UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

lunes, 9 de abril de 2012


 


 
 
 
 
 
LECCIÓN DÉCIMA TERCERA
DE: EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS
Autor: ALLAN KARDEC
Versión castellana: Giuseppe Isgró C.

INTERVENCIÓN DE LOS ESPÍRITUS
EN EL MUNDO CORPORAL.


Penetración de nuestro pensamiento. Influencia oculta sobre nuestro Pensamientos y sobre nuestras Acciones. Afectos de los Espíritus por los encarnados. Espíritus protectores o Guías. Espíritus simpáticos Espíritus familiares. Presentimientos. Influencias de los Espíritus sobre los acontecimientos de la vida. Acción de los Espíritus sobre los fenómenos de la naturaleza. Los Espíritus en las batallas. Pactos de maleficio. Poder oculto, Talismanes. Bendiciones y Maldiciones.
PENETRACIÓN EN NUESTRO PENSAMIENTO
1. Los Espíritus ven todo lo que hacemos?
-“Podrían; ya qué se encuentran siempre a nuestro lado; pero cada uno de ellos ve solamente aquellas cosas a las cuales presta atención; de las otras, que les son indiferentes, no se ocupan”-.
2. Pueden los Espíritus conocer nuestros pensamientos?
-“Aún aquellos que vosotros quisierais esconderos a vosotros mismos. Es imposible esconder alguna cosa a los Espíritus”-.
Es más fácil, por lo tanto, esconder una cosa a una persona mientras viva, que escondérsela después de su desencarnación?
-“Ciertamente, ya qué cuando vosotros creéis de no ser vistos, sois frecuentemente circundados por una cantidad de Espíritus, que os observan”-.
3. Qué piensan de nosotros los Espíritus que nos circundan y observan?
-“Los Espíritus ligeros gozan en daros pequeños fastidios, y se ríen de vuestras impaciencias; los Espíritus serios se conduelen de vuestras peripecias, y buscan ayudaros”-.
INFLUENCIA OCULTA SOBRE NUESTROS PENSAMIENTOS Y SOBRE NUESTRAS ACCIONES.
4. Los Espíritus influyen sobre nuestros pensamientos y acciones?
-“Mucho más de cuanto vosotros podáis pensar, por cuanto, frecuentemente, son ellos quienes os dirigen”-.
5. Esto admitido, -tenemos, nosotros, por lo tanto, pensamientos propios y otros que nos son sugeridos?
-“Vuestro Espíritu piensa. Pero, vosotros sabéis que frecuentemente alrededor del mismo argumento os vienen a la mente más ideas, y algunas veces contrastantes: esto ocurre por cuanto entre los pensamientos que os pasan por la mente los hay que son vuestros, mientras que otros son nuestros, lo que os pone en la incertidumbre, por cuanto concebís dos ideas opuestas”-.
6. Cómo distinguir los pensamientos que nos son propios de aquellos que nos son sugeridos?
-“El pensamiento sugerido parece casi una voz, que os habla; vuestros, propiamente, son los pensamientos del primer impulso. Del resto no sirve de nada que os afanéis para distinguirlos; más bien, es mejor que no lo hagáis, ya qué en tal modo podéis actuar más libremente, y si os decidid por el bien, tendréis mayor mérito; si, en cambio, por el mal, aumentaréis vuestra responsabilidad”-.
7. Los seres humanos de ingenio, y aquellos que se denominan genios, obtienen sus ideas de la propia mente?
-“Algunas veces sí; pero, frecuentemente, ellas les son sugeridas por otros Espíritus, que los juzgan capaces de entenderlas y dignos de transmitirlas. Cuando ellos no las encuentran en sí mismos, atienden la inspiración, la cual no es otra cosa que una invocación, que realizan sin tener conciencia de ello”-.
Si hubiese sido útil distinguir claramente nuestros pensamientos de aquellos que nos son sugeridos, Dios nos habría dado el medio, al igual que nos da el de distinguir el día de la noche. Cuando una cosa queda incierta, es signo de que debe ser así por nuestro bien.
8. Se dice, comúnmente, que el primer impulso es siempre bueno. Es verdad?
-“Puede ser bueno o malo según la naturaleza del Espíritu encarnado. Es siempre bueno en quien escucha las buenas inspiraciones”-.
9. Cómo se puede distinguir si un pensamiento sugerido proviene de un Espíritu bueno o no?
-“Estudiadlo: los buenos Espíritus aconsejan solamente el bien; os toca a vosotros distinguirlo”-.
10. Por qué nos empujan al mal los Espíritus imperfectos?
-“Para haceros sufrir al igual que ellos”-.
Mejora su condición con ello?
-“No: lo hacen por envidia de ver a otros más felices que ellos”-.
Qué clase de sufrimientos quieren producir en otros?
-“Aquellos que resultan de un estado moral imperfecto y de encontrarse desconectados del Ser Universal”-.
11. Por qué permite el Ser Universal que los Espíritus imperfectos nos induzcan al mal?
-“Los Espíritus imperfectos son los instrumentos destinados a probar la fe y la constancia en el bien de los seres humanos. Vosotros, por cuanto Espíritus, debéis progresar en la ciencia del infinito, y pasar a través de las pruebas del mal para alcanzar el bien. Nuestra misión es la de ayudaros a seguir por la recta vía. Las malas influencias actúan sobre vosotros cuando las llamáis con deseos negativos, por cuanto los Espíritus inferiores vienen para ayudaros en el mal, cuando deseáis cometerlo. Ellos no pueden seduciros en contra de vuestra voluntad. Quien estuviese inclinado al homicidio encontraría una multitud de Espíritus que fomentarían en él este pensamiento; sin embargo, también tendría la asistencia de otros que buscarían de disuadirlo con exhortaciones al bien: esto establece el equilibrio y os deja libre en la elección”-.
De este modo el Ser Universal deja a nuestra conciencia la elección de la vía que debemos seguir y la libertad de de ceder a una u otra influencia que se ejerce sobre nosotros.
12. Podemos librarnos de la influencia de los Espíritus que tratan de inducirnos al mal?
-“Ciertamente, por cuanto se atacan solamente a quienes que les invitan con el deseo, o les atraen con el pensamiento”-.
13. Los Espíritus, cuya influencia negativa nosotros rechazamos con la fuerza de la voluntad, renuncian a sus tentativos?
-“Y qué queréis que hagan? Cuando no logran su objetivo, abandonan; empero, siempre están pendientes, al igual que lo hace el gato con el ratón”-.
14. De qué manera se puede neutralizar la influencia de los Espíritus imperfectos?
-“Haciendo el bien y reponiendo toda vuestra confianza en el Ser Universal, vosotros rechazaréis la influencia de los Espíritus inferiores, y neutralizaréis el dominio que ellos quisieran ejercer sobre vosotros. Guardaos de escuchar las sugestiones de los Espíritus que suscitan pensamientos negativos, siembran la discordia entre vosotros, excitando cada mala pasión; desconfiad, en especial modo, de quienes soplan en vuestro orgullo, por cuanto ellos os golpearan en vuestro punto menos fuerte. Es por esto que Jesús expresaba: Ser Universal, no nos dejes inducir en tentación; líbranos del mal”-.
15. Los Espíritus que buscan de inducirnos al mal, poniendo de esta manera a prueba nuestra firmeza en el bien hacer, obedecen, así a una misión que le fuera encomendada? Y, si esa es una misión, tienen por ello responsabilidad?
-“Ningún Espíritu tiene por misión hacer el mal: quien lo comete lo realiza por propia voluntad, asumiendo las respectivas consecuencias. El Ser Universal lo deja hacer para poneros a prueba, pero no lo os ordena: toca a vosotros rechazarlo”-.
16. Cuando experimentamos un sentimiento de inquietud, de ansiedad inexplicable, o de interna satisfacción, sin conocer el motivo, eso tiene su origen en una disposición física?
-“Casi siempre es el resultado de comunicaciones que se tienen, inconscientemente, con los Espíritus, o que tuvisteis con ellos durante el sueño”-.
17. Los Espíritus que buscan de inducir al mal, aprovechan las circunstancias en que la gente se encuentra, o pueden crearlas a voluntad?
-“Aprovechan las circunstancias, pero, muchas veces las provocan empujándoos, sin vosotros saberlo, hacia el objeto que deseáis. De esta manera, por ejemplo, una persona encuentra en su camino una suma de dinero: no creáis ya que sean los Espíritus que le condujeron en aquel lugar; empero, los imperfectos pueden inducir al sujeto a dirigirse a aquel lugar y sugerirle la idea de adueñarse del dinero, mientras los buenos le sugieren la de restituirlo a quien pertenezca. Lo mismo ocurre en todas las demás tentaciones”-,
OBSESIONADOS
18. Puede un Espíritu revestir momentáneamente la envoltura de una persona viva, es decir, introducirse en su cuerpo, y actuar en lugar del que se encuentra encarnado?
-“Un Espíritu no entra en un cuerpo, como uno de vosotros en una casa; se puede asimilar con un Espíritu encarnado, que tiene sus mismos defectos y sus mismas cualidades, para actuar en armonía; pero es siempre el Espíritu encarnado que actúa como quiere sobre la materia de la que encuentra revestido. Ningún Espíritu puede sustituir al que se encuentra encarnado, por cuanto en el ser humano Espíritu y cuerpo están indisolublemente unidos hasta el término de la existencia material”-.
19. Entonces, si no existe posesión propiamente dicha, es decir, cohabitación de dos Espíritus en el mismo cuerpo, puede un Espíritu encontrarse en dependencia de otro de manera de ser sojuzgado u obsesionado al punto que su voluntad sea más o menos inhibida?
-“Sí, este es el verdadero caso de obsesión. Empero, sabed que esta dominación jamás puede subsistir sin la participación de quien experimenta, bien sea por debilidad o por consenso. Sin embargo, muchas veces se toman por poseídos epilépticos o personas enloquecidas, quienes precisaban más un médico que de exorcismo”-.
El término obsesión, en su acepción normal, presupone la existencia de Espíritus imperfectos, es decir, una categoría de seres de naturaleza perversa, y la cohabitación de uno de estos con un Espíritu encarnado en el mismo cuerpo. Ahora, por cuanto no existen demonios propiamente dichos, y dos Espíritus no pueden habitar contemporáneamente en el mismo cuerpo, no existen poseídos, según el significado atribuido a este vocablo. La palabra obsesión se entiende como dependencia absoluta, en la cual el ser puede encontrarse, de parte de Espíritus imperfectos, que le dominan”-.
20. Es posible alejar de sí a los Espíritus malvados, y liberarse de su dominio?
-“Puede siempre, cada quien, desempeñar un rol, quien tiene la firme intención de hacerlo”-.
21. Puede suceder que la fascinación ejercitada por un Espíritu imperfecto sea de tal grado que la persona subyugada no lo perciba? Entonces, puede un tercero hacer cesar este dominio ejercitado y en tal caso como se procede?
-“Si este tercero es una persona de bien, su voluntad puede ayudar, solicitando sobre el caso la asistencia de los buenos Espíritus, por cuanto cuando se trata de un ser virtuoso, tiene mayor ascendencia sobre los Espíritus imperfectos para alejarlos, y sobre los buenos para atraerlos; pero sería vano todo esfuerzo si el subyugado no lo consiente y deja de cooperar. Hay quienes se complacen de una dependencia que estimula los gustos y los deseos. En cada caso, quien no tiene un pensamiento puro experimenta en ese mismo grado la respectiva impotencia: los Espíritus buenos le desprecian y los imperfectos no le temen”-.
22. Las fórmulas de exorcismo tienen alguna eficacia sobre los Espíritus imperfectos?
-“No: cuando estos Espíritus ven que se recurre a tales medios, se ríen, haciendo cosas peores”-.
23. Existen personas animadas de buenos pensamientos y no obstante se encuentran poseídas? Cuál es el mejor medio de librarse de los Espíritus dominadores?
-“Agotando la obstinación, no haciendo caso de sus sugestiones; persuadidles de que pierden el tiempo. Cuando observan de que es un esfuerzo perdido, se van”-.
24. La oración es un medio eficaz en contra de la obsesión?
La oración siempre es una ayuda potentísima; pero tomad en cuenta de que no es suficiente pronunciar palabras. El Ser Universal asiste a quienes actúan y no a los que se limitan a preguntar. Es necesario, por lo tanto, que el obsesionado haga de su parte todo cuanto dependa de él para erradicar de sí la causa que atrae a los Espíritus imperfectos”-.
25. Qué se debe pensar del ahuyentamiento de los demonios del que habla el Nuevo Testamento?
-“Es preciso distinguir en cual acepción se utiliza la palabra demonio. Si se denomina demonio un Espíritu imperfecto, que subyuga a un encarnado, cuando se elimine la influencia, él será alejado de verdad. Si atribuís una ausencia de salud al demonio, reestablecida la salud, podréis decir que le habéis alejado. Una cosa resulta cierta o falsa según el sentido que se le dé a las palabras. Las más grandes verdades pueden parecer absurdas, si se observa únicamente la forma, o se toma la alegoría por la realidad. Entendedlo bien, y fijadlo en la mente, por cuanto esta es una regla que se precisa frecuentemente aplicar”-.
CONVULSIONARIOS
26. Los Espíritus participan en los fenómenos que se producen en los individuos denominados convulsionarios?
-“Sí, mucha, al igual que, también, el magnetismo, que es la primera causa. Pero, personas pocos escrupulosas, para explotarlas, frecuentemente los han exagerado, y de esta manera, ridiculizados”-.
De cuál naturaleza son, generalmente, los Espíritus, que contribuyen a esta especie de fenómenos?
-“Pocos elevados. Creéis vosotros que Espíritus elevados se ocuparían de esto?”
27. Cómo es que el estado anormal de las convulsiones y las crisis de este genero pueden desenvolverse, de repente, en una entera población?
Por efecto de simpático: en determinados casos, las disposiciones morales se comunican con extrema facilidad. Conocéis en grado suficiente los efectos magnéticos para comprender este particular, así como la parte que ciertos Espíritus toman por simpatía”.
Entre las singulares facultades que se observan en los convulsionarios, es fácil notar varias, de las cuales el sonambulismo y el magnetismo ofrecen numerosos ejemplos, como la insensibilidad física, la penetración del pensamiento, la transmisión simpática de los dolores, y otros similares. Por lo cual, no se puede dudar que aquellos seres no se encuentran, en estado de vigilia, en una especie de sonambulismo provocado por influencia recíproca. Son, al mismo tiempo, magnetizadores y magnetizados, sin saberlo.
28. Cuál es la causa de la insensibilidad física que se observa en ciertos convulsionarios y en otros individuos sometidos a las más atroces torturas?
-“En algunos es exclusivamente la fuerza magnética, que actúa en el sistema nervioso de la misma manera que ciertas sustancias; en otros, la exaltación del pensamiento, la cual aturde la sensibilidad de tal manera que la vida parece que fue retirada del cuerpo para trasladarse en el Espíritu. -No sabéis, acaso, que cuando el Espíritu está centrado en una cosa con intensidad, el cuerpo no oye, no ve y no siente nada?
La exaltación fanática y el entusiasmo ofrecen, frecuentemente, en los suplicios, el ejemplo de una tranquilidad e intrepidez, que no podrían triunfar de un dolor agudo, si no se admitiese que la sensibilidad es inhibida por una especie de efecto anestésico. Es notorio que, en el ardor de las batallas, alguno, frecuentemente, no se percata de una grave herida, mientras que, en condiciones normales, experimentaría dolor.
Por cuanto estos fenómenos dependen de una causa física y de la acción de ciertos Espíritus, se podría anteponer la pregunta sobre cómo ha sido posible que los magistrados públicos hayan logrado, en algunos casos, a hacerlos cesar. La respuesta es muy simple. La acción de los Espíritus no es sino secundaria: ellos aprovechan, únicamente, de una disposición natural. Ahora, los magistrados no han suprimido esta disposición, sino la causa, que la mantenía, y la exaltaba, por lo cual, de activa que era la convirtieron en latente. Si no hubiese sido así, su intervención habría fallado, al igual que lo hace, cada vez, que la acción de los Espíritus es directa y espontánea.

AFECTOS DE LOS ESPÍRITUS
POR DETERMINADAS PERSONAS
29. Los Espíritus aman algunas personas encarnadas con preferencia de otras?
-“Los Espíritus buenos tienen simpatía por las personas virtuosas, o que van mejorando; los Espíritus inferiores por los seres viciosos, o que tienen tendencia a tales efectos. Esta es la causa del afecto, dado por la semejanza de los sentimientos”-.
30. El afecto de los Espíritus por las personas encarnadas es puramente moral?
-“El afecto verdadero no puede ser diverso; empero, cuando un Espíritu se liga a una persona no siempre es por afecto, sino que interviene un remanente de pasiones humanas”-.
31. Los Espíritus toman parte en nuestras desventuras y en nuestra prosperidad? Quiénes nos aman, se afligen de nuestros males?
-“Los buenos hacen todo el bien que les es posible, y se alegran de vuestro bienestar. Se afligen de vuestros males, cuando no los soportad con resignación, resultando sus esfuerzos por ayudaros infructuosos, por cuanto vosotros hacéis como el que rechaza la bebida amarga que habrá de curarle”.-
32. De los males humanos, de cuales se afligen más los Espíritus, de los físicos o de los morales?
-“De vuestro egoísmo y dureza de sentimientos, que constituyen la causa de todos los demás. No se ocupan de todos aquellos males imaginarios, que nacen del orgullo y de la ambición; pero si lo hacen de todo aquello que tiene por efecto abreviar vuestro tiempo de prueba”.-
Los buenos Espíritus, por cuanto saben como la vida corpórea es transitoria, y las tribulaciones que las acompañan son medios para alcanzar un estado mejor, se afligen por nosotros más de las causas morales, que distancian de la meta, que de los males físicos que son pasajeros. De las adversidades que perjudican, únicamente, nuestras ideas mundanas, ellos se ocupan al igual que nosotros lo hacemos con las aflicciones pueriles de los niños”-.
Ellos, que en las aflicciones de la vida ven un medio para el propio avance, las consideran como las crisis momentáneas que debe salvar a la persona que anhela curarse. Se interesan en nuestras adversidades al igual que nosotros lo hacemos con las de una persona amiga. Empero, juzgando las cosas mejor que nosotros, las aprecian de manera más precisa. De esta manera, mientras ellos nos exhortan hacia un buen porvenir, nos Espíritus inferiores lo hacen en sentido contrario.
33. Nuestros parientes y amigos, que nos precedieron en la dimensión espiritual, -tienen por nosotros más simpatía que los Espíritus que nos son extraños?
-“Ciertamente, con frecuencia os protegen con todas sus fuerzas”-.
Son sensibles al afecto que experimentamos por ellos?
-“Sensibilísimos; olvidan, únicamente, a quienes lo hacen con ellos”-.
ESPÍRITUS PROTECTORES O GUÍAS.
ESPÍRITUS AFINES, ESPÍRITUS FAMILIARES.
34. Existen Espíritus que protegen a una persona encarnada, en particular?
-“Sí; cada encarnado tiene un hermano espiritual, es decir, aquel que vosotros, frecuentemente, denomináis vuestro buen Espíritu o vuestro buen Genio”-.
35. Qué se debe entender por Espíritu protector?
-“Es un Espíritu de orden elevado asignado en función protectora”.
36. Cuál es la misión del Espíritu protector?
-“La de un Padre hacia sus propios hijos: guiar su protegido en la buena vía y ayudarle con consejos; consolarlos en las aflicciones, y alentar su coraje en las pruebas de la vida”.
37. El Espíritu protector vigila a su protegido desde el nacimiento?
-“Desde el nacimiento hasta la desencarnación”. Frecuentemente, después, le sigue, también, en la dimensión espiritual, y, muchas veces, en diversas existencias, dado que, por la relación existente en la vida del Espíritu, cada una constituye una breve fase”,
38. La misión del Espíritu protector, -es voluntaria u obligada?
-“Es obligada, desde el momento en que el Espíritu aceptó, voluntariamente, aquella tarea; pero, está en su facultad elegir como protegido el ser que le sea más simpático. Para unos, constituye un placer; para otros, una misión o un deber”.
Dedicándose a un encarnado, -el Espíritu renuncia a proteger a otros?
-“No; pero, lo hace menos exclusivamente”.
39. El Espíritu protector está unido, fatalmente, al ser a quien protege?
-“Puede ocurrir que él deba dejar su lugar para cumplir otros encargos, en cuyo caso es sustituido”.
40. Ocurre, alguna vez, que el Espíritu protector abandone a su protegido, cuando éste es rebelde a sus consejos”
-“Se aleja, cuando ve que su acción protectora no conduce a nada, es decir, cuando la persona encarnada prefiere seguir la influencia de los Espíritus inferiores: pero, no le abandona, y se hace siempre sentir, aún cuando habla con alguien que se reusa oír. Empero, en cuanto es llamado, vuelve a asistirle. La doctrina de los Espíritus protectores debería convertir, también, a los más incrédulos, por el encanto de su dulzura. En verdad, cuál idea puede ser más consoladora de la que sostiene que, cada uno de nosotros, tiene siempre en su defensa un ser que le es superior, dispuesto, siempre, a socorrerle, a aconsejarle, a sostenerle, a ayudarle a subir la áspera montaña del bien, amigo más sincero y más devoto de los más íntimos que se puedan desear sobre esta tierra? Aquel ser os sigue por orden de Dios, que bajo su cuidado os colocó, y, y con amor, cumple, cerca de vosotros, una hermosa, pero, exigente misión. Sí, en cualquier parte en que os encontráis, él estará con vosotros. Nada podrá separaros de aquel ser amigo, que no podéis ver, pero que, vuestro Espíritu siente sus suaves impulsos y entiende los prudentes consejos. Por qué no os fundáis mejor sobre esta excelente verdad? OH, cuantas veces os reafirmaría en los momentos de crisis! Cuantas veces os salvaría de la influencia de los Espíritus inferiores! Con frecuencia, en cambio, a vuestro regreso en la dimensión espiritual, aquel Espíritu protector deberá deciros: -”Yo te aconsejé, pero tú no me prestaste atención; yo te enseñé a donde te conducía el camino, y tú quisiste seguirlo; yo te hice sentir en la conciencia la voz de la verdad, pero tú seguiste los consejos opuestos. Interrogad vuestros Guías, estrechad con ellos aquella segura intimidad que reina entre los mejores amigos. No busquéis de ocultarles cosa alguna, por cuanto tienen el ojo de Dios; no podréis engañarle. Pensad al porvenir; procurad de ascender siempre más en alto en este ciclo de vida; vuestras pruebas serán más breves; más felices vuestras existencias. Coraje, por lo tanto, hijos del hombre. Arrojad lejos de vosotros los prejuicios y las viejas vestiduras; entrad en la nueva vía, que se os abre delante! Caminad! Proceded! Tened amorosos guías, seguidles: la meta no os puede faltar, por cuanto ella consiste en el mismo Creador Universal. –A quien creyese imposible que los Espíritus elevados se sometan a una tarea tan laboriosa y obligante, diremos que nosotros guiamos vuestros Espíritus, aunque nos encontremos millones de millas distantes de vosotros. Para nosotros el espacio es nada, por lo cual, si bien vivimos en otro mundo, nuestros Espíritus conservan la sintonía con el vuestro. Nosotros poseemos facultades que vosotros no podéis comprender, aún; empero, tened la certeza de que Dios, a nosotros, no nos impone encargo superior a nuestras fuerzas y no os abandonó, solos, sobre la tierra, sin amigos y sin sustento. Cada Espíritu protector tiene su protegido, sobre el cual vigila como un padre sobre su hijo, contento cuando le ve sobre la buena vía, insatisfecho cuando sus consejos resultan inútiles. No temáis cansarnos con vuestras preguntas; al contrario, manteneos en constante relación con nosotros: seréis más fuertes y más felices. Son, por lo tanto, estas comunicaciones de cada ser con su Espíritu protector que hacen de todos los seres humanos tantos médiums ignorados hasta hoy, pero, se manifestarán más tarde, y se expandirán como un océano sin límites para expulsar lejos de la tierra la incredulidad y la ignorancia. Seres humanos instruidos, instruid; seres humanos de ingenio, elevad vuestros hermanos. Haciéndolo de esta manera, cumpliréis la obra que Dios os asigna. Él os ha dado el ingenio y la ciencia, para que compartáis su fruto con vuestros congéneres, para que les ayudéis a progresar en la vía del bien y de la eterna felicidad”-.
Luís - Agustín de Hipona.

La gran y sublime doctrina de los Espíritus protectores, que vigilan sobre sus protegidos, no obstante la distancia que separa los globos, no contradice en modo alguno la razón. No vemos, nosotros, sobre la tierra, a un padre vigilar sobre el hijo, aunque se encuentre lejos, y ayudarlo con sus consejos por correspondencia? -Cuál contradicción podría haber en que los Espíritus puedan guiar a los encarnados, que ellos asuman de hacerlo, desde un mundo a otro, ya que la distancia, que separa los mundos, para ellos es menor que la que, en la tierra, separa los continentes? No disponen del fluido universal, que comunica, en conjunto, todos los mundos, haciendo un todo armónico, fluido que constituye un inmenso vehículo en la comunicación de contenidos mentales, como el aire es para vosotros en la trasmisión del sonido?
41. El Espíritu protector que se aleja de su protegido, al dejarle de beneficiarle, -podría perjudicarle?
-“Los Espíritus buenos jamás ocasionan mal alguno a nadie; empero, lo dejan hacer a quienes se le interrelacionan. Entonces, vosotros acusáis al destino de las adversidades que afrontáis, mientras que la responsabilidad es toda vuestra”-.
42. Puede el Espíritu protector dejar a su protegido a merced de uno que desea perjudicarle?
.”Los Espíritus inferiores realizan sus esfuerzos para contrarrestar la acción de los buenos; empero, mientras la persona asistida quiera, el protector vencerá. El Espíritu bueno, mientras tanto, encontrando en otra parte a alguien que precise cooperación, le ayudará, hasta que, oportunamente, se ocupe, nuevamente, de su protegido”-.
43. Cuando el Espíritu protector deja extraviar a su protegido, -lo hace por su impotencia para luchar en contra de los Espíritus inferiores?
-“No se trata, ya, de que no pueda, sino porque ya no quiere: su protegido sale de las pruebas mejorado y más experto; en ellas él le asiste con sus inspiraciones, sugiriéndole buenos pensamientos, los cuales, lamentablemente, no siempre sigue. Recordad que la fuerza de los Espíritus inferiores se encuentra, únicamente, en la debilidad, en la indiferencia y en el orgullo del ser humano: si encuentran alguna resistencia en vosotros, quedan neutralizados”-.
44. El Espíritu protector es constantemente con su protegido? No se dan casos, en los cuales, sin abandonarlo, le pierda de vista?
-“Existen casos en los cuales la asistencia del Espíritu Protector no es necesaria a su protegido”-.
45. Llega el momento en el cual el Espíritu no precise más de Guía?
-“Sí, cuando ha llegado al grado de poder regirse por sí mismo, al igual que llega el momento en el cual el alumno no requiere más de maestro; empero, esto no ocurre en vuestro planeta, aún”-.
46. Por qué pasa inadvertida la acción de los Espíritus en nuestra existencia? Es decir: Por qué su protección no es visible?
-“En ese caso, vosotros dependeríais en grado excesivo de su asistencia, inhibiendo, esta circunstancia, vuestra autonomía; dejando, al mismo tiempo, de estimular el progreso individual de cada quien. A esta finalidad, es precisa la experiencia, la cual, la persona encarnada, debe adquirirla por cuenta propia. Cada individuo debe ejercitar sus fuerzas, única manera en que podrá ser capaz de caminar por sí mismo, superando la etapa infantil. La acción de los Espíritus que os aman, es siempre realizada de manera tal que podáis ejercer vuestro propio libre albedrío. Si vosotros no fueseis responsables de vuestras acciones, dejaríais de progresar en la vía que ha de conduciros al Creador Universal. El ser humano, no viendo el apoyo espiritual que se le aporta, hace uso de sus propias fuerzas: su Guía, empero, le vigila, y le va inspirando la toma de precauciones esenciales, haciéndole percibir los peligros inherentes, en cada caso”-.
47. El Espíritu protector que logra conducir a su protegido sobre la justa vía, obtiene algún beneficio para sí?
-“El mérito del bien realizado, como usufructo, tanto para su avance evolutivo como para su propia felicidad. Se encuentra contento si ve que sus cuidados lograron su objetivo, al igual que un preceptor disfruta del buen éxito alcanzado por su discípulo”-.
En caso de que no se haya alcanzado el resultado apetecido, -debe responder de ello?
-“No, por cuanto ha hecho cuento le era posible”-.
48. El Espíritu protector que ve a su protegido seguir por una senda inadecuada a su progreso, no obstante sus sugerencias inspirativas, experimenta algún tipo de sentimiento que afecte su felicidad?
-“Se entristece por los errores de su protegido, y lo lamenta. Pero, este estado es incomparable con las inquietudes paternales, en la dimensión física, por cuanto el Espíritu protector sabe que la situación tiene solución, y que, lo que se ha dejado de hacer hoy, se hará mañana”-.
49. Podemos, nosotros, saber el nombre de nuestro Espíritu protector?
-“Cómo queréis conocer nombres que no existen para vosotros? Creéis, vosotros, que entre los Espíritus solamente pueden existir aquellos que conocéis?
Y, entonces, cómo invocarlo?
-“Dadle el nombre que queráis; aquel (si así os agrada) de un Espíritu superior, por el cual tenéis simpatía y veneración: vuestro Guía vendrá a la llamada, por cuanto todos los Espíritus buenos son hermanos, y se asisten recíprocamente”-.
50. Los Espíritus protectores, que toman nombres conocidos, -fueron, siempre, en la dimensión física, las personas que los llevaron?
-“No; sino Espíritus a ellos afines, que, frecuentemente, son enviados por ellos. Si ven que, propiamente, no podéis hacer a menos de su nombre, asumen uno que os inspira confianza. Cuando vosotros, en la dimensión física, no podéis cumplir un acto, personalmente, enviáis a un apoderado de confianza que actúa en vuestro propio nombre”-.
51. Cuándo hayamos regresado a la dimensión espiritual, reconoceros a nuestro Espíritu protector?
-“Sí, y lo más factible es que ya le conocíais antes de encarnaros”-.
52. Los Guías pertenecen todos a la clase de los Espíritus superiores? Los hay, también, entre los inferiores? Un padre, por ejemplo, puede convertirse en el Espíritu protector de un hijo suyo?
-“La protección precisa, en el protector, determinado grado de elevación, de poder y de virtud superior al que posee el protegido. El padre, que protege a un hijo suyo, puede ser asistido, a su vez, por un Espíritu más elevado”-.
53. Los Espíritus virtuosos que han dejado la dimensión física, -pueden, siempre, proteger a sus seres queridos, que, aún, permanecen en ella?
-“Su poder es más o menos limitado, y no siempre la condición en la cual se encuentran le dejan en plena libertad de actuar”-.
54. Los seres humanos que se encuentran en condiciones primitivas de vida, o en estado de inferioridad moral, tienen, también ellos, sus propios Espíritus protectores? Si esto fuese así, estos Guías -son de orden elevado al igual que los más adelantados?
-“Cada ser tiene un Espíritu que vigila sobre él; empero, las misiones son relativas al respectivo propósito. A un niño que empieza a leer, -le asignáis, acaso, a un profesor de filosofía? El grado del Espíritu protector es equivalente al del protegido. Al mismo tiempo que cada uno de vosotros tenéis un Espíritu superior a vosotros, el cual os asiste, cada uno de vosotros, puede, a su vez, proteger a un Espíritu que le sea inferior, y los progresos que con su ayuda ha logrado realizar el protegido, contribuyen a incrementar el vuestro. El Creador Universal no exige al Espíritu más que lo que permiten su naturaleza y el grado evolutivo al cual ha llegado”-.
55. Cuándo el Espíritu de un padre que asiste a un hijo suyo, reencarna, continúa protegiéndole?
-“Le resulta menos fácil; empero, él solicita, en un momento en que se encuentra emancipado, a un Espíritu afín, de ayudarle en su misión. Por otra parte, los Espíritus asumen, únicamente, misiones que pueden cumplir hasta el final. Los Espíritus encarnados, especialmente en los mundos en los cuales la vida se encuentra altamente materializada, se encuentran muy ligados al cuerpo, para que puedan cumplir el objetivo de asistir a otros personalmente: por esta razón los Espíritus protectores poco elevados son, ellos mismos, asistidos por otros Espíritus, que mayor nivel evolutivo. Por lo tanto, si los primeros vienen a menos en su cometido, son suplidos por los segundos”-.
56. Como el Espíritu protector que lo guía al bien, tiene, quizá, cada ser encarnado, también, un Espíritu inferior o maléfico, que le empuja al mal, y le proporciona las ocasiones de elegir entre una cosa u otra?
-“No. Los Espíritus inferiores cuando se le presenta la ocasión, intentan, siempre, de alejar a los seres humanos de la recta vía; pero, cuando uno de ellos se acerca a un encarnado lo hace por su propia voluntad, por cuanto espera de ser escuchado: entonces ocurre el accionar entre el Espíritu superior con el inferior, ganando, entre los dos, aquel a quién la persona objeto de la influencia, concede el dominio sobre sí”-.
57. Podemos, los seres humanos, tener, al mismo tiempo, varios Espíritus protectores?
-“Más Espíritus protectores no, pero sí varios Espíritus afines de mayor o menor elevación, que os tienen afecto, y por lo tanto, os brindan asistencia”-.
58. Los Espíritus afines actúan por misión asignada?
-“En alguna ocasión podrían hacerlo por una misión temporal; pero, casi siempre, son atraídos por la afinidad de pensamientos y de sentimientos, tanto en el bien como en la polaridad opuesta”-.
Se deduce de esto que los Espíritus afines pueden ser tanto superiores como inferiores?-.
-“Ciertamente: el ser humano encuentra siempre Espíritus que simpatizan con él, sea cual fuere su carácter”-.
59. Los Espíritus familiares son los mismos afines?
-“Existen infinitas gradaciones de protección y afinidad: dad a ellas el nombre que queráis. El Espíritu familiar es, en cierto modo, el amigo de la casa”-.
De las precedentes explicaciones y de las observaciones efectuadas sobre la naturaleza de los Espíritus, que tienen vinculación con los seres humanos, se puede deducir cuanto sigue:
1. Espíritu protector, Guía o buen Genio, es aquel que tiene la misión de vigilar sobre la persona encarnada y de ayudarle a progresar. Él es, siempre, de estado de conciencia superior, relativamente hablando, al del ser que protege.
2. Espíritus afines son aquellos que son atraídos a nosotros por afectos particulares y por una serie de semejanzas de gustos y sentimientos tanto en el bien como en el mal. La duración de sus relaciones depende, casi siempre, de las circunstancias inherentes.
3. Espíritus familiares son los que acercan a determinadas personas con ligamen más o menos durable, con la finalidad de brindarle algunos servicios dentro de los límites de sus propias fuerzas, generalmente, con cierta restricción. Son de naturaleza benévola, pero, en línea general, pocos avanzados y, eventualmente, también, ligeros. Se ocupan de los particulares de la vida íntima y suelen actuar por orden o con el permiso de los Espíritus protectores.
4. Genio maléfico es un Espíritu imperfecto o perverso, que se ataca al ser humano para distraerlo del bien, pero actúa de su espontánea voluntad, y no en virtud de una misión. Su tenacidad depende de la mayor o menor resistencia que encuentra. El ser humano es siempre libre de escuchar la voz, o de rechazarla.
60. Existen personas encarnadas que se relacionan con otras, bien sea para perjudicarle, induciéndoles a cometer errores, o para estimularle, guiándoles por el recto camino. Quién son ellos?
-“Ciertas personas ejercen sobre otras una especie de fascinación casi irresistible. Cuando esto ocurre para el mal, se trata de Espíritus imperfectos, de quienes se valen otros peores para mejor subjugar la victima. Dios puede permitirlo para probaros”-.
61. Nuestro Espíritu protector, o, también, eventualmente, un genio maléfico, podría encarnarse para acompañarnos en la vida, más directamente?
-“Ocurre muy rara vez; frecuentemente, ellos dan tal encargo a otros Espíritus encarnados, que les son afines”-.
62. Existen Espíritus que se dedican a proteger a toda una familia?
-“Existen Espíritus que protegen a los miembros de una misma familia, para que vivan juntos unidos por el afecto; empero, no los hay protectores del orgullo de los grupos étnicos”-.
63. Dado que los Espíritus son atraídos por su afinidad hacia las personas, lo son, igualmente, hacia grupos de personas, por causas particulares?
-“Los Espíritus van, preferiblemente, donde encuentran sus afines, por cuanto allí se encuentran a su gusto y más seguros de ser oídos. Los seres humanos, sean solos, o en grupos, como una asamblea, una ciudad o una nación, atraen a sí, siempre, a los Espíritus, en razón de sus tendencias. Existen entes morales, ciudades y naciones, que son asistidos por Espíritus más o menos elevados, según el carácter y las pasiones dominantes. Los Espíritus imperfectos se alejan de quienes les rechazan: de esto resulta que el perfeccionamiento moral de los cuerpos colectivos, como el de los individuos, tiende a eliminar los Espíritus imperfectos y a atraer los benéficos, que suscitan y mantienen, en las masas, el sentimiento del bien”-.
64. Las uniones individuales, como la sociedad, las ciudades y las naciones, tienen sus Espíritus protectores especiales?
-“Sí, por cuanto son individualidades colectivas que persiguen un propósito común. Precisan de una dirección superior”-.
65. Los Espíritus protectores de las masas, son más elevados que aquellos de los individuos particulares?
-“Según los casos, es decir, de acuerdo al desarrollo intelectual y moral de la masa, que ellos protegen, a cuyo grupo es relativa su superioridad”-.
66. Determinados Espíritus pueden promover el progreso de las artes, protegiendo a quienes se ocupan de las mismas?
-“Ciertamente, y asisten a quien le invoca, cuando, empero, es digno de tal cosa, ya que, de nada serviría asistir a quienes se encuentran preparados insuficientemente para ejecutar sus inspiraciones”-.
Los antiguos poseían divinidades especiales: las musas no eran otra cosa que la alegórica personificación de los Espíritus protectores de las ciencias y de las artes; denominaban con los nombres de lares y penates, a los Espíritus protectores y afines de la familia. Entre los modernos, las artes, las industrias, las ciudades y las naciones, tienen, también, sus respectivos protectores bajo diversas denominaciones.
Del hecho de que cada individuo tiene sus Espíritus afines deriva que, en todos los cuerpos colectivos, la generalidad de los Espíritus afines se encuentra en relación con la generalidad de los individuos. Los Espíritus extraños son atraídos por la identificación de los gustos y de los pensamientos. Las masas, al igual que los individuos, son más o menos circundadas, asistidas, e inspiradas, según sus pensamientos y sus tendencias.
En los pueblos las causas de atracción de los Espíritus son las costumbres, los hábitos, el carácter predominante, y, especialmente, las leyes, por cuanto, en éstas se refleja el carácter de las naciones. Los seres humanos que han establecido como regidora de sus pactos sociales la justicia, se encuentran inmunizados en contra de la influencia de los Espíritus imperfectos. Donde, en cambio, las leyes sancionan disposiciones injustas, contrarias a la humanidad, los buenos Espíritus escasean, y la caterva de malvados, que allí fluye, retarda el progreso de la nación, inhibiendo los influjos positivos parciales, perdidos en la muchedumbre, como una espiga aislada entre las ortigas. Estudiando las costumbres de cualquier pueblo o sociedad humana, es fácil formarse un concepto de las inteligencias invisibles que ejercitan su influencia sobre los pensamientos y las acciones.
PRESENTIMIENTOS
67. El presentimiento es siempre un aviso del Espíritu protector?
-“Puede ser el consejo íntimo y oculto de cualquier Espíritu que os ame; pero, lo más usual es que sea una percepción intuitiva de las pruebas que habéis querido asumir: es la voz de la conciencia. El Espíritu, antes de encarnarse, ha conocido las fases principales de su futura existencia, es decir, el tipo de pruebas a las cuales estaba a punto de someterse. Ahora, por lo tanto, aquellas que tienen un carácter más exigente, generan en lo íntimo una especie de aprehensión, y ésta que es la voz de la propia conciencia, que, despertándose, cuando el suceso está por ocurrir, se convierte en presentimiento”-.
68. Los presentimientos y la voz de la conciencia presentan cierta vaguedad. Qué debe hacerse en los casos de incertidumbre?
-“Invocar a vuestro Guía, u orar al Creador Universal, para que os asista”-.
69. Las advertencias de los Espíritus protectores tienen como único objeto la vida virtuosa, o, también, se refieren a la vida material?
-“A ambas; por cuanto ellos se ocupan de vuestro mejoramiento integral. Empero, vosotros, con frecuencia, cerráis los oídos a las buenas advertencias; y os encontráis insatisfechos por culpa vuestra”-.
Los Espíritus protectores nos ayudan con sus consejos por medio de la voz de la conciencia, que hacen hablar en nosotros; pero, dado que no siempre damos a esta voz la debida importancia, ellos nos otros más directos sirviéndose de las personas que nos circundan. Cada quien examine los varios casos, generalmente adversos, de su vida, y verá que, en muchas ocasiones, ha recibido sugerencias que ha dejado de aprovechar, las cuales, seguidas, le habrían ahorrado el costoso aprendizaje.
INFLUENCIA DE LOS ESPÍRITUS SOBRE LOS ACONTECIMIENTOS DE LA VIDA
70. Ejercen, los Espíritus, alguna influencia sobre los acontecimientos de la vida?
-“Evidentemente, ya que os aconsejan”-.
Ejercen, también, esta influencia de manera diversa, además de los pensamientos que nos sugieren, o, mejor dicho, tienen ellos una inherencia directa sobre las circunstancias de nuestra vida?
-“Si, pero, siempre de acuerdo con las leyes de la naturaleza”-.
Erróneamente, se suele creer que la acción de los Espíritus debe manifestarse con fenómenos extraordinarios, y quisiéramos que su ayuda se expresara con hechos sobrenaturales, y nos los representamos siempre equipados con una varita mágica. Pero, las cosas no son así; esta es la razón por la cual dejamos de percibir su intervención, y todo lo que llevamos a cabo con su concurso, nos parece del todo natural. Ellos, por ejemplo, propician el acercamiento de dos personas, el cual parece un encuentro casual; inspiran a alguien el pensamiento de pasar por un determinado lugar, atraen la atención de otro sobre un determinado aspecto, si ello debe conducir al resultado que se proponen obtener. De esta manera, la persona cree de seguir el propio impulso, y conserva su libre albedrío.
71. Dado que los Espíritus ejercen una acción sobre la materia, pueden, ellos, producir determinados efectos, para hacer que se cumpla un acontecimiento? Así, por ejemplo: una persona que debe desencarnar, sube por una escalera, se rompe la misma y la persona pasa a mejor vida. Son los Espíritus que han hecho romper la escalera, para que se realice el destino de esta persona?
-“Es verdad que los Espíritus ejercen acciones sobre la materia; pero, por el cumplimiento de las leyes naturales, y no para derogarlas produciendo, arbitrariamente, fenómenos inesperados y contrarias a las mismas. En el ejemplo antepuesto, la escalera se rompió, por cuanto, estando corroída, no poseía la suficiente resistencia para soportar el peso de una persona, siendo su desencarnación un efecto natural, sin necesidad de la ocurrencia de un hecho sobrenatural”-.
72. Tomemos otro ejemplo: una persona que debe desencarnar fulminada, se refugia debajo de un árbol; el rayo le envía a mejor vida. Han tenido alguna participación los Espíritus tanto en provocar el rayo como en orientarlo en dirección de la persona en particular?
-“Nos encontramos en un caso similar al anterior. El rayo se manifestó sobre aquel árbol y en aquel momento, por cuanto las leyes de la naturaleza así lo determinaron, y no porque aquella persona se encontraba debajo del árbol. Empero, la persona fue inspirada a proceder de aquel modo y refugiarse debajo del árbol sobre el cual debía caer el rayo. El árbol, de todas maneras, habría estado afectado tanto si la persona se refugiaba como si hubiese dejado de hacerlo, debajo de él”-.
73. Una persona mal intencionada dispara sobre alguien un proyectil, que le roza, pero no le pega. Pudo haberlo desviado un Espíritu benévolo?
-“Si aquel ser no debe ser interceptado, el Espíritu benévolo le inspirará el pensamiento de moverse, o interferirá sobre su enemigo para que falle el tiro; el proyectil, una vez disparada el arma, seguirá el curso de la trayectoria que deber recorrer”-.
74. Y, los proyectiles encantados de ciertas leyendas que le acertaban fatalmente al objetivo?
-“Fabulas fantásticas. El ser humano tiende a lo maravilloso; precisa apreciar, en cambio, las maravillas de la naturaleza”.-
Los Espíritus que dirigen los acontecimientos de la vida, podrían ser obstaculizados por otros que quisieran lo opuesto?
-“Lo que el Creador Universal quiere, -por la Ley Cósmica- debe ser; si existe retardo o impedimento, es por su voluntad”-.
75. Los Espíritus ligeros y burlones, pueden suscitar leves interferencias que nos desvíen de nuestros propósitos? En otros términos: Son ellos los autores de aquellas pequeñas, pero frecuentes contrariedades, que constituyen los diversos estados de insatisfacción de la vida humana?
-“Ellos se complacen de aquellas interferencias que a vosotros os sirven para ejercitar la paciencia: pero se cansan rápido, si se percatan que os domináis. Pero, sería injusto y carente de verdad, culparle de todas vuestras adversidades, que vosotros mismos os procuráis, precisando mayor grado de disciplina. Tened presente que si se os cae la vajilla de las manos y se rompe, la causa se debe a un acto de desatención y nada más”-.
Los Espíritus que se complacen en interferir, lo hacen por animosidad personal, o se la toman con el primero que encuentran, sin ningún motivo, solamente por ligera diversión?
-“Por una u otra cosa. Algunas veces se trata por enemistad de esta u otra existencia, razón por la cual existe este tipo de ataque. En otras ocasiones, no hay motivo alguno”-.
76. La animadversión de los seres que, en un momento dado, nos han ocasionado algún perjuicio sobre la tierra, cesa con su paso a la dimensión espiritual?
-“Frecuentemente reconocen su actitud injusta y el perjuicio que han ocasionado; empero, también como Espíritus os pueden perseguir animosamente, si el Creador Universal, -por la Ley Cósmica- permite que continúe, para vosotros, aquel tipo de prueba”-.
Se puede lograr que termine? De qué manera?
-“Sí, orando por ellos, y devolviéndoles bien por mal, hasta que se percaten de que deben actuar correctamente. Del resto, tan pronto sepáis rendiros superiores a sus maquinaciones, le ponen fin para no perder tiempo y esfuerzo”-.
La experiencia demuestra que ciertos Espíritus persisten en su venganza de una existencia a otra, y de esta manera, tarde o temprano, se expían las culpas que se puedan haber tenido hacia alguien.
77. Tienen, los Espíritus, el poder de eximir de males a sus protegidos y de propiciarle condiciones de prosperidad?
-“No, por cuanto los males, -por la Ley Cósmica- forman parte de los decretos de la Providencia; empero, ellos alivian vuestros estados de adversidad inspirándoos la paciencia y la asunción de la prueba. Por otra parte, sabed que, frecuentemente, depende únicamente de vosotros evitar tales condiciones adversas, o, al menos, atenuarlas. El Creador Universal os dio la inteligencia para que la uséis, y es, de manera especial, en esto en lo que los Espíritus os pueden ayudar enormemente, sugiriéndoos buenos pensamientos. Empero, ellos ayudan a quienes se ayudan. Fue dicho: Buscad y encontraréis; tocad y os será abierto. Y sabed, por último, que no siempre es un mal el que os parece tal, por cuanto, frecuentemente, se deriva del mismo un bien inmensamente mayor, el cual a vosotros, de momento, os pasa desapercibido, por cuanto pensáis, únicamente, al presente o a vuestra persona”-.
78. Puedes, los Espíritus, si se le solicita, ayudar en la obtención de bienes de fortuna?
-“Alguna vez como prueba; pero, en general, ellos no se ocupan de estas cosas, al igual que un adulto deja de hacerlo con una pregunta inconsiderada de un chaval”-.
