacerla y de
subrayarla con vosotros. Es cierto que vuestro mundo
moderno no se presta fácilmente a este ejercicio,
tampoco a la clarividencia, la psicometría, o hasta
a nuestro contacto. Los ruidos disonantes de vuestro
mundo moderno impiden demasiado la presencia de
fenómenos simples, verdaderos y naturales relativos a
vuestros espíritus”.
Junto a personas retrasadas mentales. “Hay que
enseñar a los futuros padres todas las formas del
espíritu con el poder que éste puede manifestar. Feliz
será, pues, el minusválido recibido en su familia de
conciencia, en su familia espírita, pero sobre todo en
esta familia que no lo acoge para poseerlo sino para
amarlo y seguir esperando en él. Es inútil, tanto para
un terapeuta como para una familia emprender una
relación con el minusválido, en la medida en que el
terapeuta o dicha familia no hayan comprendido
antes todo lo que se puede recibir de este minusválido.
Existe una laguna en ciertos educadores, psicólogos o
en ciertas familias, esa laguna es fácil de comprender:
dar, pero dar con orgullo, tener de alguna manera la
altivez del acto. Eso, por supuesto, de ninguna manera
sirve para nada, sino para turbar más al minusválido.
El don de sí mismo es ante todo virtud de humildad, en
la telepatía cierta que podrá establecerse un día entre
el llamado minusválido y el que viene a ayudarlo con
gran sinceridad. Se acerca el día en la lucha espírita, en
el combate espiritualista, en que la telepatía se volverá
natural, una circunstancia cotidiana. Entonces, mucho
más allá del lenguaje, ese mismo lenguaje será encontrado
por el pensamiento directo”
.
Junto a personas que sufren: “El que actúa con fuerza,
con determinación, con amor, a nivel de su pensamiento
para exteriorizarlo, para difundirlo, para que
ese pensamiento sea dirigido convenientemente en
favor del que sufre, está en telepatía inconsciente con el
que sufre. El que sufre en su carne o en su espíritu recibe
ese pensamiento, lo registra, aun sin saberlo, aun sin
percibirlo, es un registro de naturaleza inconsciente”.

“La oración es una alegría, una función inherente al
espíritu, una telepatía del alma. La palabra prostituida
por los hombres ha perdido su sentido primario. Rezad,
sí, rezad, amigos míos, con todas vuestras fuerzas, es
decir con todo vuestro deseo de aportar al otro lo que
él espera de vosotros”.

Esa es una invitación de los espíritus que nos
alientan, os alientan a desarrollar esta facultad inherente
a la naturaleza espiritual de cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario