UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

domingo, 30 de enero de 2011

EMMANUEL SWEDEMBORG MODERNO PRECURSOR DEL ESPIRITISMO POR: JEAN GIANGRASSO TOMADO DE: LE JOURNAL SPIRITE N° 76 ABRIL 2009



En Le Journal Spirite N°64 del segundo trimestre de 2006, repasábamos una primera descripción de la vida de Emmanuel Swedenborg así como su rol en el espiritismo. Volvemos hoy sobre su personalidad para profundizar su papel como precursor moderno del espiritismo.
Emmanuel Swedenborg fue un político, literato, filósofo y científico así como un gran viajero, un erudito que hablaba quince idiomas. Pero fue también un hombre muy competente que trabajó sin descanso en múltiples dominios: inspector de minas, ingeniero, hidráulico y metalúrgico, director de revistas científicas, geólogo, químico, físico y cristalógrafo, astrónomo y cosmólogo, anatomista y fisiólogo, economista, financiero y miembro activo del Parlamento.
Con más de un centenar de libros en su haber, el escritor legó a la Academia Real de Ciencias de Suecia, de la que fue miembro, un conjunto de documentos que representa más de 20.000 páginas. Desde 2005, la “Colección Emmanuel Swedenborg”, ha sido incluida por la UNESCO en la “Lista Memoria del mundo”, que enumera los documentos del patrimonio documental de interés universal, para asegurar su protección.
Es de hacer notar, sin embargo, que detrás de este gran fresco de actividades humanas se perfila un hilo conductor: la búsqueda de una verdad, la del alma y la de Dios.
A la edad de ochenta y un años, le escribió a su amigo el doctor Beyer cómo se interrogaba cuando todavía no era más que un niño y cuáles eran ya sus convicciones:
“… Entre mi cuarto y mi décimo año, mi pensamiento estaba preocupado por Dios, la felicidad eterna y los sufrimientos morales del hombre. Desde mi sexto a mi decimosegundo año, mi mayor placer era conversar con los eclesiásticos sobre la fe. Les hice a menudo esta observación, que la benevolencia o la caridad es la vida de la fe y que esta benevolencia no es otra cosa que el amor al prójimo”. 

Swedenborg, el visionario 

Durante los primeros veintisiete años de su vida, nuestro sabio se ocupó sobre todo de literatura, poesía y filosofía. Al final de este período, se dedicó a lo largo de un nuevo período de veintisiete años a múltiples actividades de orden científico que le valieron una reputación en el ámbito europeo, sin embargo la búsqueda espiritual se hizo más concreta y cuando se entregó a las investigaciones de anatomía y fisiología en el cuerpo humano, su objetivo no era esencialmente científico. A partir de sus excepcionales cualidades de hombre de ciencia, Swedenborg trató de descubrir al creador escudriñando la creación:
“Me sigo ocupando de esta anatomía, con el único fin de escudriñar el alma. Sería feliz, si mis trabajos pudieran ser de alguna utilidad para el mundo médico, pero mi satisfacción sería aún más grande, si suministro
algunas luces a los que se ocupan de investigaciones
sobre el alma”. (Regnum animale séptima parte)
El mundo de la época se caracterizaba por un auge de la investigación científica cuyo futuro a la vista es el más vivo ejemplo. Esa oleada racional marcó un momento crucial en un período en el que el género humano llegó a utilizar mejor su razón que en la Edad Media para abordar las grandes cuestiones de la existencia. La huella de Swedenborg se caracteriza por una transición entre una verdad revelada de manera profética y un enfoque razonado de realidades científicas que abren camino a un nuevo conocimiento filosófico por medio del testimonio.
Fue a los 57 años cuando Emmanuel vivió su primera
revelación espírita, en la cual vio“claramente a un
hombre en medio de una luz viva y radiante”.
“… La noche siguiente, el mismo hombre, radiante de luz, se presentó nuevamente delante de mí y me dijo: ‘Soy Dios, el Señor, creador y redentor: te he elegido para explicar a los hombres el sentido interior y espiritual de la Sagrada Escritura; te dictaré lo que debes escribir’.”
Así, como lo precisa Matter, uno de sus principales biógrafos del siglo XIX, (1) “En todas partes Swedenborg nos dice en sus obras: ‘He aquí lo que el Señor me ha revelado’.” Igual que Moisés, Buda, Mahoma y Jesús, que emiten palabras que se desean de origen divino, o al menos así se creía en la época, Swedenborg se ubica como un mensajero de Dios. No hay entonces diferencias notables entre estos profetas que anuncian a la humanidad una verdad revelada.

Pero en la continuación de su testimonio, puede leerse:
“… y por todas partes encontré a muchas personas conocidas, algunas muertas hacía mucho tiempo, otras desde hacía poco. Desde aquel día, renuncié a todas las ocupaciones mundanas para no trabajar sino en las cosas espirituales, para ajustarme a la orden que había recibido. Después me ocurría con frecuencia tener los ojos de mi espíritu abiertos, y ver en pleno día lo que pasaba en el otro mundo, hablar con los ángeles y con los espíritus como hablo con los hombres”.
Si bien a veces los ángeles y los espíritus son accesibles a la vista del vidente sin que se sepa todavía si los considera como entidades aparte de la creación, es evidente, sin embargo, que afirma reconocer a muchas personas fallecidas que conocía. A continuación, múltiples anécdotas vendrían a apuntalar estos juicios gracias a revelaciones que dieron credibilidad a sus afirmaciones.
En el caso del finiquito de la Sra. de Marteville, viuda del embajador de Holanda en Estocolmo, un orfebre llamado Croon exigía sin razón el pago de 25.000 florines holandeses, suma importante, por un servicio de platería adquirido por su esposo. Emmanuel se comunicó con el marido difunto quien le indicó donde estaba escondida la prueba del pago efectuado algunos meses antes de su muerte.
Durante una entrevista, Luisa-Ulrica, Reina de Suecia,
le planteó a nuestro médium el reto de hacerle
una pregunta a su difunto hermano, el Príncipe Augusto-Guillermo, respecto a una conversación que ambos habían tenido. Algunas semanas más tarde, Swedenborg pidió entrevistarse en secreto con la Reina y le reveló la respuesta de su hermano encontrado en el más allá. La reina estuvo a punto de desmayarse y dijo las siguientes palabras a las personas que acudieron: “Lo que me acaba de decir, sólo Dios y mi hermano podían saberlo”.
Comenzaba pues a dibujarse una nueva ley de la naturaleza referente a la existencia de una conciencia que perdura después de la muerte. Esta verdad ya no es entonces una revelación que es preciso aceptar por la sola autoridad autoproclamada de una persona, sino un fenómeno observable y apreciable por la razón. Ya que los espíritus daban informaciones sobre su vida que solamente los difuntos conocían, había que rendirse a la evidencia. Y además, como el fenómeno se reproducía, menos era posible considerar una extraordinaria coincidencia o una hábil superchería. A los que le pedían milagros al vidente, éste respondía: “El señor es como un padre que instruye a sus hijos de cierta manera en su niñez, y de otra, cuando han alcanzado la edad de la razón”.
Familiarizado por el contacto con esta realidad, Emmanuel puede escuchar entonces las almas que se dirigen a él en toda clase de situaciones. Estas observaciones constituirán un testimonio propio para extraer principios en cuanto a las leyes que rigen la vida de los espíritus después de la muerte. A partir de los textos de Jean Prieur (2), que vulgarizó una parte del pensamiento de Emmanuel Swedenborg, se pueden dar ejemplos de leyes fundamentales que se han extraído de la observación de los espíritus:
Sobre la conservación de la personalidad después de la
muerte:
“Cuando el hombre pasa de este mundo al mundo de los espíritus, es como si pasara de un lugar a otro. Se lleva consigo su mente, de manera que después de la muerte, que afecta únicamente a su organismo terrenal, no ha perdido la menor facultad. Se lleva con él su memoria natural, ya que retiene todo lo que en el mundo ha oído, visto, leído, aprendido y pensado desde la primera infancia hasta el último suspiro”.
Sobre el reagrupamiento de las almas por afinidades en
el más allá:
“En el mundo de los espíritus todos los que han sido amigos o se han conocido en la vida del cuerpo se reúnen y conversan entre ellos”. “Después de la muerte cada uno viene a la sociedad de los suyos, es decir de los que están en un amor semejante. Los busca como parientes y amigos; y lo que es asombroso, cuando viene hacia ellos y los ve, les habla como si los hubiera conocido desde la niñez. Es el resultado de la afinidad y de la amistad espiritual”.

Sobre la turbación que puede sobrevenir después de la muerte, a causa, por ejemplo, de creencias erróneas sobre la vida después de la vida:
“He charlado con Polhem mientras lo enterraban. Le expliqué que acababa de morir, pero se negó a creerme, ¡el incorregible ateo! Más tarde, lo volví a ver con frecuencia, después de la muerte no era más que un sabio desorientado…” 

Swedenborg y Allan Kardec 

Sin embargo, solo viviendo y observando este fenómeno, era muy difícil para nuestro teólogo hacer la clasificación entre las diversas afirmaciones que le proponían espíritus de todo orden, y evaluar la parte del inconsciente que se insinuaba a veces en sus visiones. Lo que le condujo a múltiples afirmaciones no acordes con la realidad.
Faltaba pues un enfoque más global que extrajera su consistencia de una multitud de fuentes diferentes. Ese enfoque se alcanzaría con la codificación por Allan Kardec de El Libro de los Espíritus, llevada a cabo gracias al análisis y la síntesis de una multitud de escrituras procedentes de numerosos médiums.
Después de su muerte, Emmanuel Swedenborg siguió el desarrollo de la tercera revelación. Estuvo entre los espíritus que dictaron su itinerario a Allan Kardec para la elaboración de su doctrina. En efecto, en los prolegómenos, verdadero pliego de condiciones de
El Libro de los Espíritus, se encuentra la firma de los
espíritus: SAN JUAN EVANGELISTA, SAN AGUSTÍN, SAN VICENTE DE PAUL, SAN LUIS, EL ESPÍRITU DE VERDAD, SÓCRATES, PLATÓN, FENELÓN, FRANKLIN, SWEDENBORG, etc.
En la Revue Spirite de noviembre de 1859, Allan Kardec
se expresa así sobre Emmanuel:
“… Como todos los hombres que profesan ideas que no son las de todo el mundo, sobre todo cuando esas ideas chocan con ciertos prejuicios, tuvo y tiene todavía, sus detractores. Si estos últimos se hubieran limitado a refutarlo, estaban en su derecho; pero el partidismo no respeta nada, y las más nobles cualidades no encuentran gracia ante él: Swedenborg no podía ser la excepción. Sin duda su doctrina deja mucho que desear: hoy, él mismo está lejos de aprobarla en todos sus puntos. Pero con todo lo refutable que ella sea, él no dejará de ser uno de los hombres más eminentes de su siglo”.
“… Para nosotros, se trataba de un médium vidente y un escritor intuitivo, como hay miles; facultades que entran en la condición de los fenómenos naturales… Cometió un error, muy perdonable, en vista de su inexperiencia con las cosas del mundo oculto, que fue aceptar demasiado ciegamente todo lo que le era dictado, sin someterlo al severo control de la razón. Si hubiera pesado detenidamente los pros y los contras,
hubiera reconocido principios inconciliables con una lógica aun cuando ésta fuera poco rigurosa. Hoy, probablemente no hubiera caído en la misma falta; pues hubiera tenido medios para juzgar y apreciar el valor de las comunicaciones de ultratumba; hubiera sabido que es un campo donde todas las hierbas no son buenas para recoger, y que el sentido común, que no nos ha sido dado por nada, debe saber hacer una elección entre unas y otras. La cualidad que se atribuyó el espíritu que se le manifestaba era suficiente para ponerlo en guardia, sobre todo considerando la trivialidad de su comienzo. Lo que él mismo no hizo, nos toca hacerlo ahora, no tomando de sus textos más que lo que hay de racional; sus propios errores deben ser una enseñanza para los médiums demasiado crédulos a los que ciertos espíritus tratan de fascinar halagando su vanidad o sus prejuicios con un lenguaje pomposo o apariencias engañosas”.
“La doctrina de Swedenborg tuvo numerosos prosélitos en Londres, en Holanda y hasta en París, donde dio origen a la Sociedad de la cual hablamos en nuestro número del mes de octubre, la de los Martinistas, los Teósofos, etc. Si bien no fue aceptada por todos en todas sus consecuencias, siempre tuvo como resultado propagar la creencia en la posibilidad de comunicarse con los seres de ultratumba, creencia muy antigua, como se sabe, pero hasta hoy oculta por la vulgaridad debido a las prácticas misteriosas de las que estaba rodeada. El mérito incontestable de Swedenborg, su profundo saber, su alta reputación de sabiduría han tenido un gran peso en la propagación de estas ideas que se popularizan cada vez más hoy en día, por lo mismo que crecen a plena luz, y que lejos de buscar la sombra del misterio, recurren a la razón. A pesar de sus errores de sistema, Swedenborg no es menos por ello una de las grandes figuras cuyo recuerdo quedará unido a la historia del espiritismo, del cual fue uno de los primeros y más celosos promotores”.
Emmanuel Swedenborg se comunicó en esa época a través de un médium y dialogó con Allan Kardec (Sociedad, 23 de septiembre de 1859).
Comunicación de Swedenborg prometida en la sesión
del 16 de septiembre:
“Mis buenos amigos y fieles creyentes, he deseado venir a vosotros para alentaros en el camino que seguís con tanto valor, en lo que se refiere a la cuestión espírita. Vuestro celo es apreciado por nuestro mundo de los espíritus: proseguid, pero no calléis porque los obstáculos todavía os entrabarán algún tiempo; no os faltarán detractores, más de los que no me faltaron. Hace un siglo prediqué el espiritismo y tuve enemigos de todo género; tuve también fervientes adeptos: eso mantuvo mi ánimo. Mi moral espírita y mi doctrina no dejan de tener grandes errores que hoy reconozco. Así las penas no son eternas; lo veo: Dios es demasiado
justo y demasiado bueno para castigar eternamente a la criatura que no tiene la suficiente fuerza para resistir a sus pasiones. Igualmente lo que decía del mundo de los ángeles, que se predica en los templos, no era sino una ilusión de mis sentidos: creí verlo; era de buena fe, y lo he dicho; pero me equivoqué. Vosotros estáis, vosotros en un mejor camino, pues estáis más ilustrados de lo que yo estuve en mi época. Seguid, pero sed prudentes para que vuestros enemigos no tengan armas demasiado fuertes contra vosotros. Vosotros veis el terreno que ganáis cada día; ánimo pues, ya que el porvenir os está asegurado. Lo que os da fuerza, es que habláis en nombre de la razón. ¿Tenéis preguntas que hacerme? Os responderé”. SWEDENBORG.
1. Fue en Londres, en 1745, cuando tuvisteis vuestra primera revelación; ¿la habíais deseado? ¿Os ocupabais ya de cuestiones teológicas? - R.Me
ocupaba de ello; pero no había deseado en absoluto
esa revelación: llegó espontáneamente.
2. ¿Quién era ese Espíritu que se os apareció y que
os dijo que era el mismo Dios? ¿Era realmente Dios?
- R. No; creí lo que me dijo, porque vi en él a un ser
sobrehumano, y quedé halagado por eso.
3. ¿Por qué tomó el nombre de Dios? - R. Para ser
obedecido mejor.
4. ¿Dios puede manifestarse directamente a los
hombres? - R. Podría, por supuesto, pero ya no lo hace
más.
5. ¿Entonces lo ha hecho en alguna época? - R. Sí, en
las primeras edades de la Tierra.
6. Ese Espíritu os hizo escribir cosas que hoy reconocéis
como erróneas, ¿lo hizo con buena o mala intención?
- R. No fue con mala intención; se equivocó, porque
no era lo bastante esclarecido; veo también que las ilusiones de mi propio espíritu o de mi inteligencia lo influenciaron a su pesar. Sin embargo, en medio de
algunos errores de sistema, es fácil
reconocer grandes verdades.
7. El principio de vuestra doctrina descansa en las correspondencias. ¿Creéis
siempre
en
estas
relaciones que encontrabais entre
cada cosa del mundo material y
cada cosa del mundo moral?-
R. No; es una ficción.
8. ¿Qué entendéis por estas
palabras: Dios es el hombre
mismo? - R.Dios no
es el hombre, pero es el hombre que es una imagen de Dios.
9. ¿Queréis, os lo ruego, aclarar vuestro pensamiento? - R.Digo
que el hombre es la
imagen de Dios, por cuanto la inteligencia, el genio que a veces recibe del cielo es una emanación de la omnipotencia divina: representa a Dios en la Tierra por el poder que ejerce sobre toda la naturaleza, y por las grandes virtudes que tiene el poder de adquirir.
10. ¿Debemos considerar al hombre como una parte
de Dios? - R.No, el hombre no es una parte de la
Divinidad: es sólo su imagen.
11. ¿Podríais decirnos de qué manera recibíais las comunicaciones de parte de los espíritus, y si habéis escrito lo que os ha sido revelado al estilo de nuestros médiums o por inspiración? - R. Cuando estaba en el
silencio y el recogimiento, mi espíritu estaba como encantado, en éxtasis, y veía claramente delante de mí una imagen que me hablaba y me dictaba lo que debía escribir; mi imaginación también se mezclaba algunas veces.
12. ¿Qué debemos pensar del hecho relatado por el caballero Beylon, respecto a la revelación que hicisteis a la reina Luisa-Ulrica? - R. Esa revelación es
verdadera. Beylon la ha desnaturalizado.
13. ¿Cuál es vuestra opinión sobre la doctrina espírita,
tal y como ella es hoy? - R. Os he dicho que estáis
en un camino más seguro que el mío, en vista de que vuestras luces, en general, son más amplias; yo tenía que luchar contra más ignorancia, y sobre todo contra la superstición”.
Todavía en nuestra época, el célebre médium se comunica para dar su visión del espiritismo como en este mensaje del 17 de noviembre de 2005 dado por escritura automática en el Círculo Allan Kardec de Nancy:
“El hombre vive y reencarna y en la curva de su evolución, un día se plantea la cuestión de su ontología, se hace la pregunta del por qué, del cómo. El hombre progresa poco a poco, el hombre ha llegado a un punto de mutación indispensable para el planeta que habita desde hace milenios. De esta metamorfosis, sois, vosotros los espíritas, los elementos humanos y reflexivos de la transformación, habéis regresado para vivir y aplicar la tercera revelación de un Padre que ha preferido los testimonios a las profecías. Es preciso acordarse del Padre para aprender progresivamente a comprenderlo. Mi búsqueda y mi paso sobre ese suelo, sobre ese globo, fueron dirigidos en ese sentido y he encontrado a hombres y mujeres volverse espirituales y cristianos, más allá de todas las formas denunciadas, descritas y esclerosantes”.
(1)Swedenborg, su vida, sus textos y su doctrina, Segunda
edición de 1863, París, librería académica.
(2) Las visiones de Swedenborg de Jean Prieur, 1984, Ediciones
Fernand Lanore & François Sorlo

No hay comentarios:

Publicar un comentario