Son los Espíritus buenos, o los inferiores, quienes brindan estos favores?
-“Los unos o los otros: depende de la intención; empero, son, más frecuentemente, quienes desean arrastraros fuera del camino de la virtud, por cuanto encuentran que el camino de las riquezas es el medio más fácil para hacerlo”-.
79. Cuando ciertos obstáculos parecieran oponerse, fatalmente, a nuestros designios, nos vienen ellos de la influencia de algún Espíritu?
-“Alguna vez sí, pero, frecuentemente, es el resultado de la propia aptitud insuficientemente desarrollada. La condición personal y el carácter tienen gran inherencia. Si os obstináis en una vía que no es la vuestra, qué tienen que ver los Espíritus en ello? Sois vosotros mismos vuestro propio Genio”-.
80. De las propias condiciones venturosas de vida, es a nuestro Espíritu protector a quién debemos expresar gratitud?
-“Agradeced, primeramente, al Creador Universal, sin cuya voluntad, -por la Ley Cósmica-, no ocurre nada; después a los buenos Espíritus, quienes han sido los instrumentos”-.
Qué ocurriría si dejáramos de expresarles nuestra gratitud?
-“Lo que les ocurre a los ingratos”-.
Sin embargo, existen algunos que aún sin orar ni expresar gratitud, son exitosos en todo?
-“Sí, pero hay que esperar hasta el final; toda fortuna obtenida sin méritos, suele tener un costo inherente; cuanto más se haya recibido, tanto más hay que pagar”-.
ACCIÓN DE LOS ESPÍRITUS SOBRE LOS FENÓMENOS DE LA NATURALEZA
81. Los grandes fenómenos de la naturaleza, que se consideran como una perturbación de los elementos, son debidos a causas fortuitas, o tienen, todos, un fin providencial?
-“Todo tiene una razón de ser. No ocurre nada sin el permiso del Creador Universal, -por la Ley Cósmica-“.
Aquellos fenómenos, tienen siempre, por objeto, el ser humano?
-“No, por lo menos directamente; frecuentemente, lo único que deben reestablecer es el equilibrio y la armonía de las fuerzas físicas de la naturaleza”-.
Comprendemos, perfectamente, que la voluntad divina sea la causa primera; empero, sabemos que los Espíritus actúan sobre la materia y son agentes de la voluntad de Dios, algunos de ellos, no ejercen, quizá, un influjo sobre los elementos para agitarlos, calmarlos o dirigirlos?
-“La cosa es evidente, y no podría ser diversa. El Creador Universal no se ocupa de la acción directa sobre la materia, y tiene sus instrumentos en cada grado de la escala evolutiva, en los mundos”-.
82. La mitología de los antiguos se encuentra, enteramente, fundada sobre las ideas espiritas; ellos consideraban a los Espíritus como Divinidades, y atribuían a estos Dioses, o Espíritus, funciones especiales. Algunos, según ellos, estaban a cargo de los vientos, otros, de la vegetación, y así sucesivamente. -Con esta creencia, los antiguos, se acercaban a la verdad?
-“Perfectamente; pero, estaban, aún, por debajo de la verdad”-.
Por la misma razón, entonces, -podrían haber Espíritus que habitan en el interior de la tierra y que presidan los fenómenos geológicos?
-“Todos estos Espíritus, para cumplir sus propias funciones de presidir o dirigir, no tienen ninguna necesidad de habitar sobre o dentro de la tierra. Vendrá el día, en el cual tendréis la explicación de estos fenómenos, y los comprenderéis mejor”-.
83. Los Espíritus que presiden los fenómenos de la naturaleza, -forman una clase especial? Constituyen una categoría particular de seres, o son Espíritus que estuvieron encarnados como nosotros?
-“Que fueron y que serán”-.
Pertenecen a los órdenes superiores o a los inferiores de la jerarquía espirita?
-“Según que su oficio sea más o menos inteligente. Los unos dirigen, los otros ejecutan; quien ejecuta las cosas materiales es siempre de orden inferior; así ocurre entre los Espíritus como entre los seres humanos”-.
84. Para la producción de ciertos fenómenos, por ejemplo: las tempestades, actúa un solo Espíritu o un gran número?
-“Un número determinado”-.
85. Los Espíritus que actúan sobre los fenómenos de la naturaleza, -lo hacen con conocimiento de causa o en virtud del libre albedrío, o por un impulso instintivo mecánico?
-“Los unos, en aquello; los otros, en esto. Tomemos un ejemplo: Imaginad las miríadas de pequeñísimos animales que poco a poco hacen salir de las ondas islas y archipiélagos; creéis vosotros, que esto ocurre sin un fin de la Providencia, y que, aquella transformación de la superficie del globo no sea necesaria a la armonía general? Y, todavía, son pequeñísimos seres de ínfimo orden que cumplen una función tan importante, y al mismo tiempo, provechoso a sus propias necesidades, sin saber, que son, al mismo tiempo, instrumentos del Creador Universal. Y bien, de igual manera, son útiles al conjunto los ínfimos Espíritus; mientras hacen las primeras pruebas de la vida, antes de tener plena conciencia de los propios actos y de gozar del libre albedrío, actúan sobre ciertos fenómenos, de los cuales son los agentes sin ellos saberlo. Primeramente, ejecutan; más tarde, cuando su inteligencia se haya desarrollado, mandarán, y dirigirán las cosas del mundo material; más tarde, todavía, podrán dirigir las del mundo moral. De esta manera, todo sirve, todo se encadena en la naturaleza, del átomo primitivo al Espíritu más elevado, que, también ha empezado desde el grado del átomo: ley admirable de armonía, que vuestro Espíritu, aún, está lejos de comprender en su totalidad”-.
LOS ESPÍRITUS EN LAS BATALLAS
86. En una larga batalla, existen Espíritus que asistan, y sostengan, a cada una de las partes?
-“Sí; estimulan el coraje”-.
De esta manera, nos representaban, los antiguos, a los dioses, apoyando a uno o a otro pueblo. Estos dioses, no eran otra cosa que Espíritus representados en forma alegórica.
87. En una guerra, la justicia no puede estar más que de una sola parte: por qué existen Espíritus que apoyan a quienes carecen de la misma?
-“Bien sabéis que hay Espíritus que hacen caso omiso de la armonía y de la acción creadora, para quienes la guerra es la guerra, y el sentido de la justicia escapa al móvil de su interés”-.
88. Algunos Espíritus pueden influir sobre el general, mientras concibe su plan de campaña?
-“Sin duda alguna. Los Espíritus pueden influir sobre ésta al igual que sobre todas las demás ideas”-.
89. Entonces, Espíritus inferiores podrían sugerirle ideas incorrectas con el fin de hacerle perder?
-“Sí, pero él posee el libre albedrío. Si su criterio es insuficiente para distinguir una idea justa de otra que no lo es, él asumirá las consecuencias, siéndole más propicio obedecer que mandar”-.
90. Puede un general ser guiado por una especie de segunda vista, por una percepción intuitiva, que le haga preveer el resultado de sus planes?
-“Frecuentemente es así para el hombre de genio, quien la denomina inspiración, bajo cuya guía actúa con seguridad. Ella le es proporcionada por los Espíritus que le dirigen, haciendo uso de sus facultades”-.
91. Qué hacen los Espíritus de quienes caen en las batallas? Siguen tomando parte en la batalla después de la desencarnación?
-“Algunos sí; otros se alejan”-.
A los caídos en las batallas les ocurre lo mismo que a todos en las desencarnaciones violentas, estupefacto, y con ausencia de conciencia de la realidad en que se encuentra, no percibe, aún, que ha desencarnado. Sigue tomando parte en las acciones; luego, en forma gradual, va discerniendo la realidad.
92. Los Espíritus que, mientras vivían en la dimensión física, combatían en campos diversos, después de la desencarnación se reconocen como enemigos, estando, todavía, encolerizados los unos contra los otros?
-“En principio, podría darse el caso; pero, con el clarificarse de las ideas, perciben que no existe, entre ellos, razón alguna para la animadversión. Algunos, sin embargo, alimentan, todavía, trazas, más o menos acentuadas, según el respectivo carácter de cada uno”-.
