UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

miércoles, 6 de julio de 2011







LECCIÓN TERCERA
DE: EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS
Autor: Allan Kardec
Versión castellana: Giuseppe Isgró C.


3. CREACIÓN

Formación de los Mundos – Formación de los Seres vivientes – Doblamiento de la Tierra, Adán – Diversidad de las Grupos Étnicos – Pluralidad de los Mundos habitados – Consideraciones y Concordancias bíblicas en torno a la Creación.

FORMACIÓN DE LOS MUNDOS

El universo abraza todos los mundos que vemos, y aquellos infinitos que no vemos; todos los seres animados e inanimados, todos los astros, que se mueven en el espacio, y todos los fluidos que lo llenan.

1. -El universo ha sido creado, o existe desde toda la eternidad como Dios?
-“Ciertamente no ha podido hacerse por sí mismo; y si existiría desde toda la eternidad como Dios, no podría ser la obra de Dios”-.
La razón nos enseña que el universo no pudo hacerse por sí mismo, y que no pudiendo ser la obra del acaso, debe ser la obra de Dios.

2. -Cómo ha creado Dios el universo?
-“Con su voluntad omnipotente expresada por aquellas sublimes palabras de la Génesis: Dios dijo: Sea hecha la luz, y la luz fue hecha”.
3. -Podemos nosotros conocer el proceso de la formación de los mundos?

-“Todo lo que se puede decir, y que vosotros podéis comprender, es que los mundos se forman por la condensación de la materia diseminada en el espacio”-.

COMENTARIO EXEGÉTICO GIC: La respuesta a esta pregunta contiene la clave esencial para descifrar el misterio de la creación de los mundos, cuando expresa: -“..los mundos se forman por la condensación de la materia diseminada en el espacio”. La materia es energía condensada. Quienes la condensan son los Espíritus elementales de la naturaleza, al vibrar en determinada frecuencia. Cada uno de los elementos, conocidos y por conocer, está compuesto de Espíritu, alma y cuerpo. El Espíritu del hierro, por ejemplo, vibra a la tasa vibratoria del hierro y lo condensa, y así sucesivamente, ocurre con todos los demás elementos. Luego viene la combinación de los elementos, por ejemplo, dos moléculas de hidrógenos con una de oxígeno, forman el agua. Todas las vertientes y variantes en las respectivas combinaciones y aleaciones, dan diversas formas de materia orgánica e inorgánica. Luego, vienen las diversas especies de los distintos reinos naturales, además del mineral, ya mencionado.

Con una perspectiva universal de la vida, hoy sabemos que nos llega la luz de mundos que existieron hace millones de años, y que, dada la inmensa distancia que les separaba del planeta tierra nos sigue llegando su luz, lo cual indica que dichos mundos se formaron, se desarrollaron y se desintegraron. Al mismo tiempo, existen mundos en formación, descubiertos por la astronomía, lo cual índica que su creación es un proceso constante, y por lo tanto, siendo la tierra un mundo más reciente, cuando se formó ya era un procedimiento desarrollado y puesto en práctica en millones de otros globos. Quién realiza la Creación de los mundos? Dios?
Dios, tal como lo hemos expuesto en anteriores comentarios exegéticos, sin dejar de ser Él, y sin separarse de Él, encarna en el alma universal como un ser individual, en los cuatro reinos naturales, tantas veces como fuere necesario, cada vez que se va a crear un mundo originario. El trabajo de Dios consiste en la emanación a la conciencia individual de tantos seres como fueren necesarios, y en la aplicación de la ley cósmica. Pero, el trabajo de la creación del mundo en particular le corresponde a los Espíritus de los cuatro reinos de la naturaleza bajo la dirección de los maestros de la Creación, que son los Espíritus muy evolucionados. Estos Espíritus avanzados, dada la eternidad pasada, habrán alcanzado niveles tan elevados de conciencia y progreso, que les permite que estén una eternidad por delante de quienes recién empiezan el proceso evolutivo. De acuerdo al nivel de progreso de una determinada familia espiritual, los maestros de la creación diseñan, con antelación, el mundo que habrá de ocupar dicha familia después de que termine el ciclo de vida del que ahora habitan. Será una nueva morada con otros niveles de estudios universales. Efectuado el plan del nuevo mundo, los Espíritus maestros de la creación ordenan a los Espíritus elementales de la naturaleza que condensen la energía cósmica en materia, cada uno de acuerdo con su índole, y luego, de efectuar las respectivas combinaciones y variantes a que hubiese lugar, de acuerdo a las leyes de la física, de la química, de la biología, etcétera. Cada quien, de acuerdo con el arte que domina, presta su concuerdo tanto en la creación del mundo como en su ulterior desarrollo. Allí vemos los diversos diseños en las especies vegetales y animales, para adaptarle a las funciones que les son inherentes. Es un trabajo de equipo, bajo la dirección de los maestros de la creación, y por la ley cósmica, regidos por el Creador universal, quien inspira, en la conciencia de cada quien, el conocimiento necesario y precisado en cada caso, por el lenguaje de los sentimientos de los valores universales, imprimiendo una fuerza de empuje y otra de bloqueo, para coordinar el esfuerzo de todo el conjunto, en un perfecto orden y armonía, regido todo por la ley de afinidad, la de justicia, la de igualdad, la de compensación y la de amor, como síntesis de la ley cósmica.

4. -Serían los cometas, como se cree hoy, un principio de condensación de la materia cósmica, y mundos en vía de formación?
-“Sí; pero guardaos de creer a la absurda influencia que a ellos le atribuye el vulgo, por cuanto no poseen ninguna otra fuera de la que todos los cuerpos celestes tienen sobre ciertos fenómenos físicos”-.
5. -Un mundo ya formado puede desaparecer, y la materia que lo compone expandirse de nuevo en el espacio?
-“Sí; Dios renueva los mundos como renueva los seres vivientes”-.
6. -Podemos, nosotros, conocer la duración de la formación de los mundos, por ejemplo, de la tierra?
-“No, por cuanto es conocida sólo por el Creador, e iluso sería quien pretendiese saberlo, o de conocer el número de siglos de esta formación”-.
COMENTARIO EXEGÉTICO GIC: Ese conocimiento se extiende a todos los maestros de la creación que participan en la formación de los mundos, a nivel espiritual, a todos quienes de una u otra manera coadyuvan en el proceso hasta determinado grado evolutivo, pero, en forma gradual, en mundos avanzados, a partir de cierto momento, cada integrante debe conocer a priori el tiempo que le tocará vivir en un determinado mundo y los resultados que obtendrá una vez complementado el proceso de vida en el mismo.
 
FORMACIÓN DE LOS SERES VIVIENTES

7. -Cuándo comenzó a ser poblada la tierra?
-”Al inicio, todo lo envolvía el caos: los elementos eran confusos; pero, poco a poco cada cosa tomó su lugar, y entonces aparecieron los seres vivientes apropiados al estado del globo”-.
8. -De dónde provienen los seres vivientes de la tierra?
-“La tierra contenía los gérmenes, que esperaban el momento oportuno para desenvolverse. Los principios orgánicos se reunieron adecuadamente, tan pronto cesó la fuerza que los tenía segregados, y formaron los gérmenes de todos los seres vivientes. Los gérmenes quedaron en estado latente e inerte, como la crisálida y las semillas de las plantas, hasta el momento favorable al nacimiento de cada especie: entonces los seres de cada especie se conjugaron y se multiplicaron”-.
9. Dónde se encontraban los elementos orgánicos antes de que se formase la tierra?
-“Se encontraban, por decirlo así, en estado de fluido en el espacio, en medio a los Espíritus, o en otros planetas, esperando la creación de la tierra para comenzar una existencia nueva sobre un globo nuevo”-.
-La química nos muestra como las moléculas de los cuerpos orgánicos se unen para formar cristales de constante regularidad, según la especie, hasta encontrarse en las condiciones precisadas. Pero, por poco que falten estas condiciones, no es más posible la unión de los elementos, o por lo menos su disposición regular, que constituye el cristal. Y, por qué no sería lo mismo de los elementos orgánicos? Nosotros conservamos, también por años, algunas semillas de plantas y de animales, que se desarrollan sólo a una determinada temperatura y en un ambiente propicio. Se han visto granos de trigo germinar después de varios siglos. Por lo cual, en estas semillas existe un principio latente de vitalidad, el cual para desenvolverse no espera más que una circunstancia favorable. Ahora, lo que sucede cada día bajo nuestra propia mirada, no pudo, quizá, suceder desde el origen del planeta? Tal formación de los seres vivientes, que salen del caos por la fuerza misma de la naturaleza, -disminuye, quizá, la grandeza de Dios? No, más bien responde mejor a la idea de su potencia, que se ejercita sobre infinitos mundos con leyes internas e inmutables. Esta teoría no resuelve, es verdad, la cuestión del origen de los elementos vitales; pero Dios tiene sus misterios, y ha puesto ciertos límites a nuestras investigaciones.

COMENTARIO EXEGÉTICO DE GIC:. Es verdad que Dios ha puesto ciertos límites a nuestras investigaciones? De ser cierto, cuáles son? En primer lugar, Dios no ha puesto ningún límite a nuestras investigaciones, de ninguna naturaleza, excepto el de la propia evolución y estados de conciencias, que por propio mérito se van desarrollando en el eterno presente. Ese y solamente ese es el único límite, es decir podemos llegar hasta donde alcanzan nuestras propias fuerzas; empero, éstas son factibles de ser incrementadas por el propio desarrollo evolutivo, en forma gradual y constante, y en la medida en que se va alcanzando una visión más amplia de la realidad que nos circunda, podemos emprender investigaciones y tareas de mayor envergadura. Evidentemente, existe un orden universal que es preciso seguir, siendo imposible saltar determinados grados, pero, lejos de ser un límite, implica una guía del orden que deben seguir nuestros trabajos. La actitud correcta debe ser, siempre, la de rechazar cualquier imposición de límites de quien quiera que sea, por cuanto, si el Creador Universal ha dispuesto que en el eterno presente, siempre encontraremos un más allá de progreso, sin límites algunos, por qué razón deberíamos aceptar ese tipo imposiciones de quienes, en un momento dado, pudiesen tener motivos para inhibir una tendencia natural de los seres en los cuatro reinos naturales, es decir, el avance constante? De encontrar una barrera, es preciso descubrir, también, la manera de superarla, sin importar el tiempo que se pueda requerir ni el esfuerzo o trabajos necesarios a tales efectos. Todo es posible de lograr si tenemos la idea clara de lo que queremos y, paralelamente, se emprende la acción suficiente y sostenida en el tiempo, hasta alcanzar el grado de conocimiento o logro anhelado.

10. Existen, todavía, seres que nacen espontáneamente?
-“Sí, pero el embrión primitivo existía ya en estado latente. Vosotros sois, todos los días, testigos de éste fenómeno. -Los tejidos orgánicos de los seres humanos y de los animales no encierran, quizá, los gérmenes de una multitud de gusanos que esperan para manifestarse la fermentación putrefacta necesaria a su existencia? Es un pequeño mundo que dormita y que se crea.
11. -La especie humana se encontraba ya entre los elementos orgánicos contenidos en globo terrestre?
-“Sí, y emergió a su tiempo, lo cual ha hecho decir que el ser humano había sido formado con el barro de la tierra”-.
12. -Podemos conocer la época de la aparición del ser humano y la de los demás seres vivientes sobre la tierra?
-“No; todos vuestros cálculos son quimeras”-.
13. -Si el embrión de la especie humana se encuentra entre los elementos orgánicos del globo, -por qué no se forman, también ahora, espontáneamente, seres humanos como en su origen?
-“El principio de las cosas se encuentra en los secretos de Dios; todavía se puede suponer que los seres humanos, dispersos que fueron sobre la tierra, hayan absorbido en sí mismos los elementos necesarios a su formación, para transmitirlos según las leyes de la reproducción. Y asimismo puede decirse de las demás especies de seres vivientes”-.

DOBLAMIENTO DE LA TIERRA. ADÁN.

14. La especie humana tuvo principio con un solo ser?
-“No. Aquel que vosotros llamáis Adán, no fue ni el primero ni el único ser que pobló la tierra”-.
15. -En que época vivió Adán?
-“A un día de aquella que le asignáis: alrededor de 4.000 años antes de nuestra era”-.
El hombre, de quien bajo el nombre de Adán se ha conservado la tradición, fue uno de aquellos que en un país sobrevivió a alguno de los grandes cataclismos que en diversas épocas han afectado la superficie del globo, y se ha convertido el prototipo de un grupo étnico que hoy puebla el planeta. Las leyes de la naturaleza no nos permiten creer que los progresos de la humanidad ocurridos mucho antes de nuestra era, hayan podido realizarse en pocos siglos, si el hombre no estuviese sobre la tierra sino desde la época asignada a la existencia de Adán. Algunos, y con mayor razón, consideran a Adán como un mito o alegoría que personifica la primera edad del mundo.

DIVERSIDAD DE LOS GRUPOS ÉTNICOS

16. -De dónde se originan las diferencias físicas y morales que distinguen los variados grupos étnicos sobre la tierra?
-“Del clima, del género de vida y de las costumbres. Igualmente ocurre con dos hijos de la misma madre, los cuales, educados lejos uno del otro y en modo diferente, no se asemejan para nada en el carácter moral”-.
17. -Los seres humanos aparecieron contemporáneamente sobre diversos lugares del globo terráqueo?
-“Sí, y en épocas diversas, de lo cual proviene, también, la variedad de los grupos étnicos. Más tarde, dispersándose debajo de diferentes climas, y mezclándose los grupos étnicos unos con otros, han formado nuevos tipos”-.
-Estas variantes constituyen especies distintas?
-“No, por cuanto todas son de la misma familia: las tantas variedades de un mismo fruto, le impiden, acaso, de pertenecer a la misma especie?”-.
18. Si la especie humana no procede de un solo origen, deben los seres humanos continuar a considerarse como hermanos?
-“Todos los seres humanos son hermanos en Dios, por cuanto están animados por el Espíritu y tienden al mismo fin. Vosotros queréis tomar, siempre, las palabras literalmente”-.

PLURALIDAD DE MUNDOS HABITADOS

19. –Los globos, que se mueven en el espacio, -están todos habitados?
-“Sí, y el ser humano de la tierra está lejos de ser, como cree, el primero en inteligencia, en bondad y en perfección. Nada menos, existen personas que se creen grandes, y piensan que sólo este pequeñísimo globo tiene el privilegio de albergar seres con uso de razón. Orgullo y vanidad! Estiman que Dios ha creado el universo únicamente para ellos”-.
Dios ha poblado los mundos de seres vivientes, los cuales concurren todos al intento final de la Providencia. El creer los seres vivientes limitados al solo punto que habitamos nosotros en el universo, sería poner en duda la sabiduría de Dios, quien no ha hecho nada inútil, y por ende ha debido asignar a los mundos una función más grande que el recrearnos la vista. Por otra parte nada, no en la posición, no en el volumen, no en la constitución física de la tierra, puede razonablemente hacer creer que ella sola tenga el privilegio de ser habitada, a exclusión de miles de mundos similares.

20. -La constitución de los diferentes globos es la misma en todos?
-“No: en cada uno es diferente”-.

21. -Por cuanto la constitución física de los mundos no es idéntica para todos, los seres, que los habitan, tienen una organización diferente?
-“Sin duda, igual que en vuestro escenario los peces viven en el agua y los pájaros en el aire”-.

22. -Los mundos más lejanos del sol, -están, quizás, privados de luz y de calor, por cuanto el gran astro no tiene para ellos sino la apariencia de una estrella?
-“Creéis, vosotros, que no existen otras fuentes de luz y de calor fuera del sol? No contáis para nada la electricidad que en ciertos mundos tiene una función miles de veces más importante que sobre la tierra? Del resto, quién os dice que todos los seres sean de vuestra misma manera y con órganos conformados como los vuestros?”-.
Las condiciones de existencia de los seres que habitan los variados mundos, deben ser apropiados al medio, en el cual son llamados a vivir. Si no hubiésemos jamás visto peces, no podríamos comprender que existan seres capaces de vivir en el agua. Lo mismo ocurre en los otros mundos, los cuales sin duda tienen elementos que nos son ignotos. No vemos, nosotros, sobre la tierra las largas noches de los polos iluminadas por la electricidad de las auroras polares? Cuál es la imposibilidad de que, en algunos mundos, la electricidad sea más abundante que en la tierra, y tenga una acción general cuyos efectos aún nos sean incomprensibles? En consecuencia, aquellos mundos pueden llevar en sí mismos las fuentes de calor y de luz necesarias a sus habitantes.

CONSIDERACIONES Y CONCORDANCIAS BÍBLICAS EN TORNO A LA CREACIÓN

23. -Los pueblos se han formado ideas contradictorias en torno a la creación, según el grado de su instrucción. La razón, con la ayuda de la ciencia, ha reconocido la inverosimilitud de muchas teorías. La que han dado los Espíritus confirma la opinión por largo tiempo aceptada por los seres más ilustrados.
La objeción, que puede hacerse a esta teoría, es que contradice el texto de los libros sagrados; empero, un ponderado examen demuestra como esta contradicción sea más aparente que real, resultando de la interpretación literal de frases que tienen a lo sumo un significado alegórico.
La cuestión sobre el origen de la humanidad, que, según la Biblia, se hace resalir a Adán, como a una única fuente, no es la sola entre las creencias religiosas, a la cual la ciencia nos ha obligado a renunciar. También el movimiento de la tierra pareció en otros tiempos tan contrario al texto bíblico, siendo objeto de grandes persecuciones los doctos que lo afirmaban. Empero, la verdad termina, siempre, por triunfar; la tierra gira a despecho de las excomuniones, y hoy nadie podría poner en duda este movimiento, sin ofender la razón.
Se afirma, también, en la Biblia, que el mundo fue creado en seis días, y se establece la época alrededor de 4.000 años antes de nuestra era. Anteriormente, la tierra no existía: el texto afirma claramente que ella fue creada de la nada; empero, la ciencia positiva, la ciencia de las inexorables deducciones, ha probado lo contrario. La formación del planeta tierra está escrita con caracteres imborrables en el mundo fósil, y está probado que los seis días de la Creación son otros tantos períodos, cada uno de los cuales con la duración de centenares de miles de años. Y esto no es ya un sistema, una doctrina, una opinión aislada; sino un hecho innegable como aquel del movimiento de la tierra, que la teología no puede dejar de admitir. Estos ejemplos son suficientes para demostrar en cuantos errores es fácil caer cuando se toman a la letra las expresiones de un lenguaje con frecuencia figurado. Es preciso, quizá, deducir que la Biblia enseña lo falso? No; más bien las personas se han engañado al interpretarla.
La ciencia, escudriñando en las vísceras de la tierra, ha reconocido el orden en el cual los variados seres vivientes han aparecido sobre su superficie, y este orden concuerda con el indicado en la Génesis, con la sola diferencia de que la obra, en vez de haber salido milagrosamente de las manos de Dios en pocas horas, se cumplió, siempre por efecto de su voluntad, pero según la ley de las fuerzas de la naturaleza, en muchos millones de años. Sería por esto, Dios, menos grande y poderoso? Su obra es menos sublime, por cuanto no tiene el mérito de la instantaneidad? No ciertamente: tendría de la Divinidad una idea muy mezquina quien no reconociese la omnipotencia de Dios en sus leyes eternas que Él ha establecido para gobernar los mundos. La ciencia, lejos de empequeñecer la obra de Dios, nos la muestra debajo de un aspecto más grandioso y más conforme a nuestras nociones de su potencia y de su majestad, por cuanto esta obra se ha cumplido sin derogar las leyes de la naturaleza.
La ciencia, de acuerdo con esto con Moisés, reconoce el ser humano como el último en ser creado en la escala de los seres vivientes: empero Moisés pone el diluvio en el año del mundo 1654, mientras la geología nos enseña que el gran cataclismo fue anterior a la aparición del hombre, por cuanto, hasta hoy, no se ha podido descubrir, en los estratos primitivos, algún vestigio de la presencia ni de él, ni de animales de su misma categoría del lado físico. Esto, empero, no prueba la imposibilidad de la cosa, en cambio varios descubrimientos lo han puesto ya en duda. Es posible, que de un momento a otro se obtenga la certeza material de esta anterioridad de la raza humana y entonces se deberá reconocer, que también sobre esto, como sobre otros puntos, el texto bíblico es figurado. El meollo de la cuestión está en saber si el cataclismo geológico es el mismo del de Noé. Ahora, la duración necesaria a la formación de los estratos fósiles no permite confundirlos, y, encontrar que si hubiesen restos de la existencia del hombre antes de la gran catástrofe, quedará demostrado, o que Adán no fue el primer hombre, o che la creación de él se pierde en la noche de los tiempos. En contra de la evidencia no valen razonamientos, y será necesario aceptar este hecho, al igual que el movimiento de la tierra y los seis períodos de la Creación.
La existencia del hombre antes del diluvio geológico es cosa todavía hipotética; empero hipótesis no es cuanto sigue: Admitiendo que el hombre haya aparecido por primera vez sobre la tierra 4000 años antes de nuestra era, si 1654 años después, toda la raza humana ha sido destruida, excepto una sola familia, resulta que el doblamiento de la tierra no data sino de Noé, vale decir desde hace 2.346 antes de nuestra era. Empero, cuando los hebreos emigraron a Egipto en el siglo XVIII -antes de nuestra era-, encontraron este pueblo muy poblado, y ya antes de su civilización. La historia, por otra parte, demuestra que en aquella época las India y otros países eran igualmente florecientes, al silencio de la cronología de algunos pueblos que remontan a épocas de mucho más remotas. Sería, por lo tanto, necesario que del siglo XXIV al XVII, es decir, en el espacio de 6.000 años, no solamente la posteridad de un solo hombre hubiese poblado las inmensas regiones entonces conocidas, aún admitiendo que las otras no hubiesen existido, sino que en el breve intervalo de tiempo, la humanidad se hubiese elevado de la ignorancia absoluta del estado primitivo al más elevado grado del desarrollo intelectual, lo cual es contrario a todas las leyes de la antropología.
Si se agrega que, a confirmar esta opinión concurre válidamente la diversidad de los grupos étnicos. El clima y las costumbres producen, ciertamente, modificaciones en el carácter físico; pero sabemos hasta donde puede alcanzar la fuerza de estas causas, y el examen fisiológico prueba que en algunos grupos étnicos existen diferencias constitucionales mucho más profundas de las que puede producir el clima. El cruce de los grupos étnicos produce los tipos intermedios, y tiende a cancelar, más que resaltar, los caracteres extremos: crea solamente algunas variedades. Empero, en cada caso, por cuanto fuese posible el cruce de los grupos étnicos, era necesario que existiesen grupos étnicos diferentes, y, -cómo explicar la existencia, si se le da un origen común, especialmente poco antiguo? Cómo admitir que en un dado número de cientos de años algunos descendientes de Noé se hayan transformado al punto de producir, por ejemplo, la raza etiópica? Una tal transformación es tanto inadmisible cuanto la hipótesis de un origen común entre un lobo y un cordero, entre el elefante y la pulga, entre el pájaro y el pez. Es preciso decirlo: nada puede prevalecer en contra de la evidencia de los hechos. Todo, en cambio, se explica, admitiendo la existencia del hombre antes de la época que comúnmente se le asigna, reconociendo la diversidad de los orígenes; aceptando a Adán, que habría existido hace 6.000 años, cual poblador de una región todavía deshabitada; viendo el diluvio de Noé como una catástrofe parcial confundida con el cataclismo geológico; teniendo en cuenta, en fin, la forma alegórica propia del estilo oriental, y que se encuentra en los libros sagrados de todos los pueblos. Está claro, por lo tanto, que es poco prudente el juzgar con ligereza, y así señalar como falsas algunas doctrinas, las cuales, como tantas otras, pueden dar, antes o después, un desmentido solemne a quienes las combaten. Las ideas espirituales, antes que perder, conquistan fuerzas y grandeza caminando paralelamente con la ciencia. Es éste el único medio para no mostrar al escepticismo el lado vulnerable.


--
Publicado por Giuseppe Isgró C. para
El libro de los espíritus el 6/25/2011 01:53:00 PM

VISITAR BLOG LECTURAS DE EL LIBRO DE LOS ESPÍRITUS, PINCHANDO EN EL ENLACE SIGUIENTE, DONDE ENCONTRARÁ TODO EL MATERIAL PUBLICADO HASTA AHORA.:

http://lecturasdeellibrodelosespritus.blogspot.com/2011/06/leccion-tercera.html

--
http://www.andaluciaespiritsta.es
ASOCIACION ESPIRITA ANDALUZA "AMALIA DOMINGO SOLER"
C/  JOSÉ ORTEGA Y GASSET 9
14050 MONTILLA (CÓRDOBA), ESPAÑA

No hay comentarios:

Publicar un comentario