UNA ACLARACIÓN MUY OPORTUNA

Ponemos en el conocimiento de nuestros amables lectores que todo el material que ofrecemos como posts en este blog ha sido extraído de la obra LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO, previa autorización de su autor nuestro distinguido amigo Prof. Jon Aizpurua.

No nos atreveríamos a divulgar este precioso e invaluable material doctrinario y de divulgación de la cultura espírita si no tuviésemos de antemano la autorización expresa de su autor, de lo contario incurriríamos en el plagio, actitud que nos despierta repugancia tan sólo con mencionar el término.

Hemos escogido esta obra, LOS FUNDAMENTOS DEL
ESPIRITISMO, porque estamos seguros que ella constituye la exposición más actualizada de los postulados doctrinarios expresados por el Codificador Allan Kardec, enmarcados en nuevo contexto paradigamático; el vigente en estos tiempos que corren.

En LOS FUNDAMENTOS DEL ESPIRITISMO el autor reinvidica el verdadero carácter de la Doctrina Espírita, como un sistema de pensamiento laico, racionalista, e iconoclasta, alejado de todo misticismo religioso, tal como fue codificada la Doctrina por el Maestro Allan Kardec en el siglo diecinueve.

Esta obra es eminentemente didáctica, porque está escrita en un estilo ágil y ameno, sin que por ello pierda consistencia en su brillante exposición de ideas, llegando a toda clase de público lector, desde el estudioso del Espiritismo hasta aquellas personas que se encuentran en la búsqueda de una filosofía racional que les ayude a pensar al mundo y a sí mismos.

René Dayre Abella
Nos adherimos a los postulados doctrinarios sustentados por la Confederación Espiritista Panamericana, que muestran a la Doctrina Espírita como un sistema de pensamiento filosófico laico, racionalista e iconoclasta. Alejado de todo misticismo religioso. Apoyamos la Carta de Puerto Rico, emanada del XIX Congreso de la CEPA en el pasado año 2008.

jueves, 3 de octubre de 2019

Jose Arroyo
Tal día como hoy, 3 de octubre pero de 1804, regresa a la Tierra un pensador, un trabajador, un investigador, un espíritu sensible, atento y preclaro. Posteriormente pasará a ser conocido como Allan Kardec y dejaría un legado de inconmensurable valor, que todavía no ha sido apreciado completamente y en su justa perspectiva.
Todos los que nos hemos liberado del yugo de los miedos, de las cadenas de la superstición, de los grilletes del dogma, de las gríngolas del fanatismo y de la enfermedad del interés económico en el ejercicio de la Mediumnidad le agradecemos su trabajo, esfuerzo y dedicación.
¡Gracias Maestro Kardec!





SEPTEMBER NEWSLETTER 2019


YOU ARE NEVER ALONE!

       Spirit communication received
                            by Yvonne Crespo Limoges

The effects of war, violence, natural disasters, sicknesses of mind, body and soul…afflict all the inhabitants of your world, one way or another.

Yet, in the midst of all your heartbreak, sorrow, fear, pain and anguish – you are never alone.

Your spirit protector is ever by your side instilling, within and about you, their beneficial spiritual vibrations of calmness, goodness, inspiration and courage; and, emitting the special Love that comes from that Divine Source to help uphold you through all of your many struggles,   pains, tribulations, traumas and the daily drudgery widespread on your material world.  

Also, from the spirit world are the spirits of your families and dear friends, from present and past lives, doing their part to help ease your distress, anxieties, doubts and loneliness; trying hard to comfort and console you; their empathy allows them to know your pain, and they see your tears!  

In addition, when your physical body sleeps, these spirits directly interact with yours, when it returns to the spirit world each night. They reach out to provide guidance, counseling and healing, as well
as to remind you of the just cause (the why) of what you are going through, the kind of life you chose; the one you pledged to undergo with strong determination in your present existence.  

Knowing all this, please try to open up your hearts to all these loving spirits who care so very much for you personally and for your spiritual progress!

They reach out to help you, although you may not see them – they are there! At moments of pure desperation - you may feel their loving sweet impressions! So, try your best to be emotionally and mentally receptive to receive their loving, valuable and productive influences.

Be reminded that pain in all its forms suffered upon the earth washes away the impurities of your soul; all the trials, tests and atonements elevate your spirit. In this way, sentiments can be awakened in order for it to have more of an inner appreciation and further comprehension of compassion, forgiveness, sympathy, empathy, benevolence, charity and fraternal love.

Dear ones, as you advance, your suffering will be less and you will eventually reach true happiness.  

The Divine evolutionary process provides for your spirit’s enlightenment, enhancing your intellectual and moral elevation. So be strong!

The Creator is All Love and you are always provided with spiritual assistance to fulfill your soul’s journey!

THE MORAL ASPECT OF A PERSON

       Inspirationally received  
                            by Yvonne Crespo Limoges

Nature versus Nurture - Scientists and philosophers, have down through the ages, discussed whether the behavior of human beings is a product of their genes (biology/DNA) or environment, and/or both.

Yet, there is another aspect generally not included, and that is, we are all spirits at different and unique intellectual, emotional, psychic and spiritual stages, at varying degrees of development.

Life is like a school for learning and progress, and we are all at diverse and differing levels of knowledge, moral development and of comprehension. This explains why prodigies and spiritual prophets as well as criminals and killers, exist on the same planet!  

At the core of human personality are the moral and intellectual aspects of a person (the spirit) which has unevenly developed and been shaped by its decisions and personal experiences in this life and throughout eons of past lives in its soul’s evolution.   

A spirit’s level of morality is the major determining factor regarding a person’s genuine personality.

One might expect that intelligent people should not act as badly or with evil intent (being so bright), yet spirits/people mainly evolve first more in intelligence than in goodness throughout their reincarnations. Alas, it is their intelligence that allows them to be so very clever, cunning and devious.

This causes us to ask many times, how did so-and-so who appeared so smart, so nice and harmless, be able to take actions that turned out later to be so harmful, hurtful, and sometimes horrific. Their morality has NOT yet evolved to the level of their intelligence.

Spirits/people of evil intentions (or actions) are really just ignorant; they do not yet understand goodness and/or the benefits of being good. They may even revel in their evil ways and actions. So, pity them and pray for them, although naturally we may feel hurt or upset with difficult emotions due to them. They will learn what they need to learn (and reap what they have sown) eventually, in their present or future lives. Try to forgive; for we have much need of forgiveness ourselves. Even now, we still carry remnants of our shortcomings, flaws and vices from our own past lives.

In general, if we know the people in our everyday lives: spouses/partners, family, friends, acquaintances, co-workers, bosses, and others – that each is at their own  evolutionary level (on their growth in past lives) and have their own unique view of life, we can try to take this aspect of their personality into consideration on how we perceive them and interreact with them.  

This is a more comprehensive view in seeking to understand a particular person. This should make it much easier to accept/understand why people act in so many ways that we find so incomprehensible to us.  

We are all developing, learning and evolving, and if we are discerning and acting with right conduct as well as putting forth strong effort and willpower towards goodness (for ourselves and others), this provides for our faster progress in all areas.       

Some spirits learn quickly, some progress slowly, and some stay stationary for a while. Some spirits have lived more material lives than others. Some of these may have become wiser but not nicer; others may have chosen unproductive lives or followed wrongful ways. Also, spirits do reincarnate here from other planets.  

Yet, we are individual spirits ALL EQUAL before the Creator, each on our own soul’s evolutionary journey, and sooner or later (mostly through trial and error) all must progress to reach its ultimate potential.   

Therefore, we should try to be less judgmental or critical, and more tolerant and patient of others. We should be more forgiving and more humane towards all person’s (for we don’t know their soul’s history of a myriad of lives or the experiences they have had).

We need to be more concerned with our own thoughts, words and deeds, for it affects how swiftly we can elevate our own moral and spiritual development.

Life after lifetime, our selfishness and pride will very slowly diminish, and, our humility, compassion and charity will certainly increase, within ourselves and encompassing all people with - UNCONDITIONAL LOVE.

CARE OF THE BODY

        Inspirationally received by Alysia Pape

Before the Holidays, this is a reminder that along with your spirit, you have a physical body to take care of provided by God in order to fulfill your responsibilities on Earth.

Make sure you go to the doctor when you're sick, and when you’re supposed to, as they recommend.

To those with conditions such as cancer, lupus, diabetes, etc. and those with other medical conditions, make sure you get check-ups regularly; without checking the progress of the conditions you have, or check-ups for any new ones you may acquire, is not being as careful as you need to be (although for so many, no health insurance and limited finances are big obstacles).

Your body is a gift; even if that body in this lifetime has issues. It is your duty to take care of it. Eat right, exercise to your own limits and take your vitamins. Do the best you can.

Mental health as well as emotional health is also very important; do not neglect these. Make sure you see the correct doctor for the correct problem. If you feel something wrong, seek help!

Also, everything in moderation. Over-eating, and no exercise is not healthy. By now everyone knows smoking IS bad for you in any form, be it old or new. Drinking in excess, eating the wrong foods, not getting enough sleep or too much, may harm your body even over a little bit of time.

Let's not forget that personal hygiene is very important. As the new generations come into this life, personal hygiene (as well as good manners) seem to have gone untaught or not emphasized enough. Young ones please pay attention! There's no need to look in the mirror every few minutes, but try not to neglect your body or abuse it!  

Take care of yourselves the best you can, so you will not have so many regrets on return to the spirit world, on how you lived your material life.


POINTS TO PONDER…           
                          
                          Written by Yvonne C. Limoges

Earth’s Health

On Sept. 20, the TV news reported “4,600 events in over 150 countries” were held, mostly by children, about climate change. Started and lead by teenager Greta Thunberg, who gave a very stern and passionate speech on the 23rd at the United Nations, demanding the world’s leaders take immediate action on our changing climate.

Our children will live in a world of the adults’ making, but chances are very good we will be reborn again on this very same planet. I wonder what conditions WE will find on Earth then?    


The Sept. 2019 TIME magazine issue reported the federal minimum wage for tipped workers has not changed since 1991, it’s only “$2.13 in 17 states,” and “…more than 4 million people work for tips; 2 in 3 women.” They also reported, that “Low wage service jobs are expected to grow most in the American economy in the next decade.”  

Continued lack of the ability to pay for affordable housing, for transportation, sufficient food, for medicine and medical care brings on great anxiety, stress, instability and desperation (homelessness & suicides are serious problems) [1] and I believe adversely affects and erodes the social fabric of our society. Change is    needed.  
We are our brother/sister’s keeper!
FIRST CAUSE

                         Written by Julie L. Harper

The Creator is First Cause of all things; something cannot be created from nothing.

The infinite Creator is the designer of an infallible, just and loving system.

Everything created is governed by the Divine Laws; both material and spiritual, that work in unison within an extraordinary structure of cohesion. Only a Sovereign Intelligence could devise such a brilliant plan!

May we all take time each day, to honor our Maker and to appreciate the gift of existence from an extraordinary and supportive life-giving force!

And, may each of us try to fulfill our purpose to progress by love. 

We can start by striving to emulate the superior and providential characteristics of the love that is seeded within our soul, and that by which we were created.


TO THOSE WHO SUFFER  

                            Written by Miguel Vives

“Take heart my brothers and sisters! Those who suffer allow your body to fall to pieces and succumb to pain, but always maintain a strong spirit: in the practice of submissiveness and of valor, maintaining your love of God, of our great Teacher Jesus, and in fulfillment of the Divine Laws. Remember, the rewards will exceed all your hopes and desires.”


(Excerpt from the book A Practical Guide for the Spiritist by the famous Spiritist medium & healer from Spain, and translated from Spanish by our Founder Edgar Crespo and available on www.amazon.com)
CERTAINTY OF A FUTURE GIVES HOPE

               Written by Amalia Domingo Soler
                                     (1835 – 1909)

…The progress of humanity has its principle in the application of the law of justice, love and charity, and this law is founded on the certainty of the future…

Take away this certainty, and you will take away from it, its fundamental cornerstone. From such a law all conditions of man's happiness derive. Only it, can cure all the plagues of society…

(Excerpt from the book Luz del Porvenir [Light of the Future] of writings by above famous Spiritist, published in Malaga, Spain by the Allan Kardec Spiritist Publishing Company – a book distributed freely - by the La Luz del Camino [The Light of the Road] Spiritist Center in Alicante, Spain; translated from Spanish by Yvonne C. Limoges)   

NOTE: This lifetime is not all there is! We live on in the spirit world AND in future lives! Also, we will live on more peaceful worlds, as we evolve. We will ultimately reach a greater state of inner happiness. That is what sustains me and gives me great HOPE! – Y.L.


A PRAYER

The Creator’s Divine Light of Love and Hope shines down upon us. May we be receptive and deserving so as to utilize that Supreme Energy to uphold ourselves with moral courage as we struggle through the trials and tests that is life!
                                                                AMEN

***********************************
Edited by Yvonne Crespo Limoges, Director

Spiritist Society of Florida
5042 22 Avenue North,
St. Petersburg, Florida 33710                                     Website: www.spiritistsocietyfl.com

Entrevista al cirujano cardíaco Dr. Lloyd Rudy sobre ECM's (subtítulos e...

miércoles, 11 de septiembre de 2019


Interfase (La luz de la muerte)

11 Sep
 
 
 
 
 
 
1 Vote

Por Sinesio Darnell

En algún lugar entre la vida y la muerte existe una zona donde las fronteras se difuminan y nada es lo que parece. Es la interfase, un estado a medio camino entre lo físico y lo espiritual, entre lo tangible y lo intangible. El estudio de este fenómeno puede aportar la tan buscada explicación a los interrogantes que tradicionalmente se ha formulado el ser humano respecto al tránsito hacia el otro mundo…

Hace ya algunos años, se expuso una incipiente hipótesis sobre la interfase. Esta teoría nació de la idea de que dos cosas tan diametralmente opuestas como un mundo físico tridimensional y otro intangible donde el concepto de dimensión es seguramente inexistente, no podían estar en contacto directo. Entre estos dos polos debería existir algo que, compartiendo propiedades de ambos, coadyuvara a mantenerlos en una relativa unión. Esta zona intermedia fue llamada interfase. Con el propósito de conducir a una mejor interpretación del concepto haré una elemental compa ración poniendo un ejemplo práctico. Por mucho que intentemos homogeneizar una mezcla de agua y aceite, tarde o temprano ambos componentes se separarán, ya que no son miscibles por su diferente naturaleza química. Al desligarse forman dos capas superpuestas que se denominan fase acuosa y fase grasa. Pero, pese a lo que nos pueda parecer, el aceite y el agua no se encuentran en íntimo contacto, ya que las moléculas de una y otra sustancia se repelen mutuamente. La zona entre las superficies de dos líquidos no miscibles recibe el nombre de interfase. Ciertos agentes químicos -denominados tensoactivos- que tienen afinidad con el agua y el aceite, actúan como intermediarios capaces de lograr que la mezcla sea permanente -al menos durante un tiempo- y que las fases no separen.
Conceptuemos al hombre como un ser dual, con una fase física densa y pesada, y otra espiritual, liviana, sutil y energética. El hecho de que, durante la vida, ambas permanezcan unidas nos hace suponer la existencia de un cuerpo intermedio, con propiedades o características de la una y la otra, que actúa como anclaje. Este estado ha recibido diferentes nombres: doble intangible, cuerpo astral, cuerpo de anclaje, cuerpo bioenergético, cuerpo de resurrección, cuerpo fantasmagórico, etc. Podríamos decir de una forma muy elemental que sería como “algo” que, si imagináramos provisto de dos manos, con una se asiría al cuerpo físico y con otra al intangible, actuando como pegamento entre ambos. Cuando el proceso de envejecimiento nos hace perder las condiciones que permiten el correcto funcionamiento del organismo, el cuerpo espiritual se suelta al llegar la muerte, escapando conjuntamente con el Yo trascendental o superior, y pasando a otros estadios a los cuales nos referiremos seguidamente.
Interfase personal
Ese estado o cuerpo intermedio entre el anímico y el físico, que algunos investigadores actuales califican de suprafísico, parece haber sido detectado en más de una ocasión por diferentes métodos experimentales, con lo cual ha dejado de ser una mera especulación o divagación subjetiva. Una de las primeras noticias que tenemos de estas experiencias son los trabajos del Dr. McDouglas y sus colaboradores. Este médico determinó que en el momento de la muerte todas las personas experimentan una instantánea pérdida de peso cifrada en 2,5 onzas (unos setenta gramos). Este hecho fue comprobado mediante siete experimentos diferentes.
Se ha intentado dar explicaciones físicas al fenómeno, pero ninguna de ellas ha podido aportar una interpretación convincente. Por ejemplo, se intentó esclarecer diciendo que podía ser debido al aliento que expiraba el moribundo en el momento de la muerte. Esto no es posible porque la capacidad media de los pulmones es de unos cuatro litros y medio, de los cuales en el último suspiro no expulsamos más de un tercio, cantidad muy alejada del peso indicado. No sólo el mencionado doctor realizó este tipo de experiencias. Posteriormente tuvieron continuación en Holanda. Y ahora, en esta década, se están llevando a cabo ensayos sobre el tema con el máximo rigor posible en algunos centros.
Fotografías de Baraduc, tomadas en 1907 durante la muerte de su esposa Nadine; la primera a los 15 minutos de exhalar el último suspiro, y la segunda 45 minutos después.
Ante lo dicho nos preguntaríamos: ¿Tiene peso el alma? Naturalmente, nuestra respuesta tiene que ser negativa. Pero recordemos la existencia de ese cuerpo intermedio que mantiene unida la fase física con la anímica y que, según algunos autores, está constituido por algo no enteramente material o ‘’suprafísico‘’, concepto este último un tanto difícil de concebir con nuestros conocimientos. Debemos recordar a Alice A. Bailey, que en su obra El alma y su mecanismo nos dice:
“La materia es energía en su forma más densa; el espíritu, en su aspecto más sublime”.
Por ello, y aceptando este concepto, podría explicarse la mencionada pérdida de peso como producida por el desprendimiento de esta parte casi material. Desde los tiempos del Doctor Hippolyte Baraduc -que obtuvo impresionantes fotografías en el momento de la muerte de su hijo, y posteriormente de su mujer- hasta nuestros días, ha proliferado mucho este tipo de imágenes. Por desgracia, sabemos que se trata de un terreno en el cual las manipulaciones fraudulentas son el pan nuestro de cada día. Sin embargo, hay algunos casos que nos ofrecen absoluta garantía. Las imágenes 1 y 2 pertenecen a esta última categoría. Se realizaron minutos después del fallecimiento de una anciana. Si bien he obtenido permiso para su publicación, me reservo el nombre de la fallecida y el lugar donde fue realizada la experiencia. La luminosidad, captada por la película pero invisible para el ojo humano, escapa perpendicularmente al cuerpo. En la segunda imagen, la extraña luz se desvanece. ¿Se trata del cuerpo moroncial, considerado como el soporte del Yo transcendental, y constituido por una substancia suprafísica?… Sólo una investigación objetiva y realizada por expertos podrá aclararlo algún día. Un dato a tener muy en cuenta: cuando se consiguen fotografías como las recogidas en el presente trabajo, siempre ha sido con el empleo de flash y en ningún caso las personas presentes en el experimento han podido ver nada en el momento de disparar la cámara, como si estas radiaciones se hallaran fuera de nuestra área de percepción visual.
fullsizeoutput_536b.jpg
Imagen izquierda (1): Luminografía sobre el cuerpo de una recién fallecida (dos o tres minutos).
Imagen derecha (2): Minutos después, la luminografía se desvanece.
Fragmento de la imagen izquierda con la zona de la luminografía más cercana al cuerpo de la fallecida (pecho). Imagen central: Al intentar resaltar los bordes, éstos no solo no aparecen, sino que, por contra, la luminografía pierde intensidad. Imagen derecha: El relieve de la luminografía es prácticamente nulo. Obsérvese parte de la silla en el ángulo superior derecho.
Sin embargo, sí se conocen casos en los cuales se ha podido observar una luz apalescente en el momento de la muerte. El doctor Robert Hollier, en su libro Los secretos del principio del fin, narra dos casos en los que en el momento de la defunción se ha podido percibir cierta luminosidad. Uno de ellos ocurrió años después de terminar la Primera Guerra Mundial, y es el de una joven que murió de tuberculosis en el hospital donde el Dr. Hollier prestaba sus servicios. En el momento del deceso vio perfectamente cómo la habitación donde se encontraba la enferma se iluminaba. Hollier, que llamó a este efecto “luz primigenia”, termina su relato diciendo: “Ha muerto en la luz; y esta luz, yo la vi, iluminó su habitación”.
Otro caso célebre es el de Anna Monaro, quien, según nos narra Olivier Leroy, ingresó en el hospital aquejada de fuertes ataques de asma. Antes de morir se observó en repetidas ocasiones que de su pecho emanaba cierta luminosidad. El doctor Protti filmó una película compuesta por 54 fotogramas dónde quedó reflejado el fenómeno. En el informe, que fue publicado en The Times el 5 de mayo de 1934, el doctor Protti intentó dar una explicación química -y por lo tanto racional- al fenómeno. Sus explicaciones fueron criticadas con gran severidad, sobre todo por el doctor J. B. Bateman, quien afirmó que las luminiscencias observadas en Anna Monaro se debían obviamente a un fenómeno extraordinario. La autora de la celebre obra Mujercitas, Louise May Alcott, contó en cierta ocasión que estando junto al lecho de muerte de su hermana pudo observar, al fallecer ésta, el desprendimiento de su pecho de una pequeña nube que ascendió por la habitación hasta desvanecerse; el médico que la asistía también fue testigo del hecho. Nos encontramos pues ante fenómenos objetivos que, sin lugar a dudas, han de tener una explicación, bien sea ortodoxa o transcendental.
Interfase general
Llevando el concepto de interfase a otra escala, debemos y podemos admitir que entre nuestro mundo físico y el etéreo al ser tan diametralmente opuestos debe existir una interfase que algunos expertos denominan “tierra de nadie” o “zona de acomodación”. El matemático alemán Dr. Hans exponía hace pocos años su teoría de que nuestro mundo esta en realidad compuesto por seis dimensiones: tres lineales, una cuarta dimensión espacio temporal y dos dimensiones psíquicas. Podríamos pensar que dichas dimensiones albergan el famoso “túnel negro” al cual se refieren las personas que han tenido Experiencias Cercanas a la Muerte (ECM) y que podría ser considerado como un camino que cruza la interfase existente entre nuestro mundo físico y el que denominamos “astral”, algo aceptado por prestigiosos estudiosos del esoterismo, como el doctor Gérard Encausse.
Las ECM han sido y son muy debatidas. Los racionalistas extremos intentan explicarlas atribuyéndolas a estados alterados de conciencia producidos por causas como la medicación, la temperatura corporal elevada, la falta de oxígeno, la abundancia de anhídrido carbónico en la sangre, el pánico ante la muerte y así una larga sucesión de circunstancias… La realidad es que nada de ello ha sido demostrado, sino más bien todo lo contrario. El prestigioso cardiólogo norteamericano Michael Sabom, determinó los niveles de oxígeno, en sangre de un paciente que se encontraba en una ECM. El resultado fue sorprendente, pues quedó demostrado que en ese preciso instante el nivel de oxígeno lejos de haber disminuido estaba un poco por encima de lo normal, lo que descartaba la intoxicación sanguínea por exceso de gas carbónico. La apreciación de un túnel negro que es atravesado con una sensación de flotabilidad, y al final del cual se observa una poderosa luz, también se ha intentado explicar como un recuerdo del nacimiento.
Al nacer descendemos por el cuello uterino hasta salir al exterior, donde por primera vez la luz hiere nuestros ojos. En el cerebro queda registrada esta impresión, que afloraría en el momento de la muerte como un visceral deseo de volver al claustro materno. Esta teoría ha sido hasta hace poco admitida por algunos investigadores, pero en la actualidad es descartada totalmente con argumentos como los expuestos tras una laboriosa investigación por el doctor Becker, profesor de la Universidad del Sur de Illinois:
  • En el momento de nacer no tenemos capacidad de retener dicha experiencia en la memoria.
  • La luz tiene que tener un contraste superior al 70 por ciento.
  • La visión de un recién nacido es angular, razón por la cual no puede tener una visión frontal lo suficientemente amplia.
  • El cerebro, aún poco desarrollado, no esta preparado todavía para retener información.
ECM, fenómeno transcendente
Las experiencias al borde de la muerte son mucho más frecuentes de lo que podemos imaginar. Un trabajo estadístico realizado por George Gallup demuestra que ocho millones de norteamericanos, han experimentado ECM’s, cifra que representa una de cada veinte personas. La inmensa mayoría de los investigadores que trabajan sobre ECM admiten la condición trascendental del hecho. Claro esta, me refiero a los investigadores de campo, no a quienes opinan desde sus poltronas. No obstante, debemos admitir que aún restan dudas sobre la causa de este fenómeno… pero no es menos cierto que si pudiéramos colocar en los platillos de una balanza las pruebas de la transcendencia y las explicaciones racionalistas, la balanza se inclinaría indiscutiblemente hacia lo transcendental o espiritual del hecho.
Las primeras noticias de experiencias hechas con rigor y fundamento en busca de la interfase datan del siglo XVIII. Humphry Davy, famoso químico y eminente hombre de laboratorio, tenía cierta inclinación peligrosa a la experimentación consigo mismo. Deseoso de conocer qué se escondía tras el hecho de morir, probó en su propio organismo el efecto del protóxido de áloe en diferentes dosis que aumentaba paulatinamente hasta que, finalmente, perdió la conciencia a raíz de un aparente paro cardíaco. Fue declarado muerto. Repentinamente, y con gran asombro de los médicos que le atendían y de quienes le rodeaban, “volvió a la vida”. Las explicaciones de lo que le sucedió fuera del cuerpo coinciden perfectamente con las dadas por los miles de personas que han sufrido experiencias cercanas a la muerte. De continuar las investigaciones por el sendero actual, tendremos que aceptar la existencia de la interfase, delimitada en un principio por las dos dimensiones psíquicas que nos anunciaba el gran matemático alemán Hans. Ahora podríamos empezar a aceptar que algunos fenómenos mal llamados “sobrenaturales” proceden de la interfase o zona de acomodación. Existe la opinión de que cuando el Yo trascendental o “cuerpo glorioso”, según la tradición esotérica, atraviesa la interfase y se incorpora al universo puramente espiritual o celestial perdiendo toda las posibilidades de entrar en contacto con nosotros (salvo excepcionales casos). Ahora bien, según los iniciados, la interfase está dividida en planos en los que quedan retenidas las almas en consonancia a su comportamiento en la Tierra; por decirlo de alguna manera, según el lastre de pasiones y bajos deseos con el que hayan abandonado la fase terrena. Los Rosacruces denominan a este cúmulo de bajas pasiones “cuerpo del pecado” y piensan que conserva el recuerdo de su Yo. pasando a formar, junto a otros restos menos pasionales, lo que se conoce como “cascarones”. Estas “cortezas” tienen capacidad de hacerse visibles, ya que al parecer las apariciones fantasmales se deben a ellas -como muy bien nos explica Franca Feslikenian en su obra Los fantasmas existen-, y otras veces son susceptibles de ser reflejadas en fotografías. Tanto si son perceptibles a simple vista como si aparecen sorpresivamente al revelar una película fotográfica, representan una presencia de cierta corporeidad, y por lo tanto, con un peso determinado.
Si el alma permanece retenida en una u otra zona de la interfase, ello dependerá de cómo haya sido su evolución y comportamiento en vida. En opinión de los grandes iniciados, las almas más bajas quedan pegadas a nuestro mundo material conjuntamente con sus “cuerpos pasionales”. Poco a poco van dándose cuenta de su nuevo estado y perdiendo interés por las cosas terrenas. Por ejemplo: una persona que haya dedicado su vida a acumular bienes materiales padecerá un gran sufrimiento al no poder disfrutar de ellos en la interfase. El padecimiento hará que poco a poco pierda interés por sus “tesoros”, y el desinterés provocará que el lastre de su codicia vaya desprendiéndose, pudiendo así ir ascendiendo a planos más elevados. Las almas de personas evolucionadas alcanzaran estadios superiores en la interfase desde un principio.
La tradición asegura que son muy pocas las personas que no se detienen en la interfase, alcanzando el “Todo Glorioso” inmediatamente después de la muerte física. En sánscrito se conocen con el nombre de Dwidja a aquellas personas que gracias a sus características conocen la realidad terrena y la gloriosa sin necesidad de tener que cruzar la tierra de nadie. Si aceptamos como realidad la interfase, y por tanto, la idea de una vida post mortem, cabría admitir, por ejemplo, que la parte real de la práctica mediúmnica podría proceder del contacto con diferentes entidades de esa zona de acomodación.
Como ya hemos mencionado en otros trabajos, las psicofonías poseen en su inmensa mayoría un cariz de tristeza, de desorientación… Quizá porque la entidad que contesta se encuentra en las zonas más bajas de esa tierra de nadie. Cierto es que hay otras alegres, llenas de esperanza y optimistas, pero son las menos y deben proceder de zonas más evolucionadas o elevadas de la interfase. No intento convencer a nadie. Es. simple y llanamente, mi opinión y la de otros experimentadores. Sólo el tiempo y la investigación sistemática podrán rasgar el velo de este misterio. Volviendo al tema de las fotografías en el momento de la muerte, debo admitir que el material del que dispongo en estos momentos es muy escaso, y por otro lodo (como es lógico) no siempre los familiares de los difuntos ven con agrado la publicación de las mismas, postura que respeto rigurosamente. Últimamente se me ha ofrecido realizar estas experiencias en un centro hospitalario, pero la verdad es -y lo digo con toda sinceridad-, que por ética y profundo respeto a quienes se han ido, no me veo con fuerzas para realizar una serie de trabajos fotográficos sobre personas recién fallecidas. Creo que esta investigación será mi “asignatura pendiente”. Por otro lado, este tipo de búsqueda tendría que ser realizada por equipos de técnicos altamente especializados. Para el estudio analítico del material disponible utilizo los programas informáticos Photo Finish y Photoshop 2.5. Por su simplicidad en el manejo recomiendo el primero de ellos. Mediante su utilización he podido constatar algunos hechos a tener en cuenta:
En las luminografías corrientes (ENIGMAS, año II, Nº 11) usando el filtro adecuado se aprecia perfectamente el relieve. En las fotografías que nos ocupan, prácticamente no se aprecia este efecto.
Cuando empleamos el filtro de resaltar contornos, éstos aparecen fuertemente marcados y contrastados. Por el contrario, en las fotografías de las luminiscencias de escape no sólo no se obtienen estos contornos resaltados sino que, por el contrario, se pierde contraste al debilitarse en general toda la fotografía.
Dada la escasez de material estudiado, estos observaciones son muy aventuradas y no pueden tomarse como pruebas fehacientes. Siempre que he publicado algún trabajo sobre este fenómeno, he recibido multitud de cartas de España y del extranjero en las cuales se me remiten fotografías que reflejan extrañas formas. Una vez más, si a raíz de este reportaje recibo alguna imagen que ofrezca las debidas garantías de autenticidad, y siempre con la debida autorización de los autores, daremos cumplida cuenta de ello en estas páginas.

Fuente.   Artículo de la Revista Enigmas nº 24 (Febrero 1998).

Nota: Se recomienda desde Realidad Transcendental leer el siguiente artículo: Estudio fotográfico a una “Energía Instantánea” , para tener otro punto de vista sobre las fotografías tipo 1 y 2.