Perciben, aún, el ruido de las armas?
-“Perfectamente”-.
93. Un Espíritu que asistiese a una batalla como simple espectador, -puede percibir la separación del Espíritu del cuerpo, en los caídos? Y, cómo se le desenvolvería, bajo su mirada, este fenómeno?
-“Pocas desencarnaciones ocurren en forma instantánea. En la mayoría de los casos, el Espíritu, cuyo cuerpo ha sido afectado mortalmente, aún no ha adquirido conciencia de ello. Tan pronto lo perciba, se acerca al cuerpo, que permanece inerte, siendo la vida toda del Espíritu, es sólo a él mismo que se habla, y se dirige”-.
PACTOS ESPIRITUALES
94. Qué hay de verdad sobre los denominados pactos con los Espíritus inferiores?
-“No existen pactos; pero, entre personas de baja condición moral y los Espíritus inferiores, existe simpatía. Por ejemplo, alguien que desea martirizar a un vecino suyo, y no sabiendo como hacerlo, invoca la ayuda de Espíritus inferiores, que, al igual que él, no desean sino lo opuesto del bien, quienes se valen de él para cumplir su propósito poco loable. Empero, es factible liberarse de dicha influencia, bien sea por una invocación contraria, a Espíritus elevados, o por efectos de la propia voluntad. De acuerdo a la intención de la persona actuante, se sintoniza con Espíritus de análoga naturaleza y condición mental. Antes solicita ayuda; después, deberá brindar, a su vez, su propia cooperación”-.
La dependencia de los Espíritus inferiores, bajo la cual, eventualmente se encuentra una persona, proviene de su manera de pensar, o de los pensamientos que les son sugeridos y no de pactos de índole nociva. El pato, en el sentido que el vulgo le otorga a este término, es una alegoría, que hace referencia a la simpatía entre seres humanos y Espíritus de análoga naturaleza o condiciones morales.
95. Cuál es el significado de las leyendas fantásticas, según las cuales, algunos han vendido su Espíritu a Satanás para obtener determinados favores?
-“Todas las fabulas contienen una enseñanza moral: el error consiste en tomarla al pié de la letra. Aquellas de las que habláis son alegorías, que se pueden explicar de esta manera: quien llama en su ayuda a los Espíritus para obtener los dones de la fortuna, u otro favor material, murmura en contra de la Providencia. Renuncia a su cometido, al cual está obligado, y a las pruebas que debe afrontar en este ciclo de vida, las cuales, empero, le esperan más adelante, en otra existencia. Esto no significa que su Espíritu esté siempre sometido a la adversidad; pero, en vez de emanciparse de la materia, depurándose espiritualmente, se emerge en los apegos materiales, cuyo disfrute temporal, les privarán de los goces genuinos en la dimensión espiritual, debidos a la satisfacción de las pruebas superadas. Se le hará preciso anteponerse nuevas pruebas, quizá de mayor grado e intensidad. Por su sed de goces materiales, se ubica bajo la influencia de Espíritus impuros: entre éstos y él se afianza un tácito contrato, que le aportará consecuencias nocivas. Empero, siempre está a tiempo de interrumpir con la asistencia de los buenos Espíritus, si se sintoniza con ellos, en forma constante”-.
PODER OCULTO. TALISMANES. HECHICEROS.
96. Un ser humano de baja condición moral, puede, con la ayuda de un Espíritu inferior, que le sea devoto, hacer el mal a su prójimo?
-“No, Dios no lo permite”-.
97. Es verdad que existen algunas personas con facultades para realizar prodigios?
-“Algunas personas son poseedoras de una gran fuerza magnética, de la cual, si se trata de un Espíritu inferior, podría abusar, en cuyo caso es fácil que sea asistido por Espíritus inferiores. Pero, no prestéis fe alguna a estos pretendidos maleficios, los cuales no existen más que en la imaginación de la gente supersticiosa, ignorante de las leyes naturales. Los hechos que se suelen citar se encuentran dentro del orden de la naturaleza, los cuales son observados en forma insuficiente, y comprendidos incorrectamente”-.
98. Cuál puede ser el efecto de las fórmulas y de las prácticas, en fuerza de las cuales, algunos pretenden de disponer a voluntad de la cooperación de los Espíritus?
-“El de rendirles ridículos, si actúan en buena fe, y en caso contrario, calificarlos de embaucadores matriculados, dignos de severos castigos. Toda fórmula no es más que charlatanería, por cuanto ninguna palabra sacramental, signo cabalístico ni talismán, puede tener la mínima fuerza sobre los Espíritus, quienes son atraídos, únicamente, por los pensamientos, y no por las cosas materiales”-.
-“Sí: diversos Espíritus os indican signos y palabras bizarras, u os prescriben determinados actos, con los cuales hacer lo que el vulgo denomina conjuros; pero, tened la certeza de que los Espíritus que hacen tal cosa se burlan de quienes le prestan oído, abusando de su credulidad”-.
99. Aquel que, con razón o sin ella, tiene confianza en la virtud de un talismán, no puede con esta confianza arrastrar un Espíritu? Desde el momento en que la eficacia se encuentra en el pensamiento, el talismán no podría servir como un instrumento que ayude a dirigirlo?
-“Ciertamente; pero la naturaleza del Espíritu atraído depende de la pureza de la intención y de la elevación de los sentimientos, y es raro que aquel que es tan simple para creer en la virtud de un talismán, no tenga un fin material, más bien que uno moral. En todos los casos el hecho demuestra pequeñez y bajeza en las ideas, que atraen a Espíritus imperfectos y burlones”-.
100. Qué se debe entender por hechiceros?
-“A quines en buena fe el vulgo denomina con este término, son personas dotadas de ciertas facultades especiales como la potencia magnética o la segunda vista; y entonces, dado que hacen cosas que la gente no comprende, se cree que están dotados de poderes sobrenaturales. Vuestros sabios, no han pasado, muchas veces, por hechiceros a los ojos de personas ignorantes?”-.
El Espiritismo y el magnetismo nos dan la clave de infinitos fenómenos sobre los cuales la ignorancia ha tejido un mundo de fábulas, en las cuales los hechos son exagerados por la imaginación. El estudio razonado de estas ciencias, que, por así decirlo, forman una sola disciplina, revelando la realidad de las cosas, y su verdadera causa, es el arma mejor y es el instrumento mejor en contra de las ideas supersticiosas, por cuanto demuestra lo que es posible, y lo que resulta imposible, lo que está en las leyes de la naturaleza y lo que no es más que una creencia ridícula.
101. Es verdad que algunos tienen el don de curar con solamente tocar a una persona?
-“La potencia magnética puede alcanzar hasta ahí, si se encuentra secundada por la pureza de los sentimientos y por un ardiente deseo de hacer el bien, por cuanto, entonces, los buenos Espíritus vienen en su ayuda. Empero, es preciso desconfiar de la manera en que las cosas son contadas por personas muy crédulas, o excesivamente entusiastas, siempre susceptibles de ver prodigios en las cosas más simples y naturales. Es preciso, también, tener cautela frente a los relatos interesados de quienes, aprovechan la credulidad de los incautos en beneficio propio”-.
BENDICIONES Y PALABRAS MALDICIENTES
102. Las bendiciones y las palabras maldicientes, pueden atraer el bien o el mal sobre la cabeza de quien es objeto de las mismas?
-“Dios no escucha las maldiciones, y a sus ojos es culpable quien las pronuncia. Dado que se poseen las dos tendencias opuestas, es decir, la del bien y la del mal, puede ser que una de las dos desarrolle una momentánea influencia sobre la materia; pero, ella no se ejercita sino por la voluntad de Dios, y como una prueba especial para quien es objeto temporal de la misma. Es cierto que, en general, son objeto de palabras maldicientes las personas de índole negativa, y bendecidas las buenas; pero, tened la certeza de que ni las bendiciones ni las maldiciones puede jamás interferir con la Providencia en la vía de la justicia; ella no afecta al maldecido sino cuando y porque es malvado, y su protección no acompaña al bendecido, sino cuando y porque lo merece”-.


--
Publicado por Giuseppe Isgró C. para
El libro de los espíritus el 9/10/2011 02:43:00 PM

No hay comentarios:

Publicar un comentario